Contrapunto

0
815

POR: Hugo Ramírez Iracheta

EL FOBAPROA es el fraude gubernamental más grande cometido en México. Este delito patrimonial a los mexicanos afecta a todos, inclusive a niños, pues se estima su pago podrá terminar hasta el 2070. Grandes empresarios y banqueros, principalmente, fueron los beneficiarios.

Este compromiso económico fue aprovechado para que los adeudos de algunos miembros de la iniciativa privada fueran incluidos en el pasivo del gobierno del entonces presidente Ernesto Zedillo Ponce de León (1994/2000).

Aunque debe destacarse que el PRI y el PAN, junto con otros partidos menores, fueron quienes apoyaron la propuesta de que México cargara con un débito atentatorio al pueblo.

Fue en la administración de Miguel de la Madrid Hurtado (1982/1988), cuando el capitalismo se instauró en México. Antes se tenía un sistema socioeconómico socialista-capitalista. Con Carlos Salinas de Gortari (1988/2094), inició la “gran trampa”. Fue creado el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa).

Con Ernesto Zedillo Ponce de León (1994/2000) en la Presidencia de la República, en diciembre de su primer año de gobierno, se registro una crisis económica en Estados Unidos de Norteamérica, que hizo temblar a la economía mundial y, naturalmente, la de México, lo cual causó una gran fuga de capitales y la devaluación del peso.

La privatización de las empresas paraestatales estaba en auge. De las 1115 que había, sólo quedaban 213 en poder del gobierno. También se pretendía dejar en manos del sector privado la salud (venta de la SSA, IMSS, ISSSTE) y la educación.

Sin las paraestatales, cimiento sólido de la estructura económica del país, la nación quedó a merced de la especulación. La equidad de la que habló Adam Smith del capital nunca llegó y el capitalismo sigue como enemigo de los trabajadores. Luego, éste se transforma en “capitalismo salvaje”, con el cual fácilmente se hacen grandes monopolios; se fijan los salarios a conveniencia del patrón; se impone la subcontratación (outsoursing), y varias acciones que perjudican, y mucho, a la mano de obra. Todo esto empobrece a las naciones.

En su momento hubo 1325 medianos y grandes deudores con créditos mayores a los 20 millones de pesos. Más de 600 créditos fueron autorizados a empresarios, personajes de poder y a banqueros, lo cual representaba el 55 por ciento de la deuda total que cubría el fondo. Muchas fortunas se hicieron en esta masacre económica a los mexicanos.

Al término del mandato de Zedillo, la deuda era de 2.5 billones de pesos. Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto sólo pagaron intereses, nunca abonaron al adeudo, por lo cual el pasivo actual es de más de 450 billones de pesos. Y al país lo dejaron en ruinas y sin infraestructura de desarrollo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here