Press "Enter" to skip to content

Los Tratados de Córdoba en la pluma de Juan Noé Fernández Andrade

POR: Higinio Esparza Ramírez

(4 de septiembre de 2001. Auditorio de la UAL, con un sentido homenaje a Pedro Belmonte Rivas)

A Juan Noé Fernández Andrade, a los compañeros y amigos que como él, conforman la asociación civil “Voces Irritilas”, gracias por este reconocimiento, inmerecido por cierto, aclarando que lo de inmerecido, en mi caso, no es un lugar común, sino una verdad que tiene sus orillas. Pero en fin, no se trata de exponer cuestiones personales, sino de disfrutar este momento compensatorio de mis pocos y empíricos afanes periodísticos de más de sesenta años de antiguedad en la carrera, según los archivos de los organizadores del concurso estatal de periodismo Coahuila 2021, un premio por trayectoria que por cierto sigue en las nubes cibernéticas.

Aprovecho la oportunidad Juan Noé, para felicitarte por tu nuevo libro sobre los tratados de Córdoba (Córdoba, Veracruz) , considerados como el acta de nacimiento de México, firmados por don Juan Donujú, jefe político de la Nueva España y por don Agustín de Iturbide, jefe del Ejército Trigarante el 24 de agosto de 1821 en Córdoba, Veracruz, tu tierra, por tratarse -y tu ya lo has dicho, de un hecho histórico y fundamental poco conocido o valorado por los mexicanos, entre los cuales me encuentro porque en la escuela primaria siempre nos dijeron que fue don Miguel Hidalgo y Costilla el Padre de la Patria, sin figuras que le hicieran sombra en ese sentido. A don Agustín de Iturbide nos lo pintaban de otro modo, demeritando su papel en la firma del acta de independencia de México, tanto en la capital como en la provincia como sucedió en la ciudad de Torreón, donde suprimieron su nombre impuesto a la calle paralela a las vías del ferrocaril, cambiándolo por el de Venustiano Carranza, también merecido seguramente pero criticable porque le dijo al emperador: -”Quítate que hay voy”, borrando físicamente aquel recuerdo.

Por lo tanto, Juan Noé, ahora te toca luchar por la reivindicación de don Agustín de Iturbide, tal vez con una placa, un busto o algo parecido en la plaza mayor. Sería un desagravio a su memoria y un buen epilogo del libro que haz escrito referente a los tratados de Córdoba, de los cuales se derivó el primer congreso constituyente, y que a su vez generó la Constitución de 1824. Tu libro compendia a profundidad la efémerides de los 200 años de la firma, que como también expresas en una entrevista, es un hecho que tristemente no se conoce en el país.

Tan poco conocido no sólo por los mexicanos, sino por el propio gobierno y aún por los mismos historiadores, pues de otro modo no me explico por qué la secretaría de la Defensa Nacional apenas en enero de 2021, difundió vía internet copias del pacto y sus detalles. Gracias a tu diligente trabajo, copié síntesis de la información complementaria que acompaña al facsímil del tratado, como serían los siguientes conceptos:

“El 24 de agosto de 1821 se firman los tratados de Córdoba, acelerando la independencia de México y la retirada de las tropas españolas de la capital del país, firmado por don Agustín de Iturbide, comandante del Ejército Trigarante, y por don Juan Donojú, jefe político de la Nueva España. El movimiento de independencia personificado por don Agustin , y el teniente general don Juan Donojú, se instauró una nación soberana e independiente como imperio mexicano.

“No sólo fue el reconocimiento de la unión de las fuerzas insurgentes y realistas o el concilio de intereses entre la colonia y la Corona Española, sino un cuerpo jurídico estructurado que sigue siendo utilizado hasta la formación del primer congreso constituyente mexicano… El abrazo de Acatempan y el Plan de Iguala, complementaron aquel hecho histórico.

Reitero mi reconocimiento a tu persona y a tu trabajo periodístico, un periodismo de investigación, inquisitivo e infatigable que mantiene vigente la libertad de expresión en México.¿Por qué tanto silencio ante el daño reiterado a la libertad de expresión?, reprochas en una de tus obras literarias.

Aprovecho la oportunidad Juan Noé, para rendirle un homenaje a Pedro Belmonte Rivas, nuestro “Bienvenido Granda”, periodista y bohemio que en uno de sus artículos difundidos por el también compañero Jesús Máximo Moreno Mejía en su libro sobre los periodistas laguneros, narra: “Si volviera a nacer y tuviera la oportunidad de escoger, me inclinaría de nuevo por esta carrera de periodista, que si

bien es cierto, no da grandes satisfacciones económicas, también es cierto que proporciona experiencias que difícilmente pueden ser igualadas o superadas por otras profesiones, esas si muy bien pagadas”.

Su texto “Currente cálamo” (Corriendo la pluma), es válido para transcribir sus pensamientos cien por ciento periodísticos que contienen el párrafo ya citado y los que siguen: “”Estoy orgulloso de pertenecer a una especie -en extinción- de periodistas “hechizos”. Sí, de esos que nos hicimos al golpe de la tecla, al calor del crisol del lintipo, bajo el consejo sabio de experimentados tunde máquinas quienes sin egoísmo y como verdaderos maestros, nos transmitieron sus conocimientos, trucos y experiencias. Esa fue nuestra universidad, la mejor.

“Eso no quiere decir que menosprecio a los nuevos periodistas, a los egresados de la carreras de periodismo o de comunicación, pero por supuesto que no. Por el contrario, mi reconocimiento a para toda esa nueva hornada de periodistas, la mayoría de ellos brillantes y a quienes – algunos de ellos- en un momento los apoyamos como con nosotros lo hicieron nuestros viejos maestros”

Pedro Belmonte Rivas -acota Moreno Mejía- fue periodista durante cerca de 50 años, pero lamentablemente dejó de existir el dos de junio de 2012.

(A Irma Bolívar Ayala, felicitaciones por el reconocimiento que también te dio ese mismo día Voces Irritila, A.C.) Guardo una fotografía donde aparecemos, sonrientes tu, Irma, y yo, Higinio, con nuestros respectivos cuadros, es decir, los diplomas enmarcados. Que conste Cuau, son diplomas, no cuadros. Irma, por cierto, da cuenta gráfica y escrita de los reconocimientos en la primera página de su periódico Extra de la Laguna, que este viernes 10 de septiembre, aumentó su circulación por ese motivo)

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: