Press "Enter" to skip to content

Gratitud

Cada mañana cuando sale el sol y escucho a los pájaros cantar mientras doy el primer vistazo borroso hacia el techo de mi cuarto, parece activarse automáticamente el motor central para cada movimiento de rutina.

Como si fuese un robot ejecuto cada uno de mis pasos y olvido la gratitud de la vida, la fortuna de un respiro y la alegría de la vista clara hacia el encanto de mi mascota aún dormida.

La belleza irradia de todas partes y no sólo de mi hermana alistándose para sus labores habituales, sino que prácticamente brota la hermosura de la existencia misma, de la oportunidad de comenzar un nuevo día hacia la toma de decisiones y el disfrute de cada experiencia.

Cada mañana cuando la luz ilumina la habitación, a veces olvido dar las gracias… Pero hoy no. Hoy agradezco infinitamente y me abrazo hacia la persona que soy, a la maravillosa vida que en favoritismo se me ha otorgado, a la libertad de perseguir con fervor la sed de mis anhelos.

Porque hoy puedo, porque hoy quiero.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: