Press "Enter" to skip to content

Rector de la UA de C Lagunero

POR: Fernando Rangel de León/Miembro de Partidos de Izquierda 

Alrededor del próximo 25 de enero se emitirá la convocatoria para elegir al rector de la Universidad Autónoma de Coahuila UAdeC, para los próximos tres años con opción reelección; después de que renunciara al cargo Blas Flores Dávila, quien pasó a ocupar el cargo de Secretario de Finanzas del Gobierno de Coahuila; para que participen en la votación 36 mil alumnos y mil maestros en todo el Estado.
El Consejo Universitario designará a la Comisión Electoral, quien será la facultada para emitir la mencionada convocatoria, que deberá inmediatamente hacerla pública en los medios de comunicación, iniciándose así desde luego el proceso de registro de candidatos
a ocupar la rectoría de la máxima casa de estudios de Coahuila.
Los candidatos tendrán 10 días hábiles, a partir de la publicación de la convocatoria, para hacer campaña, y la elección se efectuará a mediados del entrante febrero; conociéndose el resultado, a más tardar el 15 de ese mes.
El Secretario General de la UAdeC, el Ingeniero Salvador Hernández Vélez, encargado del despacho de la rectoría, ya hizo público su derecho a registrarse como candidato; lo cual causó júbilo en la Laguna de Coahuila; pues él es un destacado universitario originario de Viesca, con una probada exitosa carrera en el servicio público.
Otro de los aspirantes a la rectoría es el Tesorero de la UAdeC, el saltillense Francisco Osorio Morales; pues su coterráneo Octavio Pimentel, director de Asuntos Académicos, declinó participar en la contienda.
La Laguna, nunca ha tenido un rector de la UAdeC, nacido en estas tierras; pues el Licenciado Felipe Sánchez de la Fuente, aunque vivió en Torreón, fue originario de Saltillo.
Por lo que ya es justo y necesario que la Laguna tenga un rector de la UAdeC, originario y vecino de esta comarca que, sin descuidar  las Unidades de Saltillo, y las del norte del estado, desde luego vería también por la Unidad Torreón, que comprende los municipios
de ese nombre, Matamoros, Viesca, San Pedro de las Colonias y Francisco I. Madero; en los que faltan escuelas y facultades universitarias.
Pues si bien es cierto que en dichos municipios ya hay preparatorias, también lo es que requieren de instituciones de educación superior, pues algunos de sus egresados al terminar su bachillerato truncan sus estudios porque no tienen allí en sus lugares de
residencia, donde continuarlos.
Además, el desarrollo y el progreso de Torreón, en donde se están instalando cada vez más industrias, requieren de profesionistas cuyas carreras no tiene en esta ciudad la UAdeC.
Por lo que ojala y la comunidad universitaria toda, sobre todo la de la Unidad Torreón, lleve con su voto al Ingeniero Salvador Hernández Vélez, a la rectoría de la máxima casa de estudios del estado.

Primero invaden y luego desinvaden

POR: Fernando Rangel de León/Miembro de Partidos de Izquierda 

Ya es una costumbre muy conocida desde que el PAN ha ganado en buena lid la Presidencia Municipal de Torreón, desde 1997, con dos alternancias del PRI, que el gobierno del Estado, que desafortunadamente siempre ha sido de este último partido, le ha puesto piedritas en el camino al nuevo alcalde del PAN, Licenciado Jorge Zermeño Infante, pretendiendo con ello distraerlo de sus funciones y desatienda los servicios básicos, no lleve a cabo las obras públicas de urgente necesidad, y no se dedique por entero a atender a la ciudadanía como ésta se merece, y él tiene la vocación de servirle con toda su voluntad y buena fe.
El pasado 2 de enero, apenas a 24 horas de haber tomado posesión de la Presidencia Municipal, el alcalde; unas familias invadieron terrenos del Parque Industrial Mieleras, con el supuesto propósito de edificar sus viviendas, no obstante que su uso de suelo no es habitacional, sino industrial; y por tanto no tienen la infraestructura urbanística para casas habitación; pues pretextan que carecen de viviendas y el gobierno no los ha atendido para satisfacer esa necesidad.
Inmediatamente después de ocurrida la invasión, el alcalde Zermeño, acudió a los terrenos invadidos y dialogó personalmente con los invasores a quienes les prometió buscarles terrenos en otros lugares y gestionarles pies de casas para construir sus viviendas; y quien al ser cuestionado por los medios acerca de que si la invasión es una maniobra del PRI, para crearle problemas a su administración, contestó que él estaba viendo allí a personas, no a organizaciones.
Si los invasores fueran personas de buena fe, que decidieran y actuaran por ellas mismas, y no fueran mangoneadas por seudolíderes del PRI, probablemente aceptarán la oferta del alcalde de ayudarles a resolver su problema de vivienda, proporcionándoles el municipio los servicios de agua potable, drenaje, pavimentación, alumbrado público, vialidades etc.
Pero los invasores no pueden ser gente de buena fe; pues si lo fueran no hubieran podido invadir por el temor a ser sorprendidos infraganti y encarcelados inmediatamente; lo que quiere decir que están actuando con la protección de las altas esferas de poder en el Estado, que les dan impunidad; pues se trata de terrenos propiedad de personas poderosas como son los empresarios e industriales del Parque Industrial Mieleras.
El Ing. Miguel Ángel Riquelme Solís, está muy necesitado de acciones de gobierno para legitimarse; pues entró de gobernador por la puerta de atrás; por eso es muy probable que sea quien resuelva la invasión, para ser el “muchachote de las películas”.

Año de reelecciones inmediatas

POR: Fernando Rangel de León/Miembro de Partidos de Izquierda 

Por primera vez en la historia, en las elecciones del 1° de julio de 2018, los Presidentes Municipales de Coahuila, que iniciarán su periodo el día 1° de enero de ese año, podrán ser reelectos para el siguiente periodo inmediato 2019-2021; como también podrán hacerlo para ese mismo periodo, los alcaldes del Estado de México, que están en funciones desde el 2016, y concluyen su periodo en 2018; con base en las reformas constitucionales de 2015.
Antes de esa reforma constitucional los presidentes municipales del país, podían reelegirse; pero no para el siguiente periodo inmediato sino después de pasado uno o varios periodos en que habían ocupado ese cargo; como ocurrió en Gómez Palacio, Durango, con los alcaldes José Rebollo Acosta, y Carlos Herrera Araluce, con tan buenos resultados.
Hubo oposición a la reelección inmediata, que no solamente es de presidentes municipales, sino también de senadores y diputados; porque una de las causas por las que se hizo la Revolución de 1910, fue porque Porfirio Díaz, se reeligió como Presidente de la República, siete veces, de 1876 a 1911, con un intervalo de cuatro años en que se la prestó a su compadre el general Manuel González, (entonces los períodos eran de cuatro años), y ya iba para una octava reelección, cuando fue derrocado por el movimiento armado que tuvo como lema “Sufragio Efectivo. No Reelección”.
Por eso para que los ahora gobernantes no se “porfiricen”, la reelección inmediata de alcaldes será solo por un periodo; la de diputados federales, por tres; y la de senadores por dos.
Una de las ventajas de la reelección inmediata de los alcaldes, es que un periodo no les alcanza para hacer lo que se proponen; pues en su primer año conocen a fondo la problemática de su municipio, empiezan a sanear las finanzas públicas, que por lo regular la administración municipal saliente las dejó hechas un desastre, y resuelven los juicios pendientes, lo que no les permite hacer todas las obras más urgentes y mejorar al máximo los servicios públicos; en su segundo año ya pueden empezar a realizar sus programas de gobierno y promesas de campaña; y en el tercero, ya saneadas las finanzas, con más experiencia administrativa y más dominio de la cosa pública, los presidentes municipales pueden ya dar más y mejores resultados a la población.
Por lo que si al terminar su primer mandato el alcalde hizo muy buena gestión pública y quiere reelegirse para seguir sirviendo a su municipio y el pueblo lo reelige, entonces ya está obligado a multiplicar su obra pública y hacer que los servicios públicos sean aun todavía mejores que los de su primer periodo.