Dicen en las Calles…

0
61

POR: Hugo Ramírez Iracheta

SI UN GOBERNANTE es injusto, falla en su cometido o se convierte en dictador, la
obligación de abolir su mandato es del pueblo.
Esta sanción, en una democracia, es derecho de la ciudadanía. Pero debe de existir verdadera falta del mandatario para proceder a su invalidación como tal.
No se puede, ni se debe, especular por motivos particulares ajenos al bien social o por
ambicionar el poder para provecho personal.

CUANDO el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador hablaba de una república amorosa, había quienes sonreían con sarcasmo. Este sentimiento aflora en determinadas fechas como el 10 de mayo, el 24 y 31 de diciembre y, por supuesto, el mercantilizado Día del amor.
El respeto, la preocupación y el cuidado por los demás son partes inherentes al amor. Sin
embargo, parecen desaparecer paulatinamente en lainterrelación social. Aceptar la mordacidad contra esa emoción nos resta eso que nos caracteriza como seres humanos.

LOS DELEGADOS federales se encargarán de operar en los estados los programas
sociales anunciados por el Presidente de México. Varios gobernadores, presidentes municipales y partidos políticos no están conformes con esta disposición; pero la ley que sustenta esta nueva figura jurídica ya fue aprobada por el Congreso de la Unión.
Disentir es un derecho otorgado por la democracia; pero si los opositores pretenden no
entre en vigor, deberán comprobar que la norma atenta contra el bienestar social.
Esta medida –se explicó- trata de evitar desvíos de recursos, como ocurrió en el sexenio
que terminó donde desaparecieron más de 6 mil 700 millones de pesos en varias dependencias federales incluida Sedesol, organismo que “iba a terminar con la pobreza”.

LOS QUE SABEN dicen que el Zócalo es del pueblo, es el baluarte de los desposeídos,
de quienes acuden ahí a elevar sus voces y tratan de que escuchen sus necesidades, sus
desgracias, sus quejas y sus demandas.
Asimismo, se dice que este sitio representativo de la ciudad de México se ha convertido
desde hace tiempo en la casa de Andrés Manuel López Obrador.
Después de rendir protesta como presidente de la República Mexicana, AMLO acudió al
Zócalo y pidió a los mexicanos no lo dejaran solo, porque –explicó-, sin el pueblo “no valgo
nada”.

¿CUÁNTO me paga AMLO?, preguntan algunas personas porque escribo sobre él. Hasta
el momento nada. Pero si lo hace, les invitó a consumir bebidas espirituosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here