Ilusiones

0
121

POR: Hugo Ramírez Iracheta

LA CORRUPCIÓN es el mayor problema del país? Una respuesta irreflexiva es un sí generalizado, pero no reconocemos nuestra participación. De ese modo promovemos el tráfico de influencias, el cual es aprovechado por los gobernantes para convertirse en billonarios. El fraude hace inmensamente ricos a secretarios y funcionarios federales estatales y municipales hasta de quinto nivel. La corrupción (y la impunidad, su hermana gemela) es un abuso de poder que no existiría si la sociedad rechazara esa forma de interrelación social. La batalla contra la deshonestidad comenzará pronto. Así que los corruptos hacen todo cuanto pueden para evitar acabe lo que les deja mucho dinero.

HACE tiempo había el consenso, casi general, de rechazar los excesos para evitar perjuicios en la vida personal o social. Las delimitaciones de lo permisible y lo prohibitivo, tanto en lo particular como de grupo, se aceptaban. En la actualidad, quien vive conforme a reglas morales o normas éticas se le califica como persona totalmente tonta, por decir lo menos. También se le conceptúa un anacronismo en la deshumanizada sociedad capitalista.

EL PERIODISMO ha sido y es un negocio. En sus inicios fue la conciencia de las naciones. En su historia destacan periodistas que lucharon contra la opresión y la injusticia, aún existen este tipo de profesionales. Gran parte de la sociedad cree el periodismo está al servicio del poder político y el narcotráfico. Sin embargo, hay periodistas de pundonor que investigan y denuncian problemas sociales. La libertad de expresión es uno de sus logros. Muchas personas desean el periodismo sea un reflejo de la verdad, y a la vez su defensor. Esto es una utopía. Vivimos en una sociedad donde se acepta el axioma “todo se vende, todo se compra”. El lucro es su religión; el dinero su dios. El “capitalismo salvaje” representa la codicia del hombre en su máxima expresión, el cual transformó al capitalismo primigenio (competencia limpia y ganancias justas), en una violenta y despiadada forma de supervivencia en la cual el hombre pierde su humanismo.

UN AFÁN común es el deseo de olvidar que llegamos al mundo solamente con la vida. Y
la vida es un tiempo el cual no nos pertenece. Igual el organismo biológico donde habita
nuestra conciencia. Y así como llegamos con las manos vacías, partiremos igualmente sin
nada. Nos mentimos al pensar que la astucia, el talento, la belleza física, una inteligencia superior o poseer gran fortuna retrasará o evitará el fin. La pena, el dolor, el deterioro físico y el temor no permiten el autoengaño. Y lo peor, lo más aflictivo, nadie puede evitar la aprehensión a la muerte, lo cual provoca tanto temor que limita nuestro vivir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here