Press "Enter" to skip to content

Ahora resulta que no entienden porqué perdieron las elecciones

POR: Jesús M. Moreno Mejía

“Todo lo sólido (en política) se desvanece en el aire”: Carl Marx

Después de 70 días al frente del CEN del Partido Revolucionario Institucional, René Juárez Cisneros renunció al cargo que se le había encomendado para hacer triunfar a José Antonio Meade, candidato de ese instituto político, sin éxito. Fue sustituido por Claudia Ruiz Massieu, quien declaró que el PRI tendrá un período de reflexión sobre las causas que influyeron para obtener la derrota en la elección de nuevo Presidente de México.

Al anunciar René Juárez que dejaba el puesto de presidente del Comité Ejecutivo Nacional para atender su nueva encomienda como legislador, se preguntó públicamente en relación a la respuesta del electorado: “¿Nos cambiaron porque no cambiamos?” para luego responderse a sí mismo: “Creo que no entendimos a la sociedad”, no obstante que a inicios de mayo de este año afirmó ser “un priísta de cepa al rescate de nuestro partido” y “pobre de aquel se derrote antes de tiempo” (¿¿??).

El hecho es que México se movió el 1 de junio de 2018, para dar paso a lo que se afirma es el inicio de la “Cuarta República”, dados los anunciados cambios de estructura gubernamental, dejando atrás el sistema político caduco establecido desde hace décadas.

Un priísta de años ha (Samuel Aguilar Solís), dedicado ahora a analizar la situación política de los últimos años, afirmó en reciente artículo titulado “El cambio político”, que dados los resultados de la reciente elección de nuevo Presidente de México deberíamos recordar lo señalado por Carl Marx a mitad del siglo XIX: “Todo lo sólido (en política) se desvanece en el aire”, y por lo tanto “el cambio que habrá de producirse en el sistema político mexicano, será y está siendo de una magnitud tan profunda que sin duda una nueva arquitectura política habrá de surgir en el corto plazo”.

Pero volviendo a las declaraciones de Claudia Ruiz Massieu, aparte de indicar que el PRI está obligado a reflexionar las causas que influyeron para obtener el resultado en la pasada elección, donde los votantes fueron claros al rechazar el proyecto que propuso el tricolor, planteó posteriormente la posibilidad de refundar ese partido, sin descartar la posibilidad de cambiar hasta el nombre de ese instituto político.

La nueva líder del Revolucionario Institucional se manifestó a favor de que el partido que se proclamó heredero de las causas revolucionarias, se acerque en un futuro próximo a la social-democracia.

Al ser entrevistada recientemente por el diario “Reforma”, Claudia Ruiz Massieu se refirió (ahora sí) a los errores que llevaron al PRI a la crisis por la que atraviesa, así como a la necesidad de llevar a cabo una limpia al interior del partido y de su propio futuro tras el rechazo de la ciudadanía expresado en las urnas del domingo 1 de julio.

También se admitió que todos los integrantes de la cúpula del PRI tuvieron alguna responsabilidad en el resultado del proceso electoral pasado, pero lógico es que sin dar el nombre de ninguno de dichos políticos, dentro de los cuales quedarían incluidos Enrique Peña Nieto, Enrique Ochoa (ex líder del partido que llevó a cabo la campaña de José Antonio Meade en su mayor parte, esto es, antes de que apareciera René Juárez), y sin embargo Claudia no se atrevió a realizar “una limpia” en el Revolucionario Institucional.

Prueba de esto último es que queda como nuevo secretario general del PRI, Rubén Moreira Valdés, ex gobernador de Coahuila (no obstante estar señalado públicamente como un político corrupto), simplemente por ser un elemento protegido por el “Primer Priísta de México”, Enrique Peña Nieto.

Por otro lado, el resto de los partidos políticos principales (Acción Nacional, Verde Ecologista de México, de la Revolución Democrática), están en un vilo de refundarse o incluso de desaparecer, cuando menos a nivel estatal, por no tener el mínimo requerido para mantener su registro.

Lo que sucede con dichos partidos es que se encuentran sumamente divididos hacia el interior de su dirigencia, de sus correligionarios y simpatizantes. Muestra de ello es que en Acción Nacional existen nueve prospectos para encabezar la dirigencia ese partido: Ernesto Ruffo Appel, senador por Baja California; Héctor Larios Córdova, senador y consejero nacional y estatal de ese partido; Juan Carlos Romero Hicks, actual senador y próximo diputado federal; Marco Adame Castillo, ex gobernador de Morelos; todos ellos del ala conservadora del PAN).

Pero también están Roberto Gil Zuarth, senador con licencia, identificado como calderonista por haber sido secretario particular del presidente Felipe Calderón; Jorge Luis Preciado, senador por Colima, identificado como anayista por haber apoyado a Ricardo Anaya en su candidatura para Presidente de México; Marco Antonio Cortés Mendoza, coordinador parlamentario de los diputados de su partido y también identificado como anayista. Rafael Moreno Valle, ex gobernador de puebla y presidente de la Comisión Política del CEN del PAN; y Francisco Búrquez, senador por Sonora.

Finalmente comentaremos que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se encuentra en etapa crítica, debatiéndose si se disuelve o se refunda, pues mientras Juan Zepeda se pronuncia por un nuevo partido, Manuel Granado propone su reconstrucción. El primero de ellos es integrante de la corriente “Alternativa Democrática Nacional” del propio partido, quien reconoce que su partido está en etapa crítica, para luego afirmar categórico: “lo real es que está en un momento terminal”; mientras Granados se pronuncia por refundar , crecer y recuperar su partido.

Todo lo anterior es un breve recuento de cómo se encuentra el caduco sistema político nacional, que con los cambios anunciados por el virtual nuevo presidente del país se avizora, ciertamente un cambio estructural a nivel nacional. ¿O usted que piensa sobre el particular, amable lector?

¡Hasta la próxima!

¿Sobrevivirán los pequeños partidos políticos, después de las elecciones?

POR: Jesús M. Moreno Mejía 

Los rumores de un reacomodo en la partidocracia“El rumor es el preludio de las pequeñas revoluciones…”
Dimitri Merejkovsky

Los rumores de un reacomodo en la partidocracia que padece el país son cada vez más fuertes e insistentes: los pequeños partidos políticos sobrevivirán, o se hundirán, después de las elecciones del 1 de julio.
Incluso, algunos integrantes de los llamados “partidos morralla” han empezando a moverse como las cucarachas cuando prevén peligro, y para ello decidieron cambiar de identidad política, al grado tal de renunciar a una candidatura a sabiendas de que les iría mejor desde otra plataforma.
La metamorfosis ha sido paulatina en todos los partidos políticos (mayores y menores), producto de innumerables luchas intestinas, en las que obviamente están de por medio los intereses de uno y otros, pues ni la institucionalidad ni los principios rectores son tomados en cuenta.
Así vemos que un partido identificado como de derecha se vuelve de izquierda, o al menos acepta coaligarse con otro de diferente color político, como ocurrió con el conservador Partido Encuentro Social (PES), que en sus inicios fue identificado con el sello de derecha o centro derecha.
Acontecen recientemente dos hechos políticos inéditos: Juan Carlos Natale López, candidato a senador por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), en Puebla, decide abandonar su postulación para afiliarse al Movimiento Regeneración Nacional (Morena); mientras que en Tabasco el aspirante a gobernador del PVEM, Óscar Catón Cetina, anuncia públicamente que votará por el candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, lo que le vale ser desconocido por el Verde.
Existen otros partidos pequeños que están colgados de la brocha para bien o para mal, como sucedería con Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado, que forma parte de “Por México al Frente” de Ricardo Anaya, el que posiblemente se consolide como fuerza política. Pero igual le sucedería al Partido del Trabajo (PT), que va en coalición con Morena, de Andrés Manuel López Obrador, como “Juntos haremos historia”.
Y en el caso de los partidos “grandes”: Revolucionario Institucional (PRI); Acción Nacional (PAN), y de la Revolución Democrática (PRD), también habrán de efectuarse cambios significativos.
En el PAN, se asegura, las pugnas internas serán más cruentas por el rompimiento causado por la candidatura de Ricardo Anaya y la renuncia de Margarita Zavala, que derivó luego en la postura de Ernesto Cordero, como presidente del Senado, apoyando y cobijando todas las propuestas del PRI.
Se comenta la existencia de varios grupos y personajes de Acción Nacional que propondrían una recomposición de ese partido político, implicando ello una cruenta guerra intestina, pero también estaría el buscar el control de la dirigencia nacional, entre ellos Rafael Moreno Valle, ex gobernador de Puebla, quien ya recorre varios estados buscando el apoyo de los panistas.
La lucha hacia el interior del Revolucionario Institucional pinta para ser fuerte, aunque tal vez eso ocurra hasta después del 1 de diciembre, o sea cuando Enrique Peña Nieto deje el poder en manos del triunfador de la elección del domingo 1 de julio.
Hay varios nombres que estarían en esta pugna priísta, cuya lógica sería recomponer el partido, e incluso hasta desaparecer al PRI para dar paso a una nueva fuerza política. Uno de los personajes que intentaría un nuevo liderazgo de dicho partido (nuevo o rehecho), sería Miguel Ángel Osorio Chong, ex Secretario de Gobernación y futuro senador plurinominal.

