Press "Enter" to skip to content

¡Lo que somos!

POR: Dr. Manuel Estrada Quezada

En la medida que conozcamos.
La inmensidad del mundo.
El infinito universo.
Valoraremos nuestra exacta estatura.
Se nos quitará el egoísmo.
La vanidad.

Aún falta lo mejor por venir…

Sal y Pimienta

DE POLÍTICA Y MÁS

POR: René de la Torre Rodríguez 

MIGUEL ÁNGEL RIQUELME SOLÍS, desde el Palacio de Gobierno de la capital coahuilense, está tratando de demostrar la fuerza que como Gobernador debe dar, tiene ante sí un gran reto para poder igualar a Don Braulio Fernández Aguirre a quien como gobernador lagunero por su gran labor todavía se le recuerda con cariño y respeto.
JORGE ZERMEÑO INFANTE, alcalde de Torreón también deberá poner todo su esfuerzo para mostrar a los torreonenses que no se equivocaron al votar por él y además con ello buscar ser el Candidato del PAN para las próximas elecciones. Ojalá tenga un buen desempeño en beneficio de la ciudadanía.
SANTOS LAGUNA, ya se prepara para estar en condiciones de tener un buen desempeño en el próximo torneo de fútbol. Esperemos que sus contrataciones, incluyendo la última de Cris Martínez sean las adecuadas para aspirar a la «Liguilla».
FELIZ AÑO 2018 y gracias por acompañarnos en este camino periodístico a nuestros lectores y anunciantes. Gracias por su preferencia.
Ha sido todo por hoy pero nos seguiremos leyendo en este mismo espacio si Dios nos lo permite… Aaabbbuuurrr.

Contrapunto

POR: Hugo Ramírez Iracheta

En épocas pasadas, la gente enfrentaba la “cuesta de enero” con ánimo confiado en que pronto mejoraría la situación económica. Los políticos decían que los mexicanos enfrentaban con estoicismo las malas rachas económicas y las desgracias que dejan los fenómenos naturales.
Sin embargo, el pueblo se ha cansado de soportar las calamidades que causan los errores gubernamentales. En realidad, no son yerros. Son acciones realizadas con malicia.
No se puede pretextar ignorancia u omisión en el quehacer de gobernar o dirigir una dependencia federal. Las excusas ya son inadmisibles. La razón es simple: algunos medios de comunicación difunden los fraudes, robos, desvíos de dinero u otros delitos de gobernantes o funcionarios de alto nivel. Ahora se conocen las pillerías cometidas en el desempeño de sus cargos.
La hipocresía y la mentira son realidades cotidianas. Nadie se sorprende ya cuando gobernadores, alcaldes o servidores públicos de cualquiera de los tres niveles de gobierno, tan pronto dejan el puesto, son acusados de tres y hasta cinco o más delitos.
Quienes prevén la posibilidad de ser acusados por los delitos mencionados, así como de enriquecimiento inexplicable, “heredan” el cargo a un incondicional. Otros, si son muchos y graves las transgresiones cometidas, pagan por un cargo (senador, diputado o directivo del organismo político al cual pertenecen). De este modo reciben el encubrimiento que necesitan.
Todos los ex gobernadores, presidentes municipales y servidores públicos, aunque hay excepciones a la regla, al terminar su compromiso, son hombres de grandes fortunas. Se van con un patrimonio mil o más veces superior con el cual llegaron a un cargo por votación, (amañada o no), el cual se les entrega por determinado tiempo para servir a la nación, estado o municipio.
Para llegar a obligaciones de gobierno, se requiere de mucha capacidad para mentir. Quien aprenda a comportarse hipócritamente y sea embustero se convertirá en un “politransa”, vocablo recién acuñado para designar a los hombres que se mueven en el mar de falsedades que es la política.
Ejemplos de falacias y transas de políticos existen miles. Pero no sólo son chapuceros. La malicia utilizada para llegar al poder es grande. Van desde las argucias ilegales hasta el asesinato entre los propios miembros de su grupúsculo. De lo último hay cientos de rumores. Ninguno de ellos ha sido comprobado. Tal vez por la magnitud del delito.
Además, se han vuelto expertos en infundir miedo a grupos de individuos y a la sociedad mexicana entera. La zozobra cotidiana es la mejor arma para manipular a los ciudadanos. El temor de un futuro económico incierto asusta fácilmente a los ciudadanos. Por ejemplo, no detener la inseguridad. Ésta ha convertido a las personas en paranoicas. Tan grave es el problema, que el estrés se ha convertido en un mal común. No sólo en adultos, sino también entre los niños.
Hechos como las continuas alzas en todos los artículos incrementan la aprensión. El “tortillazo”, “el gasolinazo” fueron un terrible golpe a la economía familiar. Sin olvidar que el gas L.P. cuesta 630 pesos el tanque de 30 litros. ¿“Quién no se asusta ante el tétrico panorama que nos depara el futuro por las pésimas políticas del Gobierno federal?
El estoico carácter del mexicano está resquebrajado. El estoicismo es una escuela filosófica fundada por Zenón de Citio en el 301 a. C. Su doctrina estaba basada en el dominio y control de los hechos, cosas y pasiones que perturban la vida, valiéndose de la valentía, la razón y del carácter personal. (Wikipedia).
Quienes se aferran al poder, o pretenden conseguirlo para enriquecerse fácil y rápidamente, olvidan que la Revolución Mexicana tuvo su origen en el descontento de la plebe, harta de la explotación inmisericorde que sufría. Aunque en diferente modo y grado, la mayoría de los mexicanos ya no aguanta la rapacidad que los agobia. Y la paciencia parece haber llegado al máximo nivel soportable.
El 4 de julio se verá si se prefiere seguir en las mismas condiciones.

Algo más que palabras

LEVANTAR LOS OJOS

POR: Víctor Corcoba Herrero/Escritor Español

corcoba@telefonica.net

Ha llegado el momento de despertar y de tomar conciencia, de no permanecer ciegos y de abrazar los grandes deseos de nuestro interior, de saber mirar los diversos caminos y de aferrarse en aquellos horizontes que nos unen, de levantar los ojos hacia lo verdaderamente auténtico. Nuestra búsqueda ha de ser más poética que material, en un momento de tantos retrocesos en el mundo. No olvidemos que el futuro es nuestro, a poco que sepamos armonizarnos hacia ese mundializado bien colectivo, que todos nos merecemos por mera dignidad. Por tanto, hemos de frenar las oscuras desigualdades y alumbrar espacios menos poderosos. En su época, ya los Magos de Oriente tuvieron que pararse para poder discernir, reflexionar sin apenas tiempo, y así decidieron no pasar por el palacio tétrico de Herodes, sino marchar por otro camino más bondadoso, de mayor generosidad, sin tantos muros ni falsas apariencias. Tuvieron esa sagacidad, entre lo anímico y lo místico, para reconocer los peligros y evitarlos.
Indudablemente, hoy más que nunca hace falta fortalecer asociaciones de gobierno global, que aglutinen y propicien otras sendas más justas y cooperantes, máxime en este instante de graves conflictos y de violaciones continuas de derechos humanos, además de los riesgos que representan las armas nucleares y el cambio climático para la seguridad del planeta. En consecuencia, ante este panorama, tan convulso como desolador, hemos de repensar otras visiones. Tal vez siguiendo la estela de aquellos Magos de Oriente, tengamos que salir de nosotros mismos hacia otras búsquedas menos endiosadas. Ellos buscaban la luz verdadera y se pusieron en camino. Nosotros, acaso tengamos que reencontrarnos para poder hallar en nuestros análogos, ese abrazo de humildad que todos necesitamos. Por ello, es vital una cultura que extienda los brazos. No pensemos que hacer carrera es el punto más alto. Quizás tengamos que hacer parada y servir mejor. De ahí, lo esencial que es compartir; y aunque en los ojos de un niño arde la inocencia, en los de un joven la llama y en los del viejo, brilla la luz, todo se complementa y se necesita, lo que nos insta a ser más espíritu que cuerpo.
Por otra parte, está visto que los avances no son tales en una sociedad mundializada como la presente. La realidad habla por sí misma. De los aproximadamente 386.000 bebés que nacieron durante el primero de enero, un 90% lo hicieron en las regiones menos desarrolladas del mundo, según cálculos del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), y aunque muchos de ellos sobrevivirán, algunos fallecerán durante los primeros días. Pese al notable progreso en la cifra de supervivencia infantil durante las últimas dos décadas, el citado organismo de Naciones Unidas acaba de indicar que la cifra de bebés muertos durante el primer mes de vida asciende al 46% de los menores de cinco años. Ante esta situación, urge proporcionar soluciones de atención sanitaria asequibles y de calidad para todas las madres y recién nacidos, como puede ser el suministro continuo de agua potable y electricidad y la presencia de personal sanitario cualificado. También en los países que se dicen avanzados, se producen situaciones de marginalidad que son una verdadera deshonra para todos, hasta el punto de que muchos padres no tienen dinero ni para calentar la casa. Así, los datos del último informe del Observatorio de la Infancia en Andalucía (España), hablan de que un 35% de niños y adolescentes, son los que se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social.
Ojalá aprendamos a amarnos, y como aquellos Magos de Oriente, incansables y valientes para afrontar las dificultades, fijemos la mirada en tantas lágrimas que nos miran y no las vemos. Pongamos, pues, el corazón en la mano. Aprendamos a leernos, a ver las realidades sociales como propias, a implicarnos en ellas. Sólo hace falta un mínimo de ética para volver a dar esperanza. Muchos moradores la tienen perdida. Nos hace falta otra atmósfera más constructora de versos que esclava de podios. Retornen con urgencia los poetas a las plazas. Los necesitamos para recibir a los sueños. Háganse vida. Reintegren todos los lenguajes en la poesía. Solidaricen emociones. Que la paz no es fruto de los acaudalados, sino de los servidores. Al fin y al cabo, la mejor apuesta es la acción de todos en comunidad. Que converjan los latidos. Tengan los ojos bien abiertos. Que nadie se duerma, al menos para ver esa estrella que nos ha de llevar por el buen camino. Desplegar equipos móviles y facilitar la comunicación entre los individuos y las autoridades es la apuesta innovadora de la nueva misión de la ONU en Haití para fortalecer el sistema de justicia y de protección de los derechos humanos en el país caribeño. Algo puede ser todo.
Víctor Corcoba Herrero/