Press "Enter" to skip to content

Somos de Plomo…

POR: René de la Torre Rodríguez 

Cuando digo que somos de plomo, no me refiero a las partículas que emite al ambiente lagunero la empresa Peñoles, sino a los que nos iniciamos en el periodismo hace algunos ayeres, que era la forma técnica que se utilizaba para imprimir los periódicos, en las famosas «galeras».
Recordar es vivir, dice el viejo adagio y ahora revivo mis inicios de esta bella profesión, una de las más antiguas del mundo, que se desarrolló y amplió gracias a la invención de la imprenta
Recuerdo cuando ingresé a las filas de La Opinión de los hermanos Guerrero Álvarez, contratado por Don Edmundo, con el aval del entonces dirigente sindical Carlos Ávila Molina y gracias a la invitación de Enrique Jaramillo Zamora, quien era sobrino político de Don Edmundo y para mí un hermano de crianza.
Entré por la puerta principal del edificio que estaba ubicado en avenida Matamoros esquina con calle Falcón –frente a la Escuela Alfonso Rodríguez-, las oficinas administrativas estaban en la planta baja, por lo que subí las escaleras como me indicó la recepcionista. Recorrí el pasillo para llegar a la oficina del director general, don Edmundo Guerrero, quien me dijo que para ser reportero, primero tenía que pasar por el departamento de Corrección, cosa que acepté no de buena gana, porque la impaciencia de salir a la calle a reportear recorría a galope mis venas.
La Sala de Redacción estaba cerca de la Dirección donde observé con admiración a los reporteros que aporreaban las Remington – para información a las nuevas generaciones, eran las máquinas de escribir de color negro- todos los días pasaba por esa sala, porque era la manera de llegar a Corrección, por lo que mi deseo de convertirme en uno de ellos se acrecentaba.
Fue mi primera visión al mundo del plomo, en mi departamento había una gran ventana que comunicaba al departamento de Linotipos, desde donde llegaban lo que llamábamos «galeras», hojas largas de papel donde iban los textos para corregir, aunque cabe destacar que algunos linotipistas tenían buena ortografía, rápidos y dedicados a su profesión, entre ellos Carlos Ávila y Raúl Muñoz.
Entré a formar parte del cuerpo de Redacción, donde aprendí de grandes maestros del periodismo lagunero, me refiero a Arturo Cadivich Michelena, Eduardo Elizalde Escobedo y Alejandro Saborit Irigoyen, quienes de manera generosa me daban consejos para mejorar mis escritos.
En esa época coincidimos también en este viaje, Jaime Aguilera, Alfonso Ramírez Leyva, Eduardo Presa Castruita y como Jefe, el eterno Heriberto Domínguez Aguilera.
