Press "Enter" to skip to content

Velocista de Bielorrusia recibe visa humanitaria en Polonia tras denunciar persecución gubernamental

(AGENCIAS) 02 de agosto de 2021.- La velocista de Bielorrusia que denunció que su equipo olímpico intentó obligarla a regresar a su país, donde temía por su seguridad, recibirá una visa humanitaria de Polonia, dijo un funcionario polaco el lunes.

Krystsina Tsimanouskaya solicitó ayuda en la embajada polaca en Tokio, explicó Vadim Krivosheyev, de la Fundación Bielorrusa de Solidaridad Deportiva (BSSF, por sus siglas en inglés). El grupo compró un boleto de avión para que la atleta viaje de Tokio a Varsovia el próximo 4 de agosto, informó a The Associated Press.

El enfrentamiento actual aparentemente comenzó después de que Tsimanouskaya criticara cómo los funcionarios estaban manejando a su equipo, lo que provocó una reacción masiva en los medios estatales en Bielorrusia, donde las autoridades reprimen implacablemente a los críticos del gobierno. Tsimanouskaya dijo en su cuenta de Instagram que fue puesta en el relevo 4×400 a pesar de que nunca corrió en el evento.

Al parecer, la corredora fue llevada al aeropuerto de Tokio a toda prisa, pero se negó a abordar un vuelo con destino a Estambul y, en cambio, se acercó a la policía para pedir ayuda. En un mensaje en video distribuido en las redes sociales, también pidió ayuda al Comité Olímpico Internacional.

“Me presionaron y están tratando de sacarme del país por la fuerza sin mi consentimiento“, dijo la joven de 24 años en el mensaje.

La rápida serie de eventos llevó la intriga política internacional a unos Juegos Olímpicos que se han centrado más en los dramas operativos, como mantener la seguridad durante una pandemia y navegar por la oposición japonesa generalizada a la celebración del evento.

El gobierno autoritario de Bielorrusia ha atacado implacablemente a cualquiera que exprese levemente su disconformidad desde que las elecciones presidenciales de hace un año desencadenaron una ola de protestas masivas sin precedentes. Y también ha ido a los extremos para detener a sus críticos, incluido el reciente desvío de aviones que los funcionarios europeos llamaron un acto de piratería aérea.

En este contexto, Tsimanouskaya temió por su seguridad una vez que vio la campaña en su contra en los medios estatales, según la fundación deportiva.

“La campaña fue bastante seria y eso fue una clara señal de que su vida estaría en peligro en Bielorrusia“, dijo a la AP Alexander Opeikin, portavoz de la fundación, en una entrevista.

Los medios estatales han seguido siendo duros contra Tsimanouskaya. Los presentadores del canal de televisión estatal Bielorrusia 1 calificaron su decisión de solicitar asilo como “un truco barato” y “un acto repugnante”, y describieron su actuación en los Juegos Olímpicos como un “fracaso”.

Tsimanouskaya compitió por Bielorrusia en el primer día de eventos de pista el viernes en el Estadio Nacional de Tokio. Se colocó cuarta en su serie de primera ronda en los 100 metros, cronometrando 11.47 segundos, y no avanzó.

Tenía previsto volver a competir en las eliminatorias olímpicas de 200 metros el lunes, pero dijo que su equipo le prohibió participar en una denuncia presentada ante la Corte de Arbitraje Deportivo. Ella le pidió al tribunal que revocara esa decisión, pero el cuerpo se negó a intervenir.

Los próximos pasos de Tsimanouskaya no estaban claros. Szymon Szynkowski vel Sek, un viceministro de Relaciones Exteriores de Polonia, dijo que el corredor solicitó la visa humanitaria por ahora y aún puede buscar el estatus de refugiado una vez en Polonia. Vadim Krivosheyev, de la fundación deportiva activista, dijo que planeaba solicitar asilo.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: