Press "Enter" to skip to content

¡Cuando los hijos se van!…

Los hijos son el tesoro más bello que cualquier padre tiene, que valora, cuida y protege como la cosa más preciada sobre la tierra y jamás toma en cuenta que tarde o temprano los hijos crecen, que llega el momento que tendrán que tomar las riendas de su propia vida.

Claro, suele pasar que cuando llegan a la edad de la adultez de repente desean tomar el control de sus vidas y comienzan a tomar sus propias decisiones, a visualizar sus proyectos, a alcanzar sus metas, y van encaminándose a lo que desean tener en su vida, aunque tal vez en otra dirección diferente a la que tú pretendías o llegaste a imaginar.

¡Sí!, dicen que los hijos son el motor de nuestra vida, pero siempre llega el momento que cada uno de ellos arranca en otras direcciones y eso está bien, aunque a veces no es lo que deseas o lo que sencillamente soñaste; pero es de esperarse que en algún momento debes dejarlos actuar, permitirles cumplir sus propios sueños, de cometer sus propios errores, de asumir las consecuencias de cada uno de sus actos y sobre todo de aprender lecciones. Recuerden que cada cabeza es un mundo y aunque no siempre sean las decisiones correctas para ellos, siempre hay que darles la oportunidad de equivocarse y que sean responsables de su futuro.

La verdad de las cosas es que los hijos no se van, es que la vida se los lleva… Siempre llega ese momento en que ya no eres el centro y ya no tomas el control ni las decisiones sobre ellos, sino que pasas a ser un simple consejero, que es más que evidente que no siempre tomarán tus consejos, tal vez sólo fingirán escucharte y tomar lo que ellos creen correcto.

Te das cuenta que esos pequeños que estaban pegados a ti, ya crecieron y ya comenzaron a desarrollar su propio entorno, su personalidad, ya es otro amor el que buscan y se preparan para su propio nido formar, un camino de posibilidades se les abre y ellos desean explorarlo y aprender de sus experiencias buenas o malas.

Aunque los padres nunca dejemos de tener ese instinto de protección, en algún momento de la vida pasará, que los hijos deseen experimentar y controlar sus propias vidas, de desplegar sus alas y aprender por sí solos a volar.

Al principio es difícil para los padres aprender a soltar, te envuelven los sentimientos de tristeza, ansiedad, soledad; pero hay que darse cuenta que ellos deben seguir su propio camino y aprender a su propio ritmo, así que hay que tomar en cuenta que siempre llegará el momento en que los hijos se van y que pese a desacuerdos e inconvenientes, ya no está en nosotros como padres imponer nada, sino en dejarlos que comiencen por sí mismos a volar en otro lugar.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de La Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Los nefastos “Niños bien” vandalizan el Cañón de Fernández

En un espacio comprendido desde la presa Francisco Zarco al Cañón de Fernández -60 kilómetros en promedio- pandillas de patos del bosque, patos canadienses que andan de vacaciones, garzas y garzones, águilas cola roja, dan la bienvenida a los amantes de la naturaleza, y un bosque de galerías de ahuehuetes, álamo y sauces les proporcionan sombra fresca y vigorizante, alentados por agua limpia que contribuye, también, a la recarga de los mantos acuíferos regionales.

El Cañón es un área natural protegida de importancia mundial que forma parte del Desierto Chihuahuense, un territorio desértico con la mayor biodiversidad del planeta, sobre todo cactus que florean una vez al año sólo por las noches.

El desfiladero natural protege al río Nazas cuyas aguas cuentan con 27 tipos de peces y alimentan una abundante vegetación de ahuehuetes, álamos y sauces, aparte del matorral desértico que cree a sus orillas, con el agave Victoria en peligro de extinción y la flora desértica formada por huizaches, mezquites, y ocotillo.

Los registros oficiales confirman una superficie de 17 mil hectáreas, las más ricas en especies endémicas de plantas, animales y aves; sin embargo, los brigadistas de ecología que han realizado estudios de campo, reportaron una notoria falta de cuidado, e insistieron en la necesidad de proteger en ese sentido al eco sistema regional que tiene al río Nazas como principal fuente de agua y vida de la comarca lagunera.

El parque, además de sus aves endémicas y migratorias, es un humedal vital para la recarga del acuífero, un dato que deberán tomar muy en cuenta los planificadores del proyectado acueducto para traer agua desde la presa Francisco Zarco a la zona conurbada, y del cual sólo se han manejado datos técnicos sobre su funcionalidad, capacidad de conducción y costos, sin tocar para nada los posibles quebrantos que causarían a los boques de galería las grúas, camiones, tubos, aditamentos, helicópteros y cuadrillas de trabajadores e ingenieros que suelen destruir bosques con el pretexto de la modernidad.

¿Respetarán a la parvada de patos que día a día alegran con sus sobrevuelos, chapuzones y arribos un extenso humedal que abriga en sus orillas árboles de gruesos troncos y nervudas raíces bañadas por las aguas del río, teniendo como huéspedes -entre otros- a los patos migratorios de Canadá? ¿El vuelo del águila pescadora, de las auras y los cardenales chivo? Los disfruto cada vez que me llevan de paseo y me entero que la fauna del cañón la componen ardillas, zorros, cacomixtles y coyotes, conejos de patas blancas, la víbora con patas y las lagartijas de collar, que saldrán corriendo en busca de refugios que también ya han sido invadidos por construcciones de cemento y ladrillo.

El cañón -dicen los registros oficiales- es un sitio representativo e importante de la Comarca Lagunera con una cuenca baja del río Nazas de 32 kilómetros de longitud, 581 especies diferentes de aves, peces y vegetación y una densa flora que lo convierten en un oasis en medio del desierto. También hay tortugas que allí mismo nacen y se reproducen desafiando a las aves que rompen sus huevos en gestación.

“Paraíso de esplendorosos paisajes” llamó al cañón y su río el articulista de viajes Nicolás Triedo, una apreciación que confirman los laguneros domingo a domingo -y cada semana santa- con una gran presencia en aquellos parajes.

Por lo tanto, es merecedor de un gran aplauso el subsecretario de Recursos Naturales y Medio Ambiente, Raúl Villegas Morales, al impedir el acceso al Cañón de Fernández, a los llamados vehículos motorizados “arrasaterrenos” (racers se llaman en inglés) , manejados por “niños bien” de Torreón y Gómez Palacio, quienes a su paso arbitrario e irresponsable por la reserva natural, aplastan y matan tortugas, zorrillos, ardillas, conejos, correcaminos; dañan hasta desaparecerla, la flora circundante y asustan a los peces del humedal que le da vida a la comarca lagunera.

Advirtió el funcionario que esa actividad resulta altamente nociva en virtud de que amenaza la existencia del Cañón de Fernández en su calidad de reservorio de agua de importancia nacional e internacional y su floresta conformada por árboles centenarios.

Hay operativos de protección de las áreas protegidas por parte del gobierno de Durango y el municipio de Lerdo, pero en el colmo de su ignorancia ecológica, los vándalos motorizados recurrieron al amparo para continuar hollándolas, en un claro y cínico desdén hacia los ambientalistas empeñados en la defensa del Cañón de Fernández, supuestamente amenazado por otra contingencia: la construcción de presas derivadoras de las aguas del río y la instalación de túneles

para la conducción del líquido a las comunidades de la zona metropolitana. Todo un verdadero lío.

Desgraciadamente los nefastos “racers” no se han ido, y como aves de rapiña, continúan haciendo daño al Cañón de Fernández: el pasado lunes 11 de octubre, Milenio. La Opinión Laguna publicó: “Pese a restricciones de ingreso al Cañón de Fernández, los Racers continúan acudiendo al área protegida. Son “niños bien” que hace caso omiso a las disposiciones oficiales” para proteger y salvaguardar el cañón, un humedal natural reconocido por los gobiernos de todo el país firmantes del tratado “Ramser”, un acuerdo entre naciones enfocado a frenar la destrucción que amenaza a los recursos naturales del mundo y de la Laguna en particular.

Una misión… ¿imposible?

Una misión que se antoja casi imposible, con la preferencia electoral del partido presidencial, es la que decidieron en el mes patrio enfrentar los actuales directivos del Comité Estatal de Durango, del Partido Revolucionario Institucional –PRI-, toda vez que, como suele suceder, sólo realizaron cambios a su conveniencia para no perder el control del organismo en la entidad.

El puesto de secretaria general se decidió otorgárselo afortunadamente a la expresidenta municipal de Gómez Palacio y ex-diputada, Rocío Rebollo Mendoza, con la evidente intención de mantener “satisfechos” –o a raya- a los militantes de Gómez Palacio, Lerdo y de la Comarca Lagunera de Durango, en general, lo que evidentemente no sucederá.

Este nombramiento, así como el del nuevo líder del tricolor duranguense, Arturo Cuéllar Yáñez, quien sustituyó a Luis Enrique Benítez Ojeda, tiene como misión –según se dijo- recuperar para el partido, no sólo la alcaldía gomezpalatina, sino hasta la gubernatura del estado.

Incluso, fue necesario llevar hasta la misma capital duranguense, al máximo jerarca priísta en el país, Alejandro Moreno Cárdenas, quien en su discurso afirmó que “si vamos juntos, gana Durango”, esto con la intención de atraer anticipadamente adeptos entre el electorado, sin saber o pasando por alto la marcada división que siempre han enfrentado los 5 regidores del cabildo gomezpalatino que conforman la bancada del tricolor, jalando tres para un lado y dos para el otro.

Todavía más, pues cinco días antes Cuéllar Yáñez vino a Gómez Palacio para anunciar con bombo y platillo el nombramiento de Francisco Javier Ibarra Jáquez, un prestigiado priísta, como nuevo secretario adjunto en la Región Laguna de Durango, labor que se antoja difícil por el descontento partidista que aquí predomina.

Como echándole crema a sus tacos, Alito dijo: “Los números, las cifras y el trabajo político, ponen al PRI por delante para encabezar el proyecto que ofrezca a los duranguenses mejores oportunidades y la posibilidad de mejorar su calidad de vida”, al encabezar en la ciudad-capital un encuentro en el que dio el

banderazo de salida a quienes habrán de realizar el trabajo territorial a lo largo y ancho del estado con miras a la elección del 2022.

Todo esto está bien, pero es indudable que a los mandamases del partido político más viejo de la nación, “se les olvidó” empezar la renovación por sus raíces, que es en donde realmente está el mal, el rechazo del electorado y hasta el perjudicial voto de castigo.

Si no pregúntenle a los agricultores del sector social de la Región Laguna, en donde su vocero Hipólito Pasillas, no deja de echar pestes en contra del exmandatario Jorge Caldera, quien –afirma- que contra viento y marea, sostiene los hilos de la política duranguense. Y, lo que es peor, buscando siempre beneficiar en lo que a candidaturas se refiere, a los políticos originarios y avecindados en Durango capital.

Así las cosas, sostiene el líder campesino, el PRI no saldrá nunca del marasmo en que se encuentra y que ya ha estado agobiándolo desde hace tiempo, por lo que ya de desde ahorita, los productores laguneros piensan en los partidos y en los candidatos a los que con sus votos de castigo habrán de beneficiar en el próximo proceso electoral. Ni modo.

Por hoy, fue todo. Hasta la próxima…Dios mediante.

Para quejas, sugerencias y hasta una que otra mentada…aguilaquecae_51@hotmail.com y aguilaquecae51@gmail.com

La pleitesía a Cristóbal Colón ¿Veneración o descalificación?

“Nada hay tan grande y admirable, que deje poco a poco, de ser admirado”. Lucano

El culto a Cristóbal Colón ha venido a menos en los últimos años, si bien aún hay quienes le rinden respeto, dado que en el mundo globalizado de hoy todas las tendencias y cultos suelen investigarse
a fondo, dejando a un lado todo aquello que se veía superficial, descubriendo nuevas facetas que no habían sido consideradas.

Tal es el caso del ilustre navegante genovés, Cristóforo Columbo, al que se le atribuye haber descubierto el continente que hoy habitamos, si bien él creía haber llegado a las islas de India (de ahí la designación de indios a los aborígenes que conociera el 12 de octubre de 1492), pues su interés era descubrir una ruta más cortas a los lugares que entonces eran conocidos como las Indias Orientales y Cipango (China).

Sin embargo, actualmente se sabe que hubo expediciones de diversas culturas (entre ellas navegantes vikingos de Noruega y de chinos), que tocaron tierra de nuestra actual América, mucho antes que Cristóbal Colón. Incluyendo el reciente descubrimiento de una pequeña escultura romana, enterrada en un sitio arqueológico de Mesoamérica, que indica que también hubo presencia de navegantes europeos de hace siglos.

No hay que olvidar que existen estelas precolombinas que aseguran la presencia de un hombre barbado, al que los aztecas identificaban como Quetzalcoatl, que después de haber vivido en su entorno, se embarcó con destino desconocido pero asegurando que regresaría.

Pero volviendo al personaje que hoy nos atañe, recordemos que la mayoría de los historiadores aseguran que Cristóbal Colón nació el 31 de octubre de 1451 en la entonces república de Génova, Italia, quien a la edad de 20 años se mudó a Lisboa, Portugal, donde se hizo navegante.

En una época en la que aún se creía que el mundo era plano, Cristóbal Colón estaba convencido de que nuestro planeta era una esfera y por tanto podría circunnavegar hacia occidente hasta llegar a las Indias Orientales, pero ignorando que de por medio había un continente.

Presentó su proyecto a la reina Isabel de Castilla, convenciéndola para que financiara una expedición más allá de donde se conocía, por occidente; después de navegar más de dos meses, el 12 de octubre llegaron sus naves a la isla de Guanahai, en el archipiélago de Las Bahamas, creyendo haber arribado a Indias Orientales; regresó a España victorioso y más tarde volvió en dos ocasiones a pisar tierras de lo que hoy son las islas del Caribe, con tan mala suerte a su favor que despertó la envidia y ambición de españoles aventureros, que lo acusaron de realizar prácticas ilícitas en
dichas islas.

Se ha dicho insistentemente que las nuevas tierras debieron llamarse Columbus en honor a Colón, pero dada la situación a la que fue reducido el genovés se decidió designarles América, en honor al cartógrafo que trazó el primer contorno del nuevo continente.

Así como existieron detractores de Cristóbal Colón en su tiempo, se crearon grupos que decidieron venerarlo como una persona ilustre, tal como lo hicieron “Los Caballeros de Colón”, por haber sido punta de lanza para la evangelización de la gente de nuestras tierras.

El grupo de “Los Caballeros de Colón” llegaron a tener numerosos seguidores, pero de un tiempo a la
fecha se han reducido sus seguidores, como también los homenajes cívicos que se organizaban al pie de cada monumento erigido al genovés, cada 12 de octubre.

Incluso, la efigie de Cristóbal Colón que se encontraba en el Paseo de la Reforma en la CDMX, fue retirada y reubicada en un lugar público de la colonia “América” de la propia capital del país. En su lugar sería clocada una efigie de una cabeza que representa a un indígena, justo en el lugar donde por años estuvo la estatua del navegante genovés.

Ya en anterior colaboración nos referimos a la devaluación sufrida por personajes históricos, como Cristóbal Colón, Agustín de Iturbide y Porfirio Díaz, pero en virtud de que este mes se cumplieron 529 años del arribo de las naves de Colón a tierras americanas, tomamos la decisión de abordar más concretamente el tema del primero de ellos, para que cada quien juzgue lo que mejor crea conveniente en torno al personaje de este artículo. ¡Hasta la próxima!

Reapertura de la Casa de la Cultura

Las Casas de la Cultura, se inspiraron en el concepto de André Malreaux, Ministro de Asuntos Culturales, del Presidente Charles Degaulle, en Francia, en 1959; pero desde 1954 en Guadalajara, Jalisco, ya se había creado un centro cultural que después sería la primera Casa de la Cultura en México.

El maestro Alejandro Brizuela, define la casa de la cultura, así: “Es una institución que promueve un acceso democrático a los bienes culturales, por medio de actividades de animación, que ponen a la población en contacto con diferentes manifestaciones del arte, el conocimiento y la tradición local y abre nuevas formas de entenderlas, apropiarlas y recrearlas.”

Las Casas de la Cultura, proliferaron en el país a partir de los 70s; creándose en varias ciudades, de acuerdo con el amor que los alcaldes tenían a la cultura, como lo tuvo el alcalde José Solís Amaro, en 1973, que creó la Casa de la Cultura de Torreón, impulsada por el alcalde Homero del Bosque Villarreal; y que sirvió de ejemplo para que se crearan Casas de la Cultura, en Gómez Palacio, Ciudad Lerdo y Ciudad (Villa) Juárez, de dicho municipio; todos de Durango; y en Matamoros, Coahuila, que lleva el nombre de “Manuel Muñoz Olivares”, destacado pintor matamorense a nivel nacional; y que están funcionando.

Pero vinieron otros alcaldes no muy amantes de la cultura, y la Casa de la Cultura de Torreón, fue cerrada en 2001; dejando un vacío que es necesario y urgente llenar con su reapertura; como lo solicitó la diputada local por MORENA, la psicóloga Laura Francisca Aguilar Tabares, de quien es su diputada suplente la ingeniera Ana Celia Machado Navarro, quien también es partidaria de la cultura; desde la tribuna del Congreso de Coahuila, el pasado 5 de octubre, pidiendo al Pleno, de urgente y obvia resolución un punto de acuerdo, que fue aprobado, para que se exhorte al Ayuntamiento de Torreón, reactive la Casa de la Cultura, por estas razones:

“Torreón está lleno de arte y cultura. Sus hermosas calles rebosan de arquitectura como pocas, música en cada esquina y para todo gusto, pinturas callejeras, grupos de teatro, bailarines, escritores y todo aquello que nos provoca paz en el alma”. “Porque el arte y la cultura no buscan únicamente obras maestras dignas

de exhibir en los museos más importantes, sino lograr que la esencia interna de los seres humanos pueda ser exteriorizada”. Comentando que a veces los sentimientos de rabia, angustia, tristeza y desilusión, pueden ser canalizados a través de alguna expresión artística, por lo que el arte debe ser parte fundamental de cada comunidad.

La legisladora agregó que la Casa de la Cultura, atendía a 350 alumnos de diversas disciplinas y de todas las clases sociales; y añadió: “Su papel es clave en el refuerzo del patrimonio histórico y cultural, así como de la memoria de las comunidades… Si creemos que el arte solo sirve para hacer presentaciones majestuosas o crear galerías, estamos equivocados”; por lo que propuso que se reactive la Casa de la Cultura en Torreón, para buscar espacios donde la violencia no sea opción.

La ciudadanía de Torreón, espera que su alcalde, quien es una persona universitaria y culta, al igual que sus demás compañeros de cabildo, atiendan la petición de la reapertura de la Casa de la Cultura, porque “la cultura también es una necesidad básica”.