De los linotipos brotaban líneas de plomo capturadas por trabajadores capaces que las acomodaban para imprimir «las galeras» que luego se corregían para ser formadas, según un esquema previamente diseñado en Redacción, después eran pasadas a una máquina especial que se cubrían con una capa de plomo al rojo vivo que se convertían en plomo redondeado con los textos ya impresos. Una vez secos se pasaban a la rotativa y finalmente ya estaba listo todo para la impresión del periódico. Así descubrí como se editaba La Opinión Diario de la Mañana y La Opinión de la Tarde, ahora convertidos en Milenio y Express, una vez que fue vendida por los herederos al Grupo MIlenio.
En los años 70´s el sistema de plomo se utilizaba para imprimir periódicos en todo el mundo, hasta que llegó el sistema Offset que facilitó la impresión, apoyada años después con la invención de la computadora, ahora llamada la era digital que hizo desparecer varios departamentos entre ellos la fotomecánica. Ahora es todo es más sencillo y rápido el proceso para editar los periódicos, incluyendo EXTRA de La Laguna.
Es agradable recordar aquellos tiempos y a los compañeros integrantes del Departamento de Corrección, en aquél entonces al jefe Juan Rodríguez, Manuel Torres González, Hugo Lozano Codina, Raúl Zugastí Reyes, Enrique Jaramillo Zamora, su servidor quien esto escribes, Hugo Ramírez Iracheta, Enrique Proa Villarreal, Jaime de la Fuente y seguían entrando más correctores mientras a nosotros nos ascendían al departamento de Redacción convirtiéndonos en novatos reporteros. Así llegaron Cuauhtémoc Torres González, Francisco Martínez Enriquez, Gerardo García Cruz, entre muchos más.
La primera vez que vi una plancha redondeada de plomo iba a ser acomodada en la rotativa, cuyo olor y sonido me gustaba, me introducía en uno de los pasillos interiores de la máquina cuando los prensistas lo permitían, para ver de cerca la impresión.
De mis recuerdos aparecen mis andanzas y aprendizajes por El Siglo de Torreón, donde las Remington eran tecleadas a gran velocidad por Higinio Esparza Ramírez, Alfreso Rivera, el profesor Joaquín Sánchez Matamoros, Jesús M. Moreno Mejía, Rodrigo Caballero, César Marina Miravalle, Juan Ramos, Fernando Alatorre Escobedo y Marín Chavez; luego se dio cabida al género femenino, la primera en llegar fue Irma Bolívar, luego Linda Milán, Gaby Nava, Yolanda Ríos, Ana Matouck, Georgina González, Angélica Bustamante y Lupita Bustos.
Con gran afecto recuerdo al profesor Armando Ramírez Mijares quien era el Jefe de Redacción, al que tras su retiro suplió Ángel Esparza Ramírez.
Muchos compañeros de viaje ya se nos adelantaron al destino final, a ellos y a los que todavía viven, rindo tributo, porque gracias a la presencia de todos y cada uno de ellos me hicieron mejor ser humano.

