Press "Enter" to skip to content

Reflexiones Amorosas

JESÚS AYUDA, ATRAE, SOSTIENE, PERDONA Y LEVANTA

“Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: Guía adelante, hacia lo profundo, y echad las redes para pescar”. (Lc 5, 4)

¿Qué sucedería si en la ciudad donde vivimos no existieran leyes, normas de conducta, de rectitud y decencia, justicia, legalidad y honradez, respeto a los bienes particulares y propios, obvio que tampoco moral ni buenas costumbres? Sería un caos en todos los órdenes de la vida, nadie tendría seguridad, se viviría con intranquilidad y miedo de ser asaltados, golpeados o robados, ser causa de venganzas o arrebatar la vida; ¿Cómo resolverlo?, La ciudadanía exigirá de la autoridad restablecer el orden, hacer respetar las leyes del buen gobierno. Se dirá: antes vivimos una mala situación que se ha corregido. Ahora la ciudad vive en paz, en la vida exterior, pero ¿y el interior de las personas?

La realidad del ser humano es que el Padre Creador de las almas da a sus hijos para su cuidado bienes que desprecian, prefiriendo los que al cuerpo satisfacen a una vida perecedera, no les importa hagan el mal que se causan porque no se toma en serio lo que es bien para el alma, ¿Causa? Se teme saber que Jesucristo Nuestro Señor sostiene en las buenas y malas situaciones a las que el ser humano se deja llevar, ayuda cuando el agobio cierra las capacidades humanas y no hay salida a nuestras caídas, atrae Jesús como el pastor a la oveja descarriada, la que perdona cuando se acerca al sacerdote y confiesa sus maldades echando fuera las asperezas del alma, el Señor conmovido comunica la novedad a los suyos y en todos hay gozo porque una alma perdida el Señor la ha recuperado, preguntamos ¿Quieres ser tu esa alma que cause alegría indescriptible en los cielos y en tu corazón? Esfuérzate para ello, todo el que quiera puede hacerlo, Cristo Nuestro Señor lo ha dado a conocer; “Así, os digo, habrá gozo en el cielo, más por un solo pecador que se arrepiente”.

¿Dónde está el camino para lograrlo? ¿Qué me entrega el Señor para sacudir mi alma? La respuesta está leer y profundizar con fe y confianza los Santos Evangelios donde el autor es Dios, y Jesucristo Nuestro Señor el objetivo; en los Santos Evangelios es y está plasmada la palabra de Dios por excelencia; porque es la palabra de salvación; es noticia para el cristiano católico de la venida del Reino de Dios; la redención del género humano, se apreciará que fue cumplida y realizada por el Hijo de Dios Padre, enviado por Él al mundo para salvarlo del pecado, ¿Qué más podemos desear para valorar que venimos al mundo y

convencernos que somos aves de paso por él? Debiera conmover las entrañas de los seres humanos que caminan sin sentido espiritual en el mundo que la misericordia de Dios Nuestro Señor es quien legisla para bien de las almas; “Quien no está conmigo está contra Mí”.

San Tomás de Aquino refiriéndose a los Santos Evangelios define; “Lo principal en la ley del Nuevo Testamento y en lo que está toda su virtud es la gracia del Espíritu Santo, que se da por la fe en Cristo”; Los Santos Evangelios escritos por los cuatro Evangelistas San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan fueron inspirados para escribirlos por el Espíritu Santo en diferente tiempo y lugar.

Antes de iniciar su lectura la recomendación es no hacerlo como se hace con un libro de los muchos que hay, en los libros que componen la Sagrada Biblia se encuentra el Nuevo Testamento por lo que es recomendable la lectura de cualquiera de ellos una oración suplicando al Señor gracia que ayude a comprender y profundizar su palabra para que no sea pérdida de tiempo, sino ganancia espiritual. hefelira@yahoo.com

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: