¿Qué esperamos de los Nuevos Magistrados?

0
509

POR: Fernando Rangel de León

El Pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Coahuila, en Saltillo, eligió por unanimidad de votos al magistrado lagunero Licenciado Miguel Felipe Mery Ayup, Presidente del mismo, en lugar de la saltillense Miriam Cárdenas Cantú; y designó a los también laguneros Licenciados Manuel Alberto Flores Hernández, Carlos de Lara McGrath y José Ignacio Máynez Varela; y a los saltillenses Luis Efrén Ríos Vega, María del Carmen Galván Tello, y Vladímir Kaiceros Barranco; como nuevos magistrados.

Los nuevos magistrados sustituyen a los Licenciados Jesús Gerardo Sotomayor Garza, Armín José Valdez Torres, Juan Antonio Martínez Gómez, Alma Leticia Gómez López y Adrián González Hernández; quienes se jubilaron por tenerla edad requerida; después de décadas de impartir justicia ininterrumpidamente con capacidad, preparación, probidad, con mucha vocación de servicio público; distinguiéndose por haber puesto su vasta experiencia al servicio de los justiciables.

En un elocuente discurso que tuvimos la fortuna de oírle en los 60’s, el Licenciado Antonio Rocha Cordero, ex Procurador General de la República y ex Gobernador de San Luis Potosí; afirmó que así como la juventud no es una cualidad, así también la vejez no es un defecto, sino son etapas igual de valiosas de la vida del ser humano, en las que puede dar todo lo mejor que ellos tienen a sus edades.

La mayoría de los nuevos magistrados son sangre nueva; sobre todo el flamante Presidente del Tribunal, que además de ser joven tiene mucha experiencia en el gobierno y la administración, donde ha mostrado una alta vocación de servicio público; y a quien junto con el también lagunero Licenciado Ulises Guadalupe Hernàndez Torres, hace unos pocos meses había sido designado magistrado de la Sala Regional del Tribunal Superior de Justicia del

Estado (la cual fue un logro del magistrado Sotomayor y de algunos de nosotros dirigentes de abogados, para ya no tener que ir a Saltillo).

A este nuevo Presidente y a estos nuevos magistrados, les tocan tiempos actuales de grandes transformaciones en todos los órdenes de la vida pública, que los compromete con la ciudadanía que es cada vez más participativa, que espera de ellos, no pasiva sino activamente, que se les imparta justicia no nadamás pronta, expedita y gratuitamente, como les ordena la Constitución, sino de mucha cantidad y calidad a la vez; porque ya llegó al hartazgo de ver todos los días la corrupción y la lentitud con que se tramitan sus juicios; que los orilla a hacerse justicia por propia mano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here