La Euforia Deportiva hace perder la cabeza y «enseñamos el cobre»

POR: Jesús M. Moreno Mejía

«La euforia en exceso puede ser peligrosa»
Lucas Victoriano
(jugador de baloncesto)

Es natural sentir mucha alegría el saber que el equipo representativo en la Copa Mundial de Futbol haya obtenido el triunfo en su primer partido, venciendo nada menos que al campeón de esa disciplina deportiva, pero de ahí a que la euforia derive en excesos por parte de aficionados mexicanos en la capital rusa, es algo que nos exhibe como gente bárbara e inculta.
Cierto es que no todos los que fueron a apoyar al conjunto nacional se han comportado de manera reprobable, pero la más de las veces los pocos que mal actúan hacen pensar en el exterior que todos somos iguales.
Al calor del vodka, o de cualquier otra bebida espirituosa, algunos aficionados mexicanos escandalizaron en Moscú de una u otra forma, ya que según información proveniente de aquel lejano país (en algunos casos a través de videos), supimos que un individuo salió desnudo a la vía pública para manifestar su euforia por haber ganado la selección de México, mientras que otros escandalizaron en un bar ruso, y obviamente fueron a dar a la cárcel, como lo merecían.
Pero lo peor fue que un grupo de mexicanos decidieron mofarse públicamente de los germanos ensuciando la bandera alemana, cuyo lienzo le prendieron fuego como culminación de “su gracia”, y como consideraron era un acto digno de darlo a conocer al mundo entero lo filmaron y subieron a redes sociales, para vergüenza de quienes estamos conscientes de que fue un acto a todas luces reprobable.
En cambio, pudimos ver en video a algunos alemanes reconociendo el triunfo de la escuadra mexicana, felicitando a nuestros compatriotas reunidos en algún lugar público, e incluso en otro izando al frente de su casa nuestra Enseña Nacional en lugar de su lábaro patrio.
Que diferente reacción de éstos a nuestros barbajanes que dieron muestra de su incultura y falta de respeto en el extranjero, sobre todo a los emblemas representativos de los germanos, a los que debemos nuestro respeto y consideración, tal como nosotros lo esperamos de ellos.
Otra muestra de buena educación la dieron un grupo de japoneses que fueron a apoyar a su equipo en dicho encuentro mundial de futbol, mostrando su satisfacción por haber ganado su equipo al de Colombia con un acto de buen gusto, pues al final del encuentro pasaron a recoger los desperdicios que dejaron entre las butacas los aficionados del conjunto perdedor. Una demostración de cultura por la limpieza pública.
Lamentablemente padecemos de marcada ausencia de principios y valores por parte de un amplio sector de nuestra sociedad, y mientras ese problema siga vigente en México, poco o nada podemos esperar para salir adelante como ha ocurrido en otros países.
Nuestros males los achacamos casi siempre a nuestros gobernantes, que en gran parte tienen culpa, pero si nosotros no cambiamos nuestras actitudes negativas, nunca saldremos del bache en que nos encontramos pues se seguirá explotando la incultura e ignorancia que padece una gran parte de la población.
Bien dijo el ex jugador profesional y actual entrenador de basquetbol argentino, Lucas Javier Victoriano Acosta: “La euforia en exceso puede ser peligrosa”, tal como lo demostron malos mexicanos en tierras rusas.
Cambiemos de actitud en todo lugar y momento, demostrando ser lo bueno que aún tenemos los mexicanos, y no exhibiendo lo reprobable que tienen unos cuantos que solo logran denigrar nuestra nación.
Aprovecho para invitar a todos los conciudadanos a ir a votar el 1 de julio próximo, aún cuando no hayan decidido a que candidato favorecer, pues es un deber y un derecho ir a sufragar, y hacerlo previo razonamiento de cada quien, ya que abstenerse solo contribuye a que sea en provecho de los que siempre ganan en base a los pocos votantes.

El Tercer Debate de Presidenciales, tercer decepción para los indecisos

POR: Jesús M. Moreno Mejía

«Temerarias son aquellas ilusiones que nos arrastran»:Eurípedes

Terrible ha sido la decepción que nos ha causado el ver y escuchar nuevamente un gris tercer debate de los candidatos presidenciales, en el que predominaron los mutuos ataques de los cuatro aspirantes, como si se tratara de un encuentro entre púgiles técnicos intentando demostrar que sus contrincantes son malos luchadores (léase: más corruptos).
A unos días de llevarse a cabo las elecciones para renovar a quienes deberán conducir los destinos del país (pues también habrán de elegirse gobernadores en algunas entidades, legisladores federales y presidentes municipales), ninguno de los cuatro que aspiran a llegar a ser electos como nuevo Presidente de México ninguno a podido demostrar ser el idóneo para ese cargo.
En anteriores colaboraciones hemos asegurado que no hay una real definición de triunfo en los próximos comicios en base a intención de voto, pues encuestas van y vienen (la mayoría de ellas con resultados a modo de quien contrató la empresa que dio ese servicio, haya sido el partido de los candidatos o los representantes de diversos sectores de la sociedad, llámense organismos de la iniciativa privada, medios de comunicación, etc.) y por lo tanto será hasta realizadas las elecciones del domingo 1 de julio cuando se sabremos quienes fueron los ganadores.
Volviendo al resultado del tercer debate, celebrado el martes 12 del presente mes en Mérida, Yucatán, la prensa regional, estatal y nacional han coincidido en que se trató de una pelea campal y no un encuentro en el que se dieran a conocer propuestas viables para salir del bache socio-político y económico en que se encuentra la nación.
“Candidatos se reparten golpes”, titula a ocho columnas El Siglo de Torreón en su primera página, con sub-titulo o “corona” que dice “Anaya y AMLO coinciden en que el combate a la corrupción debe ser prioridad”, y con apoyo a la cabeza: “El panista Ricardo Anaya amenazó con crear una fiscalía para enjuiciar a Peña Nieto”.
Noticias de El Sol de La Laguna, por su parte, consigna como cabeza principal en su primera plana “Arrecian ataques; siguen faltando las propuestas”, con sub-titulo: “Gris debate a escasos días de las elecciones” y un sumario en el cual se lee: “Los organismos empresariales de la Comarca Lagunera, la Iglesia y algunos dirigentes políticos y de la sociedad civil, dieron su opinión sobre el tercer debate de los candidatos y en su mayoría coincidieron que una vez más las denostaciones fueron las que ganaron”.
Sólo el periódico Milenio (La Opinión Laguna, según reza el cabezal de ese diario), da a conocer un dudoso resultado de dicho debate: “36 ataques, 59 propuestas” y como sub-titulo: “Candidatos echan su resto y todos se acusan de actos de corrupción”.
Cada quien tiene su opinión muy particular del tercer debate, como se ve en los titulares antes mencionados, e incluso hay quienes discrepan de lo anterior, pues hubo quien afirmó que el resultado que acusa Milenio fue exactamente al revés: 59 ataques (o más) y 36 propuestas (sino es que menos) y en parte tiene razón quien hizo esa observación, pues fueron los ataques los que prevalecieron en dicha comparecencia de aspirantes.
Algunas de las encuestas tomaron en cuenta los votantes indecisos y otros los ignoraron, tal vez para engrosar el número de quienes votarán por tal o cual candidato, pero la verdad es que existe mucha duda para emitir nuestro sufragio (soy uno de ellos), y esperábamos encontrar en el tercer debate elementos para fijar nuestra postura por tal o cual aspirante de los cuatro en juego. “Pero, no… No hubo de piña”, como diríamos entre amigos.
Y usted, amigo lector… ¿ya sabe por quién votar el primer domingo de julio? Porque hay que cumplir con esa obligación cívica, simplemente por darnos el derecho de emitir nuestro sufragio en esa justa democrática.
¡Hasta la próxima!

Encuestas van y encuestas vienen, nadie sabe quién ganará el 1 de julio

POR: Jesús M. Moreno Mejía

«La política es una ciencia experimental» José María Luis Mora

A poco menos de tres meses de la elección más esperada en México, mediante la cual e habrá de elegir al nuevo Presidente de la República, no hay aún quin puede vaticinar con seguridad quién será el ganador, a pesasr de que encuestas van y encuestas vienen.

Sin embargo, de acuerdo a los resultados de los diversos sondeos realizados hasta ahora, la mayoría conceden una ventaja al candidato Andrés Manuel López Obrados, de la coalición «Juntos Haremos Historia», propuesto por los Partidos Movimiento Regeneración Nacional (Morena), del Trabajo (PT) y el denominado Encuentro Social. Pero, en concreto, no hay nada que4 asegure un resultado definitivo.

Lo extraño es qué quienes manejan los entramados de la política electoral en el partido oficial, o sea el Revolucionario Institucional (PRI), han enfocado sus baterías, solamente, al aspirante de la coalición “México al Frente”, que encabeza el panista Ricardo Anaya Cortés, que cuenta con el apoyo del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el etiquetado como Movimiento Ciudadano, en lugar de hacerlo en contra del candidato mejor posicionado hasta la fecha.
¿Será que habrá una “jugada de dos bandas” por parte del PRI para lograr que su candidato, supuestamente apartidista, José Antonio Meade Kuribreña, se coloque finalmente en las preferencias de los votantes? ¿O será que se está “cocinando” un fraude electoral? El tiempo que resta de aquí a las elecciones del 1 de julio, nos indicará qué es lo que sucederá en esa fecha.
Cabe recordar que Meade Kuribreña (sin tener filiación priísta), fue lanzado por el PRI como su abanderado en alianza con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y el partido Nueva Alianza, formando en conjunto la coalición “Todos por México”, y que según las encuestas este aspirante va abajo en las preferencias de los electores.
Por otra parte, los pre-candidatos independientes registrados para competir en dicho proceso electoral, muchos fueron descartados por no reunir los requisitos establecidos por el Instituto Nacional Electoral (INE), quedando semifinalistas: Margarita Zavala Gómez del Campo (esposa del ex presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa), Jaime Rodríguez Calderón (mejor conocido por el alias “El Bronco”) y Armando Ríos Piter (ex diputado del PRD).
Se informó que el INE decidió dejar fuera de la boleta electoral a “El Bronco” y a Ríos Piter, dizque porque encontraron que las firmas de apoyo que aportaron eran fraudulentas del total que presentaron, por lo que el árbitro electoral determinó que solamente Margarita Zavala podía ser reconocida como candidata independiente.
Sin embargo, la aspirante femenina todavía no tiene “la bendición” definitiva del INE, pues tiene pendiente se le investiguen 1.7 millones de pesos de 250 aportaciones sin identificar; supuestos pagos no acreditados a Facebook por 1.6 millones de pesos, así como pasivos por diez millones de pesos, que en conjunto se considera financiamiento ilegal. En tanto que los otros dos precandidatos independientes, manifestaron que apelarán al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la decisión del INE.
Terminó el período denominado “intercampañas” de los aspirantes a la Presidencia de la República, fijado del 12 de febrero al 29 de marzo, durante el cual tenían prohibido los aspirantes hacer llamado al voto y aparecer en los anuncios de radio y TV, pero en cambio los partidos tenían derecho a defender “principios y valores” propios de su ideología para sus militantes y simpatizantes, lo cual fue ampliamente criticado por los analista políticos y por los apartidistas, por ser una incongruencia en el proceso, pues no faltaron las descalificaciones entre uno y otros institutos políticos.
Inmediatamente entró el período de campaña de los candidatos, que seguramente se caracterizará como una intensa y abierta guerra sucia, cuyos aspirantes se harán toda clase de acusaciones por todos los medios a su alcance, y sobre todo en los debates oficiales que organice el INE, los canales de TV Nacional que se interesen en confrontarlos.
La situación se será bastante beligerante, sin poder augurar “de que cuero saldrán más correas” y todo por obtener votos, pero sin mostrar soluciones viables a la problemática que envuelve a todo el país. ¿O usted, amable lector, qué opina?
¡Hasta la próxima!