Contrapunto

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

UNA de las religiones de reconocido humanismo, es el islamismo. Mahoma fue el profeta de este credo. De origen humilde, siempre negó tener capacidad de hacer milagros. El único acto singular que aceptó fue haber escrito “El Corán”, del cual afirmó sólo fue un instrumento, pues le había sido dictado directamente por Alá.
Islamismo deriva de la raíz s.Is-m, cuyo significado es <<paz>>, pero con un segundo sentido de <<entrega>>, por lo cual la connotación plena es <<la paz que sobreviene cuando la vida de uno está entregada a Dios>>. Es una de las dos religiones que reciben su nombre por el atributo que buscan cultivar, en este caso, la entrega total a Dios. La otra, es el budismo, derivado de budh, que significa despertar.
Los adeptos del islamismo son llamados musulmanes. Musulmán es una palabra árabe y designa a quien acepta las creencias islámicas, es decir, que cree en un solo Dios, Alá, además en el profeta Mahoma, como mensajero de Alá.
El Islam es una religión monoteísta, sustentada en la fe en un dios único, omnisciente y todopoderoso, cuyo nombre es Alá.
Mahoma nació en el 570 a.C., en la La Meca, en el seno de una familia humilde. Su padre murió pocos días después de su nacimiento y su madre cuando apenas tenía ocho años. Lo adoptó su tío. La descripción hecha de él de niño era: de corazón puro, carácter dulce y gentil. De joven se afirma que sus aflicciones lo habían hecho sensible al sufrimiento humano y siempre estaba dispuesto a ayudar a los demás. De adulto se le concedieron títulos como <<El Verdadero>>, <<El Recto>>, <<El Fidedigno”, debido a su sentido del honor, del deber y la fidelidad.
La sociedad del tiempo de Mahoma se caracterizó por luchas entre las tribus, el libertinaje y el bandolerismo. Aunque en esos tiempos había otros dioses, Alá era el más importante. Igual que para cierto grupo de personas, dedicados a la contemplación, el único Dios de Mahoma era Alá.
En sus tiempos libres Mahoma meditaba en una cueva. Su religiosidad se hizo mayor. Una noche apareció un ángel y le urgió a predicar, varias veces.
Mahoma contestaba: “No sé”. El ángel insistió hasta que aceptó. Durante 23 años recibió el mensaje divino que fue plasmado en “El Corán”.
Al comenzar a predicar, Mahoma fue rechazado y hostigado por los líderes de La Meca, quienes veían en sus enseñanzas peligros para sus intereses. Las razones fueron tres; una, su absoluto monoteísmo constituía una amenaza para las creencias politeístas y los ingresos que recibía La Meca de los peregrinajes a sus 360 templos; dos, sus enseñanzas morales exigían poner fin al libertinaje al que se aferraban los ciudadanos; y tres, su contenido social era un desafío para el orden injusto. La sociedad de ese tiempo estaba dividida por distinciones de clase y el profeta predicaba que a los ojos de Dios todos eran iguales.
Las obligaciones de los musulmanes son la oración, que debe ser cinco veces al día; el ayuno del Ramadán, practicada en el noveno mes del calendario lunar islámico; el pago de una contribución (caridad), que se entrega a pobres, necesitados, para hacer obras de bien y a la causa de la fe, y la peregrinación a La Meca, a donde se dirige el creyente a buscar el significado último de su existencia y del género humano, y en procura del perdón divino.
Estas normas son acatadas por los musulmanes y se consideran pilares básicos de la conducta islámica, a las cuales se suman otras más, pues el islam propone una ética, una conducta integral y perfecta derivada del ejemplo de los profetas, a la cual no escapan ni los actos más pequeños.
Mahoma murió en el 1632 a. C. Actualmente mil 500 millones de personas siguen sus principios, algo que causa admiración, dado que su iniciador fue un hombre sin educación, casi analfabeto, pero con un comportamiento bondadoso y ético, ante quien humildes y poderosos inclinaban la cabeza en señal de respeto y amor.
FUENTES: Las Religiones del mundo; autor: Huston Smith, y Wikipedia.

