Política Virtual

0
272

DE LA ERA TECNOLÓGICA AL RETORNO BÍBLICO

POR: Cuauhtémoc Torres González

El arribo de nuevas “pestes”, de las que antes sólo teníamos conocimiento a través de los pasajes bíblicos, parece amenazar de nueva cuenta a la humanidad, aún más que la Tercera Guerra Mundial. Incluso, hay quienes de manera pesimista afirman que con el arribo del Coronavirus, de los avispones gigantes y asesinos, así como de otras calamidades naturales (como tornados, huracanes, terremotos y tsunamis), la población mundial se encuentra prácticamente en el umbral del Apocalipsis.

Sin que haya una confirmación científicamente comprobada, los que dicen saber afirman que todos estos cambios son el resultado de las pruebas nucleares y del cambio climático que parecen no tener fin.

Fue durante el pasado mes de diciembre, cuando en alguna parte del continente asiático -China, Japón o Tailandia, sin poder precisarse aún-, apreció el Coronavirus que en tan sólo poco más de cuatro meses, ha ocasionado a nivel mundial el

fallecimiento de poco más de 250 mil personas. Y lo peor de todo, es que los científicos de varias partes del orbe trabajan afanosamente –sin éxito aún comprobado- en la búsqueda de la vacuna que pueda acabar con este terrífico mal.

Posteriormente, durante el pasado mes de marzo, se detectó en Etiopía la aparición de una plaga de langostas que desde entonces se ha dedicado a destruir las tierras de cultivo, dejando a sus 42 millones de habitantes prácticamente sin alimentos, provocando la intervención de las autoridades de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, quienes advirtieron que dicho país estaba sumándose a la lista de países africanos amenazado por la hambruna.

Se destacó que la acción destructiva de los mencionados crustáceos, provocó la eliminación de 200 mil hectáreas de cultivos de sorgo y maíz, ya que un solo enjambre es capaz de comer por día la misma cantidad de alimentos que lo hacen 35 mil personas, de ahí que ahora sea un millón de etíopes en situación vulnerable los que desde entonces malcomen, a causa de la pérdida de 356 toneladas de sorgo, 41 mil hectáreas de maíz y 36 mil hectáreas de trigo.

Si los desastrosos efectos de esta plaga no fueran suficiente, se le suman los conflictos armados que entre sí sostienen desde hace tiempo varios países africanos, así como el COVED-19 que apenas en marzo empezó a llegar a Sudáfrica y que ahora suman 2,272 contagios con 30 muertos, mientras que Camerún registra 820 casos positivos y 12 fallecimientos y Senegal con 291 contagiados y 2 muertos, de ahí que las

autoridades de la Organización Mundial de la Salud –OMS- les hayan dicho a los gobiernos africanos “prepárense para lo peor que está por venir”.

Finalmente, y apenas iniciado el mes de mayo, los apicultores de Washington, denunciaron la increíble aparición a “avispones gigantes y asesinos” que, al parecer procedentes de Asia, merodeaban amenazantes sus colmenas de abejas y que nunca antes se habían detectado en Norteamérica, situación que mantiene intranquilos a sus homónimos de México, mismos que se encuentran esperanzados a que el presidente Donald Trump apresure la construcción del muro fronterizo que los contenga.

Se afirma que estos “avispones” son exageradamente agresivos y fueron vistos por vez primera en China en el 2017; son de más de cinco centímetros de longitud y siete de envergadura, tamaño por el que los asiáticos los combatían de manera rudimentaria a golpes con pequeños bates, razón por la que se considera inevitable su expansión, estimándose que al territorio norteamericano llegaron a bordo de un barco carguero.

Así pues, es indudable que, al igual que la enfermedad antes tropical del dengue, provocada por la picadura de un mosco, el COVID-19 llegó desafortunadamente al mundo para quedarse, pues el encargado de la salud de los mexicanos, declaró –sin precisar el tiempo- que en fecha próxima habrá de llegar otra ola de contagio. Que el Señor nos agarre confesados, tenga piedad y misericordia de toda la humanidad.

Por hoy, fue todo. Hasta la próxima…Dios mediante.

Para quejas, sugerencias y hasta una que otra mentada…aguilaquecae_51@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here