Press "Enter" to skip to content

Reflexiones Amorosas

LA SAGRADA FAMILIA JESUS, MARÍA Y JOSÉ 

POR: Antonio Fernández 

”Y bajó (Jesús) con ellos (María y José) y volvió a Nazaret y estaba sometido a ellos, y su Madre conservaba todas estas palabras que les hablo”… (Lc. 2, 51)

La Sagrada Familia, conformada por el Niño Jesús, su madre María y José, padre nutricio del Hijo de Dios, son el vivo ejemplo a imitar por la familia cristiana católica. Dios concede a las familias del mundo que lo desean, asemejarse en su santidad y espiritualidad, siempre elevadas al cielo; la sagrada Familia, se distingue por la perfección de su alma, forjada en las condiciones de vida sencilla y humildad, modestia y recogimiento se acrecentó la unión sus voluntades cada día, en el amar a Dios, dice San Agustín; …” Donde no hay celo no hay amor” … En la obra: Las Glorias de San José, refiriéndose a la obediencia del Santo Patriarca dice; …” Después que el Espíritu Santo hizo de parte de Dios la entrega de Jesús a María y José, fue exigido el acto más perfecto de obediencia, que obra al instante. Dice el evangelista; …” Luego que partieron, (Los Reyes Magos) un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto, donde permanecerás, hasta que yo te avise” … No hubo contradicción a lo que le fue solicitado, tampoco dio excusa o murmuro, no pidió explicaciones como se acostumbra en la gente del mundo; José no se detuvo a reflexionar: voy o no voy, tampoco sobre si podía posponer el viaje, José obedece al instante en lo más difícil, penoso y doloroso, como en lo gozoso, por ello, Nuestra Santa Madre Iglesia, celebra su ejemplar disposición y acatamiento al invocarlo en su letanía: … “ Protector diligente de Cristo, Jefe de la Sagrada Familia, Custodio purísimo de la Virgen y Padre nutricio del Hijo de Dios”… Jesús siendo Hijo de Dios hecho hombre, se somete y obedece a la paternidad protectora de José su padre y a la maternidad dulce de María su madre, es el lazo espiritual de unidad familiar, desborda cada día dedicado a su obligación con Dios, bueno es preguntar a los padres de familia; ¿Los esposos y sus hijos, se asemejan en virtud a la enseñanza de la Sagrada Familia? Repasando la situación que se vive, los padres se angustian viendo el alejamiento en los hijos de Dios, al que no tienen temor de ofenderlo, la perdida de respeto a sus padres, pierden de sí mismos su dignidad de Hijos de Dios, convirtiendo el hogar en una sociedad anónima. El tiempo de este siglo, la humanidad se ha alejado del bien necesario de la espiritualidad realidad que no debiera ser, dado que venimos por obra de Dios y a Él iremos, por lo que debiera existir el amor y respeto a sus padres y no la conducta rebelde e impulsiva de los hijos contra sus padres; también, cuantos padres de familia, tanto padre como madre abandona los hijos, olvidando, que por su voluntad fueron ante Dios y aceptaron la obligación de amarse como esposos en la buenas y en las malas situaciones, compromiso que ambos consientes echaron al cesto de la basura, la consecuencia: hijos perdidos en los avatares del mundo, sumidos y atados a la drogadicción, en actos de perversión inmoral, los padres atados a la vida de adulterio perdiendo autoridad para corregir los errores que viven los hijos y las corrientes de conducta que animalizan a viejos y jóvenes.
La relación familiar entre Jesús, María y José, son ejemplo de armonía y santidad, virtud y perfección a imitar. José reconoce que Dios ha puesto bajo su responsabilidad a Jesús su Hijo, de ahí su diligencia en todo momento, dice Gerson;…”Cada deseo de José, era obedecido por el Hijo y por la Madre, no como una súplica, sino como un mandato”…De donde entendemos, dice la obra, Glorias de San José;…”Jesús, sujeto a José, de quien dependen todas las criaturas, que ha creado los cielos; Jesús que ha fabricado la aurora, formado el sol, ordenado las estrellas, que tiene por tarima de sus divinos pies a toda la tierra, y que le sirven con estupor millares de ángeles y mucho más, pues ese Jesús, está sujeto a José, y sin embargo, José manda a Jesús, y Jesús obedece a José”…Admirable paternidad de José, San Bernardo de Claraval profundiza; …”Que Dios obedezca al hombre, es una humanidad sin ejemplo; pero que el hombre mande a Dios, es una excelencia sin segunda”… Desde el nacimiento del Niño Jesús, María manifiesta el gozo que la resplandece como madre amorosa, que entrega con pasión su regazo, amparo, cobijo y refugio en confortar al pequeño en sus benditos brazos, su corazón en adelante será la morada donde reposará el Hijo de Dios, así Nuestra Madre manifiesta su entrañable disposición de ser; … “La esclava del Señor “… Su maternal cuidado y abrigo es sin límite desde que el Espíritu Santo lo deposito en sus brazos, se cumple lo anunciado por el ángel del Señor que dijo a María; …” Será Grande y será llamado el Hijo del Altísimo, y su reino no tendrá fin” …
Prevalece en la Sagrada Familia la virtud de las virtudes: la caridad, lazo de unión entre Jesús con María y José, el ideal de la familia cristiana católica, es hacer de está virtud la fuente que inspire a obtener los bienes, gracias y dones de Jesús, María y José, quienes nos enseñan que los bienes recibidos de los pastores, José los distribuyo entre los más necesitados de Belén, igual, con los tesoros entregados por los Reyes Magos, José lo da a los más necesitados de Nazaret, en Egipto fue el mismo proceder, la Sagrada Familia sigue a José en los bienes espirituales como los materiales.
hefelira@yahoo.com.

Reflexiones Amorosas

JESÚS NOMBRE QUE ANIMA, ALIENTA Y CONSUELA

POR: Antonio Fernández 

María en su casa de …” Se le impuso el nombre de Jesús como lo había llamado el Ángel antes de ser concebido en el seno materno” … ( Lc 2, 21)

Nazaret, hace su habitual momento de oración que aflora incesante de su corazón, asciende al cielo como el incienso del altar, la plegaria de María trasciende el espacio es deposita en la presencia de Dios, recibida con gozo, es del agrado en los confines celestiales. La oración de María Virgen es la alabanza que no se detiene, ya desde ese instante está preparada la morada consagrada para el Hijo de Dios; de donde las apariciones de María a través de la Historia de la humanidad, son plegarias que apasionan y disponen el alma del cristiano católico, que reflejan el deseo del alma más pura, casta y sin mancha, que ha existido y existirá y haya pasado por este mundo, en su desprendido deseo de servir al Señor, compensa con igualdad de beneficios en el solemne momento de su agonía al pie de la Cruz Madre de la humanidad, dijo Jesús; …” Mujer, he ahí a tu hijo. Después dijo al discípulo; He ahí a tu Madre “…Sin demorar se desprende más el amor de nuestra Madre por las almas a ella encomendada, sin detenerse en conducirlas a la presencia de su Santísimo Hijo Jesús.
María visita a su prima Isabel, a su regreso, José, su esposo aprecia su estado maternal, se dicen muchas hipótesis de la extrañeza en José por lo que ve; se habla de su desánimo y turbación, se sintió mal porque es posible habían convenido mantenerse célibes, los curiosos afirman, José se preguntó; ¿Por qué María en cinta? No es de dudar, sino meditar en el orden de las obras de Dios su perfección en cada uno de sus pasos, como se observa en las Sagradas Escrituras, es muy posible que antes de anunciar a María el deseo del Señor, envío Dios su mensajero a José comunicar la voluntad de Dios Padre, de dar su anuencia para obrar en María lo que el Espíritu Santo depositara en Ella, y José acepto, conocedor de la venida del Mesías enseñada en el Templo, conocido en Israel el comentario que corría de boca en boca, el momento que los oráculos anuncian la venida del Mesías, es del conocimiento de José, pero él siendo hombre justo, se sintió indigno de ser Padre nutricio del Hijo de Dios, también es posible, fuera la razón por la que pensó abandonar a María en secreto, muchos son los supuestos, pero posibles, más la guía esta enunciado por el evangelista en los Santos Evangelios. A consecuencia de esa separación que está en el corazón de José, Dios fue puntual y el ángel se le aparece en sueños, para confirmar la voluntad divina dijo a José esposo de María; …” José, hijo de David, no temas recibir contigo a María, tu mujer, pues su concepción es del Espíritu Santo. Dará a luz un Hijo, y tú le pondrás el nombre de Jesús; porque Él salvará a su pueblo de sus pecados” …Apreciemos el orden del Señor, el mundo de hoy alejado de Dios, viviendo su maldad pecaminosa e incrédula no le permite entender la obra redentora de Dios. Y tan pocos los que creen en Él, la inmensa humanidad no corresponde al bien que en él se encuentra, y la obstinación de no escucharlo es porque es pertinaz en su indiferencia ha perdió el valor espiritual de su salvación; por su falta de fe en Jesús, se niega así mismo hacer suyo el fruto que Él deposita en los corazones, no cree en la eficacia de su nombre, a pesar de esta negación, consecuencia del desconocimiento que existe en su interior, es incapaz de no ver está carencia su corazón, porque carece de fe; no poder razonar que obra de Dios es Cristo Nuestro Señor, porque carece de fe; la miseria de su corazón, es situación de la infelicidad que vive el incrédulo, aunque se mofe negando su realidad, su interior sabe que miente, porque carece de fe; pero Jesús derrocha magnificencia en bien del pecador, al que llama en sus tribulaciones, su voz clama en su corazón y conciencia. El Profeta David catequiza; …” Dios y Señor nuestro, ¡Cuán admirable es tu nombre en toda la tierra!” … La Realeza de Jesús está para que el Sacerdote en su nombre absuelva perdonando los pecados al pecador; …” Como mi Padre me envío, así Yo os envío. Y dicho esto sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo, a quienes perdonaréis los pecados les quedan perdonados; y a quienes se los retuviereis, quedan retenidos “…
Instruye San Bernardino de Sena sobre el nombre de Jesús; …” El fundamento de la fe es el nombre de Jesús, mediante el cual somos constituidos hijos de Dios” …Nombre anhelado por los patriarcas y profetas, desde siglos esperaban con suspiros el nombre de Jesús, guardarlo en los corazones de las generaciones que han venido, están y vendrán al mundo. En sencillas palabras San Lucas evangelista, da a conocer el momento en que le fue impuesto su Santo nombre; …” Llegado el día octavo, en que debía circuncidarse al Niño, se le puso el nombre de Jesús, nombre que le dio el ángel antes de ser concebido” … De donde creemos, el nombre de Jesús tiene significación profunda y elevada, confirma la causa y razón de la venida del Salvador al mundo, por eso, el nombre de Jesús está por encima de todo nombre. San Pablo confirma y ratifica; …” Jesús significa: Dios y Salvador. Es el nombre más bello y más Santo “… La majestad de su nombre, en el incrédulo, es nombre terrible que calará siempre en su corazón. Dice San Bernardo de Claraval; …” Se le llama con este nombre, no se le impone y de su misma esencia tiene el ser Salvador” … Cumpliendo lo dispuesto por Dios, su nombre es liberación en las almas: Jesús, Hijo de María, nuestro libertador de la ley abominable y repulsiva del pecado yugo de satanás, es la fuerza contraria al pecado que venció derramando su preciosísima sangre; Jesús nuestro libertador, nos dio las llaves de la libertad del pecado por la gracia, que no es otra cosa, sino la fuerza liberadora de Jesús; la gloria, el estado definitivo de esa humana libertad. ¿Cómo corresponder a los bienes que nos concede? Dando gracias continuas al Señor; corresponder a su amor con amor; imitar su vida de santidad, humildad y amor al prójimo; invocar su Santísimo nombre al advertir el peligro de perder la libertad que nos ha concedido. ¿Cómo obtener el habito a la dulce devoción del Santísimo nombre de Jesús? En todo acto de la vida diaria, nuestros labios pronunciar el manjar que deleita no el paladar sino el corazón pronunciar con fe su nombre, dice San Bernardo; …” Armonía para el oído” …
La humanidad camina entre pensamientos confusos, causa de su mala conducta; problemas de familia, del trabajo e inseguridad, perversión y depravación de costumbres, adulterio y drogadicción, crímenes y abortos, corrupción e inmoralidades y más son causa de angustia, así marcha la humanidad, ahogándose en un mar tempestuoso, donde cada vez le es más difícil -porque no quiere-encontrar el madero de Cristo Nuestro Señor para asirse a él y salvarse de los males causados por su ignominia, indolencia y tolerancia al pecado, la realidad es que con esta actitud, no existe la fuerza espiritual que la ayude superar su propia crisis moral a reencontrar su salvación. ¿Dónde está el porqué de su incredulidad? La pérdida de la fe, el mundo ya no cree, no quiere pensar en su vida después de morir, se alarma del que muere, pero no cree que por la vida que hoy lleva, en la otra estará perdido eternamente, ¿Por qué no vislumbra la humanidad este destino al que ve como cosa ficticia e irreal? Cuando se le dice que hay un Dios que nos ama y al morir Él nos salvará a pesar de la vida voluptuosa y de perdición que se llevó, su incredulidad dice; ¡Fabuloso! Pero la realidad es otra, sino hay arrepentimiento en la humanidad, aferrada a una vida cómoda no reaccionara en el bien que hoy tiene a su alcance, Dios quiere que las almas vivan eternamente, y no se pierdan; Dios es misericordia y comprensión en vida del pecador, después es justicia; hoy en tu existencia es Padre amoroso, preocupado de tu mala vida, paciente ve que aceptas su benevolencia, pero como tú la humanidad continua estas atenazada y aprisionada en su incredulidad y vida hedonista, llegará el instante en que las lamentaciones no tendrán valor, por no escuchar en tiempo la voz de Dios, quienes escucharon, permanecen a lado de Jesús, recibirán no fuentes, sino torrentes de bienes que emanan del Santísimo
y dulce nombre de Jesús Hijo de Dios. Dice San Pablo; …” Todo el que invoque el nombre del Señor será salvó” … Porque Jesús es nombre que anima, alienta y consuela
hefelira@yahoo.com