Press "Enter" to skip to content

Hay cosas por las que vale la pena luchar!…

Es normal en un momento de nuestras vidas, escuchar la frase «Luchar por lo que vale la pena tener», y es totalmente cierto, existen tantas cosas y personas en el transcurso de nuestra vida, por lo que vale la pena luchar y tratar de conservar a nuestro lado.

¡Y claro!, no se trata de una lucha de poder, de mantener nuestro orgullo y ego, de conseguirlo pese a todo, sin medir consecuencias de nuestros actos; sino de verdad darse a la tarea de estar bien con algo o alguien, de tratar de alcanzar algo, debemos de estar conscientes que existen sueños, ilusiones, cosas materiales y hasta personas que valen nuestro tiempo, nuestra compañía, nuestro amor y sacrificios para tener junto a nosotros, para alcanzar, para conservar a nuestro lado.

Todo mundo debemos de ser capaces de luchar por lo que en verdad es necesario seguir teniendo a nuestro lado, y no se trata de luchar a muerte por algo o por alguien, sino tratar de ganar, con cariño, afecto, amor, lealtad, tolerancia, respeto, paciencia, lo que verdaderamente debe valer para nosotros, para nuestras vidas.

Siempre es válido tratar de estar bien con la familia, de mantener la paz, la unión dentro de ella, siempre es y será necesario mantenerla a flote, por sacarla adelante ante miles de tropiezos, de huracanes que pasen a través de ella, la familia es la base fundamental de nuestras vidas y claro debemos de luchar por salir adelante con ella. Todos somos distintos dentro de ella, cada quien tiene su forma de actuar y de pensar, en ocasiones habrá peleas, discusiones, pero por el amor que tenemos hacia ella, debemos de luchar por mantenerla junta, por sanar todo lo malo, por levantarla día a día.

Vale la pena luchar por lo que se quiere, claro siempre y cuando sea correspondido, vale la pena luchar por un buen amor, por esa personita que vale la pena tener a nuestro lado y no quiere decir que a toda costa debemos conservar algo que nosotros deseamos, lo que quiero decir es que si en verdad entre ambos hay amor aunque se encuentren ante miles de circunstancias que los harán caer, pero si existe el verdadero amor, se tratará de luchar por permanecer juntos, porque el amor venza todos los obstáculos que puedan presentarse ante la relación.

Vale la pena conservar las buenas amistades, creo en este mundo no se puede estar sin amigos, pero vale la pena mantener los que en verdad creemos son necesarios para crecer, los que en verdad sentimos nos quieren, que desean vernos bien, los que nos dan ese empujoncito para vernos crecer. No vale la pena conservar amistades que gozan de ver el sufrimiento en nosotros, que en lugar de apoyarnos nos van destruyendo, de esas amistades que fingen querernos, pero a nuestras espaldas hablan de nosotros, de esas con un toque de hipocresía.

Somos personas inteligentes y debemos darnos cuenta de quiénes son las personas que están a nuestro lado. Los que en verdad no vale la pena tener, que te has dado cuenta por situaciones, por actitudes, por palabras, por mensajes, que estás consciente que el cariño hacia ti no es verdadero es mejor mantenerlas lo más lejos posible.

Hay que recordar que nosotros al igual que los demás también valemos la pena, y no necesitamos a nuestro lado quien reste cosas a nuestras vidas, necesitamos quien siga sumando en ella, necesitamos personas positivas, personas que aporten, que aligeren nuestras cargas, que estén cuando se les necesita, personas con las cuales te sientas en sintonía.

Sobre todo también es un hecho que no se lucha solo por personas, sino por sueños, por esas ilusiones que no son solo fantasías, se lucha por un mejor puesto, por un mejor trabajo, por una gran oportunidad, por un buen viaje, se lucha y a veces con gran sacrificio para tratar de obtener algo que en verdad sabemos que nos es necesario, que sabemos que nos beneficiará en nuestras vidas, por cosas que sabemos que será gratificante para nosotros.

Así que amigos tratemos de luchar por todo lo que queremos, pero primero hay que ponernos a pensar sí en verdad merecen estar a nuestro lado, si en verdad los necesitamos, si es lo que deseamos, hay que luchar por lo que en verdad vale la pena tener y conservar.

Los invito a leerme en EXTRA y en mi página de facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Calaverita de EXTRA de La Laguna

En EXTRA de La Laguna,
todos tranquilos laboraban,
estaban tan distraídos,
que nadie se percataba.

La calaca los observaba,
escondida en el rincón,
ella estaba decidiendo,
a quien llevarse para el panteón.

Irma Bolívar en su agenda anotaba,
las ruedas de prensa pendientes,
no sabía que la mentada calaca,
le estaba enseñando los dientes.

Blanquita estaba sumando,
sus mil cuentas y sus balances,
ni siquiera estaba observando,
que la flaca la estaba esperando.

Cuauhtémoc Torres estaba escribiendo,
en Política virtual que poner,
no estaba nada atento,
que la huesuda andaba tras él.

Paco Palomo estaba pensando,
en la página de Extra qué editar,
que por estar tan ensimismado,
era el primero que la flaca se iba a echar.

Chuy Moreno estaba en la luna,
en Cogito, Ergo Sum que escribir,
que la calaca pa´pronto le dijo,
en la tierra ya ni pienses, ni vas a existir.

Higino Esparza con Anécdotas Irritilas,
y con su sentido de humor especial,
la calavera estaba tan reacia,
a quererlo con ella llevar.

Estrellita de la Torre estaba en su oficina,
pensando en Estrellas del Cielo,
que por estar tan entretenida,
la calaca flaca se la llevó primero.

Así todos en Extra de La Laguna,
cada uno metido en sus pensamientos,
que optó mejor la huesuda,
a llevarlos todos juntos al cementerio.

En el camposanto escribirán sus columnas,
sus entrevistas….Justo en el momento,
que a la muerte no le queda duda,
que en EXTRA hay mucho talento…

¡Cuando los hijos se van!…

Los hijos son el tesoro más bello que cualquier padre tiene, que valora, cuida y protege como la cosa más preciada sobre la tierra y jamás toma en cuenta que tarde o temprano los hijos crecen, que llega el momento que tendrán que tomar las riendas de su propia vida.

Claro, suele pasar que cuando llegan a la edad de la adultez de repente desean tomar el control de sus vidas y comienzan a tomar sus propias decisiones, a visualizar sus proyectos, a alcanzar sus metas, y van encaminándose a lo que desean tener en su vida, aunque tal vez en otra dirección diferente a la que tú pretendías o llegaste a imaginar.

¡Sí!, dicen que los hijos son el motor de nuestra vida, pero siempre llega el momento que cada uno de ellos arranca en otras direcciones y eso está bien, aunque a veces no es lo que deseas o lo que sencillamente soñaste; pero es de esperarse que en algún momento debes dejarlos actuar, permitirles cumplir sus propios sueños, de cometer sus propios errores, de asumir las consecuencias de cada uno de sus actos y sobre todo de aprender lecciones. Recuerden que cada cabeza es un mundo y aunque no siempre sean las decisiones correctas para ellos, siempre hay que darles la oportunidad de equivocarse y que sean responsables de su futuro.

La verdad de las cosas es que los hijos no se van, es que la vida se los lleva… Siempre llega ese momento en que ya no eres el centro y ya no tomas el control ni las decisiones sobre ellos, sino que pasas a ser un simple consejero, que es más que evidente que no siempre tomarán tus consejos, tal vez sólo fingirán escucharte y tomar lo que ellos creen correcto.

Te das cuenta que esos pequeños que estaban pegados a ti, ya crecieron y ya comenzaron a desarrollar su propio entorno, su personalidad, ya es otro amor el que buscan y se preparan para su propio nido formar, un camino de posibilidades se les abre y ellos desean explorarlo y aprender de sus experiencias buenas o malas.

Aunque los padres nunca dejemos de tener ese instinto de protección, en algún momento de la vida pasará, que los hijos deseen experimentar y controlar sus propias vidas, de desplegar sus alas y aprender por sí solos a volar.

Al principio es difícil para los padres aprender a soltar, te envuelven los sentimientos de tristeza, ansiedad, soledad; pero hay que darse cuenta que ellos deben seguir su propio camino y aprender a su propio ritmo, así que hay que tomar en cuenta que siempre llegará el momento en que los hijos se van y que pese a desacuerdos e inconvenientes, ya no está en nosotros como padres imponer nada, sino en dejarlos que comiencen por sí mismos a volar en otro lugar.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de La Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

¡Seré abuelita!…

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

Hace pocos días, justamente el día en que celebraba mis 45 primaveras, me dieron la noticia de que seré abuelita, de repente creo que ciertos tipos de sorpresas no las esperas, te llegan como balde de agua fría que sacude todos tus sentidos y hacen girar tus emociones, se siente un mundo de preguntas, tu vida en cuestión de instantes da un giro por completo.

“¿Yo?, abuelita tan joven”, me sentí como haber pasado de ser una simple chicuela a la madurez de un momento a otro, que ya era hora de sentar cabeza (jajajaja). Creo que en ese momento no pensé en mi hijo, ¡sino en mí!.

Después de unos instantes caí en cuenta que uno como padre siempre desea para sus hijos lo mejor, que concluyan sus estudios, que se encuentren estables en cada aspecto de sus vidas, ya sea laboral, académica, sentimentalmente y en contadas ocasiones esperas recibir una noticia de este tipo.

Claro que siempre piensas que algún día iba a llegar una noticia así, pero nunca piensas cuanto tiempo deba pasar para ello, la verdad es que no se está preparado para una situación así y menos cuando sientes que tus hijos son demasiado jóvenes y aún les falta camino por recorrer y sobre todo, tú como madre aún te sientes en la flor de la juventud (jajajajaja).

Pero la verdad, es que nunca estamos preparados para ninguna situación, la vida solo se vive y se disfruta continuamente con sus altas y bajas, con sus pros y desventajas, creo que conforme van pasado los días, te vas haciendo a la idea de que todo tarde o temprano cambia, que hay que recibir las bendiciones, así tal cual como son y sobre todo el hecho de saber que un nuevo miembro siempre será bienvenido en cualquier familia.

Hoy debemos de estar conscientes que nada, ni nadie obstaculiza el camino de otra persona, al contrario; ahora es la lucha de dos personas que tendrán que sobrevivir por mantenerse juntas, por avanzar, por seguir en la búsqueda de nuevos desafíos, de nuevos proyectos y metas pero en unidad, en un mismo conjunto.

Sé que nadie estamos preparados para cambios, para nuevas llegadas, para otros desafíos, otros caminos, nuevas vidas; pero los tiempos de Dios siempre son perfectos y hoy por hoy, me encuentro totalmente feliz, por los hijos que tengo, por la familia que formé, y por dos nuevos miembros que se unen a ella; una nuera y la extensión de mi hijo, que un día me dirá “Abuelita”.

Uno siempre inicia con el miedo que da el recibir un nuevo miembro y sobre todo el hecho de que cambiarán tal vez mil cosas en muchos aspectos, aunque claro, creo que mi principal temor era el creer que aún no tenía la edad para ello… Pero me doy cuenta que jamás existirá la edad adecuada para ser abuelita y es que siempre se nos pinta con cabellos blancos, con patitas de gallo y cuerpo encorvado; la verdad es que el hecho de experimentar hoy una nueva etapa no significa que la juventud o la creencia de ella se escape entre las manos, sino hoy será la madurez y experiencia de enfrentarse a nuevos cambios, nuevos retos y sobre todo al complemento perfecto a lo que será nuestra nueva familia…Enhorabuena a mí!….

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de La laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Cuestión de Decisión

Creo que en el transcurso de nuestras vidas siempre hemos pasado y seguiremos pasando cantidad de calamidades, malos momentos, pésimos tiempos, recuerdos que nos sacuden el alma, nostalgias que aceleran el corazón y sentimientos que nos aprisionan para quitarnos la calma.

La verdad es que conforme va pasando la vida, siempre nos enfrentaremos a tantas circunstancias negativas, que nos van atormentando y sobre todo van sacudiendo nuestra esperanza, la seguridad, la confianza, la fe, la razón, y nuestras emociones se van haciendo cada vez más frías, con incertidumbre, miedos e indecisas.

Pero creo que en ocasiones es preciso analizar nuestro interior y darnos cuenta que tenemos la gran capacidad de sobresalir de todo lo negativo, que podemos continuar sin rendirnos, que con voluntad podemos reponernos de cualquier situación y que está en nosotros la decisión de ver la vida del color que en verdad queremos verla, que a veces es necesario caer para levantarnos con gran fuerza, que también es natural equivocarse para aprender de cada lección, de estar conscientes de que todo tiene un porqué, una razón de ser en este camino llamado “vida”.

A veces es necesario enfrentarse a la carga que llevamos, a todo aquello que sentimos, a esas heridas que no contamos, a esos sueños que no cumplimos, a tantas promesas que se escaparon y a esos amores que en el viento se esfumaron. Hay que saber que debemos ser fuertes, ante todo lo que se nos va acumulando, para poder sobrellevar nuestra vida y definir el camino que deseamos continuar, si seguimos lamentándonos o deseamos la vida despejar.

Pero a pesar de lo negro que pueda ser nuestro panorama, hay que estar conscientes que solo en nosotros debe estar la determinación de querer continuar, de olvidar, perdonar, sacudir, emprender o despejar todo aquello negativo que venimos arrastrando, sólo nosotros podemos cambiar ese entorno que nos envuelve y pintarlo nuevamente de mil colores.

Nosotros somos los que decidimos, la elección está al alcance de nuestras manos, de nuestras decisiones y entusiasmo. Si solo vemos tristeza, congoja, soledad, inseguridad, miedo, indecisiones, recuerdos, llantos, culpa, rencores, decepciones y desesperación; es porque es lo que sólo queremos ver; cambiar nuestra percepción y resultados sólo depende nosotros. Todo cuanto vivimos, y la forma en que lo recibimos depende de nosotros, ¡Sólo tú sabes si te sigue afectando, o tratas de ir poco a poco soltando!.

Cuando estemos decididos en pensar en forma positiva y optimista, ten por seguro que la calma, la confianza, la fuerza y la estabilidad llegará a nuestras vidas. Hay que darnos cuenta que todo cuanto nos sucede, no está en saber cuánto nos afectará, sino como reaccionemos ante ello.

Amigos la verdad es que es cuestión de decisión si continuamos quejándonos de todo cuanto nos pasa y nos provocan, o si simplemente nos quejamos un momento para con fuerza levantarnos. ¡Así qué… Tú eliges!.

Los invito a leerme en el Diario Impreso y Digital EXTRA de La Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).