Press "Enter" to skip to content

Hoy llegará al sur de la frontera de nuestro país la llamada «Caravana del Diablo»

(AGENCIAS)

Ciudad de México a 31 de Enero de 2020.- Hoy llegará al sur de la frontera de nuestro país, quizás la caravana de migrantes centroamericanos más grande, pues se calcula que podría llegar a tener hasta ocho mil integrantes y ha sido bautizada como la Caravana del Diablo.

El nombre de por sí es sugerente y nos habla de que podrían estar infiltrados delincuentes y polleros, como ocurre en la mayoría de estas caravanas, amén de que dados los enfrentamientos que se han registrado en la zona del Suchiate, entre migrantes y la Guardia Nacional, lo que suceda hoy puede ser de pronóstico reservado, ya que se incuba una bomba de tiempo.

En un estimado, las 58 estaciones migratorias que hay a lo largo y ancho del país reciben alrededor de 200 mil migrantes detenidos, pero la tensa situación que se vive en Chiapas, es muy preocupante. Se dice que, por ejemplo, en la estación ubicada en Tapachula, ya es costumbre los abusos por parte del Instituto Nacional de Migración.

Lo anterior tiene lugar no precisamente en el mejor ambiente, ya que a los jaloneos que hay en el partido Morena por ocupar su dirigencia, el tema de las caravanas ha servido para detonar otros conflictos entre los seguidores del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Después de un tiempo de haber permanecido prácticamente en el anonimato, quien ya es conocido también como el capellán de la cuarta transformación, Alejandro Solalinde asomó la cabeza, pero no para, como en el pasado, defender los abusos contra migrantes, sino para lanzarse a la yugular del subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas y pedir su cabeza porque, explicó, no ha hecho nada para salvaguardar a los migrantes.

De hecho, el sacerdote reprochó las medidas implementadas por la Segob en materia migratoria, como antes lo hizo el diputado morenista, Porfirio Muñoz Ledo. No obstante, las críticas a Solalinde provinieron de todos lados y por esa razón el llamado capellán de la cuarta transformación se vio obligado a salir, pero tuvo una primera desafortunada declaración al señalar que son los migrantes centroamericanos los que provocan a la Guardia Nacional.

Y mientras en Morena no cesan los pleitos internos con cualquier pretexto, desde Estados Unidos, el presidente Donald Trump se dice muy amigo del Presidente mexicano; celebra que el tabasqueño haga bien su trabajo y por enésima vez, que el muro en la frontera norte de nuestro país se haya extendido hasta el sur de México y el material con el que se construyó, haya cambiado para ser ahora de carne y hueso.

De acuerdo con diversos analistas, nuestro país se encuentra atrapado entre las humillaciones de Trump y quienes promueven las caravanas de centroamericanos y falta todavía el arribo de la Caravana del Diablo.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: