¡Vamos a amarnos así como somos!…

0
745

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

Hoy trataré un tema exclusivo para las mujeres, creo que en muchas ocasiones nos saboteamos a nosotras mismas con mil preguntas que se encuentran girando en nuestra cabeza, preguntas del porqué de las situaciones que vivimos, en las cuales nos hemos dejamos vencer, que nos vamos poco a poco autodestruyendo.

Muchas veces son preguntas sin sentido y sin respuesta, tales como: “Porqué todo me sale mal”, “Nadie se fija en mí”, “No lo voy a conseguir”, “Soy invisible en este mundo”, “no soy lo suficiente”. La verdad es que son simples preguntas que rondan y no

dejan seguir y nos van perjudicando la existencia. No damos la oportunidad de ver lo mejor que existe en nosotras, nos minimizamos como mujeres por el simple hecho de que a alguien no le llamamos la atención, se van acumulando emociones; pero todo simplemente es parte del proceso de vivir, de creer, de seguir, de luchar, de forjar nuestro carácter.

Hay que aprender a amarnos cómo somos, por lo que somos, lo que transmitimos, nuestra forma de desenvolvernos, de pensar y de actuar. Nadie en este mundo es perfecto y créanme no debemos exigirnos lo que no somos, lo que no tenemos; somos así tal cual: libres, hermosas, alegres, llenas de energía, de sueños, de ilusiones, de metas. No dejemos que

un prototipo de mujer haga eco en nuestras mentes. Siempre habrá alguien que nos encuentre bellas, perfectas, que no quiera restarnos nada, al contrario que sume más cosas positivas en nuestra vida, en nuestro mundo.

Les aseguro que aquellos que ven solamente el físico, que encuentran perfección en un pecho prominente, en unas caderas pronunciadas, en unas piernas torneadas, en un cuerpo esbelto; son simplemente personas que se dejan llevar por fantasías pasajeras, pensamientos vánales y huecos; y son personas que simplemente no valen la pena; porque aquello que verdaderamente vale la pena, es lo que se ve con los ojos del alma, aquellos que se enamoran de una sonrisa

hermosa, de una mirada llena de vida, de pensamientos firmes, claros, reales, positivos; lo verdaderamente real y hermoso es todo aquello que llevamos en el corazón, que se refleja a través de nuestra alma, que transforma, que ilumina, que forja.

Sí, posiblemente a muchas este tipo de actitudes en los hombres nos causa baja autoestima, inseguridades, miedos, dudas; pero seamos capaces de vencer todo eso; los hombres son más carnales, visuales, que sentimentales y es más que claro que no se den cuenta de las emociones y sentimientos que causan en muchas de nosotras, que estrujan nuestra autoestima, carcomen el ego y pisotean nuestra esencia.

Pero precisamente ese tipo de hombres, son los que no valen la pena;

aquellos que prefieren un cuerpo hermoso a un corazón lleno de vida. Todo llega a su tiempo, todo se soluciona cuando no desesperamos, cuando la paciencia se apodera de nosotras.

No, no somos invisibles… Somos grandes, mágicas, reales, coloridas, hermosas, llenas de emociones; esperando solo nuestro tiempo y la persona adecuada. Aquellos que se conforman con ver lo bonito, son simplemente personas que no nos llenarían el alma. Seamos nuestras propias amigas, dejemos de sabotearnos, de mendigar emociones, tiempo, momentos y amor.

Vamos a amar cada espacio de nosotras, seamos capaces de reconciliarnos con nuestro YO interior,

con nuestro espejo mismo; recordemos que todo lo vamos creando y somos el reflejo de lo que pensamos, de todo aquello que creemos de nosotras mismas. Seamos positivas y vamos a amar cada átomo de que nos invade, vamos a amar nuestro talle, nuestras cualidades, nuestros defectos, esas cicatrices que da el tiempo, cada marca en la piel, esos cabellos blancos que van apareciendo, ese rostro que con el tiempo va cambiando. No, no somos perfectas; pero somos ese toque de imperfección convertida en mujer, cambiemos nuestro chip con respecto a nuestros pensamientos, recordemos que lo que pensamos, lo atraemos. Vamos a atraer cosas positivas. Y recordemos que si alguien no ve la chingonería de mujer, es porque no

vale la pena estar y mucho menos estacionarse en nuestras vidas.

Ánimo mujeres, somos mucho y valemos mucho más, que nadie ni nada nos impida soñar, volar y creer en nosotras mismas. Recuerden que la verdadera belleza es invisible a aquellos que no saben amar.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de La Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here