Press "Enter" to skip to content

Vacunarse es un acto altruista

POR: Irma Bolívar Ayala

Miles de científicos en todo el mundo trabajaron a marcha forzada en distintos laboratorios. Nunca antes en la historia de la humanidad se había invertido tantos recursos, económicos y humanos para lograr una vacuna segura y efectiva, ante el enorme desafío de la pandemia de la COVID-19, que al momento suma 4.5 millones de fallecidos y más de 221 millones de personas infectadas, que por desgracia continúa la cuenta.

Han pasado 9 meses desde que se aplicó la primera vacuna para contener el contagio del SARS-CoV-2 y desde entonces se han inyectado millones de dosis en todo el mundo, lo que ha puesto en evidencia científica que los beneficios de la vacunación son infinitamente mayores que los riesgos.

Todavía existe reticencia de algunos, siguen desconfiando del biológico, se resiste a acudir a la convocatoria de vacunación libre y gratuita, no obstante que los encargados de la Salud, mediante estadísticas de casos registrados, muestran la

disminución de contagios y muertes después de la aplicación del fármaco.

Los riesgos derivados de la COVID- 19 son muy superiores con riesgos de muerte -aún más con las nuevas cepas, Gamma, Alfa y Delta la más contagiosa- que los pocos frecuentes casos de trombosis u otro tipo de reacción derivado de las vacunas.

Vacunarse es un acto altruista no solo se protege uno mismo, también contribuye a la protección de toda la sociedad, especialmente de aquellas personas que por enfermedad no pueden optar a este tipo de terapia preventiva.

La vacunación masiva permite la recuperación paulatina a la nueva normalidad que conlleva las medias sanitarias, aún después de vacunarse: la utilización del cubrebocas, sana distancia, higiene permanente de manos y evitar aglomeraciones.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: