Reflexiones Amorosas

0
729

SE GOZA EL TIEMPO SIN VER NUESTRO TIEMPO

POR: Antonio Fernández

…” El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasaran” … ( Lc. 21, 33)

El cristiano católico al cultivar la fe en Dios enfervoriza en su interior la luz que ilumina su entendimiento a comprender que la obra del Señor acrecienta la elevación espiritual y su amor hacia Él, por lo que se deduce: todos los actos y obras tienen un principio que es, está y estará en Dios. Los signos precursores de la venida del Hijo del Hombre Cristo Nuestro Señor, significan para el cristiano católico una profunda preparación espiritual apegada al estado de gracia, deseo de Dios su Padre para la salvación del alma, los signos precursores para la primera venida del Hijo de Dios hecho hombre anunciado desde siglos por los profetas e inspirados por el Espíritu Santo, dieron a conocer la buena nueva para la humanidad en distintas épocas y lugares de Israel antes de la venida del Mesías, habiendo originado en Herodes la presencia de los Reyes Magos consultar a los sacerdotes y expertos de la Ley de Israel y coincidiendo todos en ser los tiempos previstos para la venida del Mesías, pero la mala interpretación de la promesa anunciada y cumplida por Dios de venir a perdonar los pecados, amar al prójimo desilusiono al sanedrín que esperaba un salvador que con su poder les diera el dominio del mundo, comenzando por quitar de Israel el poder de Roma. Dios castiga su perversidad y soberbia maligna e infidelidad al no aceptar su venida ni creer en el Salvador porque al anunciar el Hijo de Dios hecho hombre su doctrina que predico en palabra, obra la humildad y pobreza desde su nacimiento hasta su muerte en la Cruz, era lo contrario a su deseo. Cuando el hombre es presa de pecado es porque consiente realiza el acto grave de rebeldía contra Dios, por lo que la conciencia insiste y repite; … ¡Detente!¡No te permitas caer! ¡No pierdas tú fortaleza espiritual! ¡Lucha por ella! ¿Por qué sabiendo que no debes pecar das preferencia a tus debilidades y miserias del cuerpo haciendo lo que no debes hacer? ¡Sostente por la fe en el Señor! ¡Vence la tentación y ganarás la confianza del Señor! … El cristiano católico comprende por su amor a Dios que sus pecados lo ofenden aprendido de sus padres, en la doctrina, los sermones, en infinidad de lugares escucha: ¡No peques! Y se peca manteniendo la mancha de la flaqueza en los malos hábitos y costumbres, seguidores de falsos cristos a los que se da preferencia; ¿Dónde quedo el fruto esperanzador por el que Cristo Nuestro Señor generoso derramo su preciosísima sangre por tu salvación, la mía y la de todos? Dice San Pablo; …” Desechemos pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos de las armas de la luz” …Jesús insiste en la fe y confianza en su misericordia, espera del pecador su arrepentimiento como la reflexión del alma perdida. Dios no es sordo a la voz del pecador caído en pecado, para él tiene dispuesto su perdón, si los actos del infeliz son una afrenta a su divinidad, perdona, dijo el Señor a Pedro su palabra de perdón; …” No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete” … Siempre el perdón.

La parábola de la cizaña muestra el amor de Jesús por las almas a mantener la fe y el deseo de salvarse cuando dijo; …” El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró grano bueno en el campo” …La realidad del mundo de hoy por lo que se aprecia y no se entiende es que continuará el mal junto al bien, la separación de los malos y de los buenos se realizará hasta el fin de los siglos, cuando Cristo Nuestro Señor vuelva, por lo pronto dijo; …” Dejadlos crecer juntamente hasta la siega. Y al momento de la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo juntadlo en mi granero” … La paciencia del Padre en verdad es grande, viendo lo profundo de los corazones en los años que cada persona tiene de existencia cae en los constantes pecados mortales y veniales, malos hábitos, perversas costumbres dañinas que se comenten cada día, hora y minuto en la existencia de cada persona, es una impresionante cantidad de pecados que ofenden a Dios, sí de millones de seres humanos sumáramos las ofensas, no habría palabra para designar la

enorme cantidad de pecados que tienen una desproporción ante la pequeñísima cantidad de las almas arrepentidas, no hay exageración en la realidad que cada uno sabe y cuándo los repasarlos sorprende el cumulo de caídas al pecado, pero Jesucristo Nuestro Señor espera siempre el arrepentimiento de esos millones de almas a las que entrego su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Si se cree o millones tienen una idea de la existencia de Dios mas no se quiere cumplir la obligación que como cristiano católico es para con Dios su Creador, tampoco existe en la mayoría humana el deseo de aceptar la palabra eterna de su doctrina y mandamiento, tampoco entender que la vida es una sola y no hay otra y que esta tiene un único punto de esperanza: fe y confianza en la misericordia de Cristo Nuestro Señor, lo que si se goza el tiempo sin ver nuestro tiempo al no valorar el sentido de salvación no se va a reconocer el signo precursor de su Segunda venida cuando dijo;…”El Hijo del hombre, cuando vuelva; ¿Hallara por ventura fe sobre la tierra?”…Hoy no es aventurado reconocer la realidad profética de Jesús en el siglo XXI: ¡Se ha perdido la fe! En las sociedades del mundo su obra de salvación es imperiosa necesidad para la salvación de las almas, pero es eludida, por lo que es obligado invitar a buenos y malos a una meditación inspirados en la misericordia de Dios, despertar y sacudirse el hedonismo que el mundo ha tomado como forma de vida, a pesar de lo terrorífico que pueda parecer veamos está realidad que está en todos lados, no se puede tapar el sol con un dedo. La pregunta inquietante; ¿Porque el mundo se niega a la doctrina y mandamientos de Cristo Nuestro Señor? ¿Por qué se mantiene alejado de la esencia doctrinal que eleva el alma a Dios? Ese alejamiento lo ha hecho sentirse prepotente, evitándolo y rechazándolo, su conducta es tal que obra sin temor de ofenderle, pero la conciencia fustiga y defiende con actitud retadora la indolencia del pecador que presume lo que ha logrado engreído de su capacidad de inteligencia y habilidades en las cosas del mundo convertido en vanidoso y ostentoso fariseo empeñado en ser admira y exalta lo que llama méritos, bueno reflexionar a San Pablo; … “Se cree con el corazón para justificarse, y se confiesa la fe con la boca para salvarse “…. Mas adelante refiere no perderse en artilugios de la mente; … “¿Cómo invocarle sino creen en Él? “… ¿Qué hacer? Teniendo vida hay tiempo de arrepentimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here