Algo más que Palabras

TENEMOS QUE SER MÁS COOPERANTES

POR: Víctor Corcoba Herrero/Escritor Español 

corcoba@telefonica.net

El mundo necesita de gobernantes éticos que ofrezcan resultados concretos y tangibles para sus ciudadanos, especialmente para aquellos más vulnerables, con activos esperanzadores y sin recortes en gasto social. Ante esta realidad, y por principio, tenemos que ser más cooperantes unos con otros, sobre todo aquellos países más prósperos y avanzados. La cuestión no es disparar el gasto militar, ¡no!, sino priorizar en las necesidades básicas de todo ser humano, como la salud, el agua y la educación, poniendo todas nuestras fuerzas en ese marcado acento solidario. Por otra parte, hay que poner fin a la cultura del soborno y del privilegio, también a la cultura del derroche, que nos ha hecho insensibles al padecimiento de nuestros análogos. Por tanto, hemos de volver a impulsar ese patrimonio humanístico con los más necesitados y desamparados. Sin ir más lejos, las mujeres continúan estando por debajo de los hombres en todos los indicadores de desarrollo sostenible. Asimismo, los refugiados del país africano reciben solo el 21% de la ayuda que necesitan, lo que no alcanza unos estándares humanitarios aceptables. Y así podríamos continuar, mostrando esos espacios injustos que nos requieren a todos con manos laboriosas y en acción permanente; no para tener más, sino para dar mejor.
No cabe duda de que necesitamos seguir fortaleciendo ese espíritu de colaboración, tan necesario para hermanarnos, en un mundo tan dividido. En consecuencia, si en verdad queremos promover la cultura de lo armónico, la reconciliación y la justicia entre todos, hemos de movilizar los corazones. Dejemos que sean nuestros propios latidos quienes nos hablen e interroguen, y no las armas, lo que nos proporciona cierta decisión para superar la mucha violencia que a diario derramamos por el planeta. Precisamente, la Comisión Europea ha decidido recientemente registrar una Iniciativa Ciudadana Europea titulada: “Tenemos una Europa acogedora, ¡ayudemos!”, que dice: «Los gobiernos luchan por manejar la migración. La mayoría de nosotros queremos ayudar a las personas necesitadas porque nos importan. Millones de personas se han alzado para ayudar. Ahora queremos ser escuchados. ¡Reivindiquemos una Europa acogedora! Hacemos un llamamiento a la Comisión Europea actuar.» Los organizadores piden a la Comisión que «apoye a los grupos locales que ayudan a los refugiados… eviten que los gobiernos castiguen a los voluntarios… defiendan a las víctimas de la explotación, el crimen y los abusos contra los derechos humanos». Sin duda, un buen propósito a ejercitar por todos los continentes. En efecto, es hora de pasar página, haciéndonos anunciadores y constructores de vida, dejando al lado cualquier resentimiento de rabia, violencia o venganza.
Como digo, y vocifero a plena alma, la cooperación es esencial ponerla en el centro de nuestras preocupaciones y de nuestros trabajos, así como los medios concretos susceptibles de asegurar que el buen proyecto se pueda hacer realidad con la ayuda de todos los moradores del planeta. Hoy más que nunca necesitamos buscar los caminos de encuentro; a la vez que es menester reencontrarnos en ese patrimonio común de valores del que vive cada una de las culturas diversas, para poder reflexionar sobre los significativos caminos de un auténtico servicio y donación a los demás, desde una visión responsable, creativa y de pensamiento. Lo fundamental a veces es nuestra buena disposición a las reglas del consenso, cuando menos para llevar a buen término nuestros programas de trabajo. Desde luego, no tiene porque ser difícil cuando el deber de proceder es tenaz con el diálogo y la negociación. En cualquier caso, siempre será bueno pararse y recapacitar, jamás para resignarse, sino para tomar empuje moral. Está visto que el buen momento que está atravesando la economía mundial no es la nueva normalidad, sino una propuesta inclusiva de ese crecimiento para que nos sintamos todos acogidos, sin exclusión alguna, lo que nos exige un cambio en nuestras actitudes, no con palabras sino con hechos, sabiendo que mantenerse unidos es el avance, pues cooperando todos con todos, aparte de injertar sabiduría, ya no solo para el éxito, sino también para uno poder sentirse bien.

Mi Intimidad

POR: Dr. Manuel Estrada Quezada 

Todos tenemos un confidente en nuestra vida. Generalmente es un buen amigo y en el mejor de los casos, alguno de nuestros padres o ambos. Otra gente confía su interior a un representante de la religión que profesa.
Claro que hay situaciones para platicarle a un amigo.
Otros casos de orden sentimental se confían a la pareja.
Algunos más a hermanos.
Tambien se encuentra confidente en quien tiene ascendente moral sobre nosostros.
Pero quiero señalar que hay una intimidad muy profunda en nosotros, que es sagrada y esa nadie la sabe.
Es aquel secreto que habita en el fondo del alma y del corazón.
No lo platicamos porque sea malo, simplemente porque a veces no nos comprenderán.
En esa intimidad que solitariamente no hace llorar o en ocasiones sonreír.
Es aquella cuya sola evocación nos remonta a un pasado lejano o reciente en medio de un profundo suspiro.
A veces doloroso, otras reconfortantes.
También nos sirve para ser reflexivo o analíticos.
No podemos saber si nos ha servido para bien o para mal, sencillamente es nuestro i interior que solo conoce Dios, y nuestra conciencia.

Aún falta lo mejor por venir…

Política Virtual

DEROGACIÓN DE LEY ANTITAURINA… ¿EN PUERTA?

POR: Cuauhtémoc Torres González 

A poco más de seis meses de cumplirse tres años de que en el estado de Coahuila se aprobó la Ley Antitaurina, ha trascendido la versión de que esta caprichosa reglamentación será suprimida en poco tiempo por las nuevas autoridades de la entidad.
De acuerdo con los datos disponibles, se sabe que a México, desde hace varios siglos, se le ha considerado el centro donde se han concentrado culturas y poderes, sin faltar otros aspectos que, como el taurino, tiene muchas historias por contar y que bien vale la pena recordar.
Se afirma que fue el 24 de junio de 1526, cuando se tuvo la primera noticia en los registros taurinos, aunque pocos años después de consumada la conquista, y hasta la fecha, se sobre-entiende que aquí “nacieron” las mejores páginas de la recopilación de una exhibición que fue –y sigue siendo- del gusto popular y que luego derivaron en otras culturas que evidentemente lograron consolidar el mestizaje; primero durante el virreinato y luego en el siglo XIX, aunque logrando afirmarse en el siglo XX, fortalecida y admirada por las nuevas generaciones.
También se sabe que desde el 2011, y en distintas sedes, nuestro país declaró a la fiesta brava patrimonio cultural inmaterial para impulsar su crecimiento y preservar esta tradición.
Aguascalientes fue la primera entidad en hacer tal decreto, siguiéndole después Hidalgo, Guanajuato, Zacatecas, Querétaro y Tlaxcala, resoluciones que obligan a los gobiernos a la protección, promoción y engrandecimiento de la tauromaquia, manifiestos que además blindan la celebración; es decir, que en estos lugares no se pueden cancelar las corridas de toros.
Bastante complicado de interpretar es el arte del toreo, pues sus faenas han despertado emoción y pasión en las personas que a él se han dedicado. De ahí que, alguna vez, Federico García Lorca, dijera “la fiesta taurina es la más culta que hasta ahora existe”.
Otros artistas que en sus obras encontraron en los muletazos fugaces de los toreros el sentimiento, la alegría, el dramatismo y la satisfacción estética para plasmarlos en la pintura, la escultura, la literatura, la música, la fotografía, la arquitectura y hasta en el cine, fueron Francisco de Goya, , Salvador Dalí, Pablo Picasso, Fernando Botero, Agustín Lara, Marcel Marceau, Tomás Méndez, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, nuestro bien recordado Mario Moreno “Cantinflas”, Gabriel García Márquez, Fernando Savater, Mario Vargas Llosa, Miguel Unamuno, Jorge Luis Borges, Rubén Darío, Amado Nervo, Martín Luis Guzmán, Xavier Villaurrutia, Carlos Pellicer y Juan José Arreola, entre muchos más.
El hecho de que existan personas que piensen que el toreo no es un arte, es subjetivo, ya que es una apreciación personal que depende del gusto y sensibilidad de quien lo percibe.
Rubén Moreira Valdés, ahora exgobernador de Coahuila, fue quien promulgó la reforma al artículo 20 de la Ley de Protección y Trato Digno de Animales, aprobándose el 21 de agosto del 2015, siendo respaldada por 15 mil 500 firmas de ciudadanos coahuilenses y en la que se estableció la prohibición de corridas y demás eventos taurinos, bajo el argumento de que tales eventos fomentan la violencia y atentan en contra de los derechos de los niños que son expuestos a presenciar este tipo de espectáculos denigrantes y de barbarie.
Sea como sea, y en vista de que la preservación de esta fiesta es calificada como personal, se sabe de buena fuente que en la administración del mandatario Miguel Angel Riquelme Solís, ya está “cocinándose” la anulación de dicha legislación, esto de acuerdo con los varios empresarios y personajes del mundo taurino que han estado entrevistándose con el gobernante.
Todo esto sucederá después de que haya transcurrido el proceso electoral que trae a todo México “de cabeza”. En fin, tal parece que la romántica placita “Alberto Balderas” de Lerdo, dejará pronto de ser el refugio de los laguneros que, ávidos de la fiesta brava, asisten a los esporádicos y costosos eventos taurinos que allí se organizan.
Por hoy, fue todo. Hasta la próxima…Dios mediante.
Para quejas, sugerencias y hasta una que otra mentada…aguilaquecae_51@hotmail.com y aguilaquecae51@gmail.com