Press "Enter" to skip to content

Los autos chocolate

El acuerdo que firmó el sábado 16 de octubre de este año el presidente de la república, relacionado con la legalización de los automóviles de procedencia extranjera, tiene su antecedente en los decretos expedidos en los sexenios de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón. De hecho, en esta reciente disposición, lo que promueve el actual mandatario federal es el cumplimiento de aquellas iniciativas panistas.

El Diario Oficial de la Federación publicado el 18 de octubre de este año, especifica que se trata de un “ACUERDO por el que se instruyen diversas acciones a las dependencias que se indican, en relación a la importación definitiva de vehículos usados”. Y más adelante en el documento de dos páginas se puntualiza, después de ofrecer el contexto, que deberán cumplirse el Decreto por el que se modifica y prorroga el diverso por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 24 de diciembre de 2020; así como el Decreto por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 1 de julio de 2011.

En el decreto del uno de julio del 2011, que expidió Felipe Calderón Hinojosa, acérrimo rival de AMLO, se asienta en su artículo primero, que “tiene por objeto regular la importación de vehículos usados al territorio nacional”; le siguen catorce artículos que precisan que dicha importación definitiva, obedece a los acuerdos comerciales firmados entre México, Estados Unidos y Canadá, a través del TLC: “Que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en su Anexo 300-A, Apéndice 300-A.2, párrafo 24,establece que a partir del 1o. de enero de 2009 y gradualmente hasta el año 2019, México no podrá adoptar ni mantener una prohibición o restricción a la importación de vehículos originarios usados, provenientes del territorio de Canadá o de los Estados Unidos de América (…)”.

Es decir, la actual disposición tiene un antecedente basado en acuerdos comerciales que desde los sexenios anteriores se han ejecutado; por tal motivo las críticas virulentas que han vertido ciertos sectores políticos y empresariales, olvidan aquello que en algún momento avalaron.

Los vehículos chuecos, asegura el líder de Onappafa José Guadalupe Barrios, abonan al equilibrio social. La Organización Nacional de Protección al Patrimonio Familiar, insiste en que no existen alternativas en el mercado nacional para adquirir un vehículo con un precio asequible, lo que ha ocasionado la importación ilegal de por lo menos 15 millones de unidades, las que se pretende sean regularizadas a través del pago de dos mil quinientos pesos, dinero que iría a las arcas de los municipios.

El gobernador de Coahuila expresó su inconformidad ante la posibilidad de la regularización, aceptando con resignación que deberán “entrarle al desmadre”, refiriéndose a que no se han definido las reglas de operación. Estas reglas deberá afinarlas la Secretaría de Hacienda y el Servicio de Administración Tributaria; mientras esto ocurre los propietarios de autos chocolate y las organizaciones que los respaldan, preparan sus documentos y sus dos mil quinientos pesos para legalizar sus vehículos.

De esto y aquello…

POR: Linda Milán

Hasta que uno no ha amado a un animal, una parte del alma sigue sin despertar: Anatole France

Buen día, en este espacio que agradezco a Extra de La Laguna pretendo solo compartir hechos, temas o personajes que pueden interesar a los lectores de esta herramienta de información.

Escogí para mi primera colaboración a un personaje peculiar y poco conocido de una historia documentada por Robert Weintraub en su libro “N o hay mejor amigo” (Debo decir primero que amo a los animales, especialmente a los perros pues tengo una perrija que diariamente da felicidad a mi vida. Su nombre es Nicolasa)

Se trata hoy de Judy una perrita de raza pointer originaria de Shangai y nacida en 1937 que llegó a un campo de concentración en Sumatra junto con unos marineros británicos y era la mascota del buque Grasshopper cuyos tripulantes fueron capturados como prisioneros de guerra.

Lógicamente en el campo de concentración las condiciones para los prisioneros eran crueles, las raciones de comida muy pobres. En estas condiciones fue sorprendente que Judy sobreviviera pues los presos consideraban incluso comerse al pobre animalito y los guardias japoneses le propinaban constantes golpizas

Sin embargo un prisionero de nombre Frank Williams veló por ella siempre.

En 1944 junto con todos los prisioneros Frank fue enviado por sus captores japoneses a Singapur en un viejo carguero, arreglándoselas para embarcar también a Judy.

Desgraciadamente el carguero pronto fue objetivo de los aliados que empezaron a torpedearlo provocando se incendiara y empezara a hundirse. Mientras Frank luchaba por salvarse y salvar a su mascota, ésta se ocupaba de rescatar a otros prisioneros logrando salvar a por lo menos cuatro soldados.

Esta historia tiene –como me gusta- un final feliz pues tras la guerra Frank partió hacia África llevando a Judy con él. Esta murió en 1951 de 14 años. Frank construyó un monumento en su tumba con una placa en la que grabó: “Una dama que dio más compañía de la que recibió en su corta vida”

Judy: Ejemplo de coraje, esperanza y voluntad de vivir.

“Quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”. Arthur Schopenhauer.

Prosa nebulosa

La lágrima derramada cae sobre el piso y sigue su flujo. Naturalmente bella naciente de un sentimiento profundo se desencadena a sí misma hasta crear un océano que acaba con la sed de miles de almas destrozadas.

Una comunidad de corazones inmigrantes, desamores incesantes que como una pluma flotan sobre la irrealidad, la ilusión muerta del romance inalcanzable que padece en nuestro ser se hace presente. Va rompiendo nuestro esqueleto, debilitando el aliento hasta hacernos fallecer.

Cuánta locura e insensatez, ánimo sin equilibrio en constante limitación del disfrute de la vida. Donde los sueños parecen ser el punto de quiebre o el arma perfecta en las manos de un asesino.

Oscura congregación, os colmaremos de justicia.

Diario de una Ludópata

Por: La Dra 1000


Oiga, que feo! … sin darme cuenta , todo se fue al carajo, se salió de control, de un momento a otro ya estaba llena de deudas, con los recibos a tope y sin luz, ni gas en casa, sin surtir despensa y sin gasolina para moverme, luego, en poco tiempo hasta sin automóvil… óigame no!. Lo peor de todo, sin un centavo en la cartera, ni en las cuentas de banco.

¿Cómo se llega a este estado? Así, con algo tan sencillo como es acudir a los casinos frecuentemente, apostar en línea, en apuestas deportivas y hasta en la lotería nacional. No todos, pero si muchos, llegamos a caer en la adicción al juego y las apuestas, una terrible enfermedad llamada LUDOPATÍA.

En el fondo sabía que algo iba mal, solo que no lo quería ver. “Eso de las apuestas no te va a dejar nada bueno” me dijo una vez mi Padre, cuando se dio cuenta que giré uno de sus cheques, sin recuperarle el dinero.

Y es que el jugador tiene ese problema, LA NEGACIÓN de su enfermedad, de plano todo mundo lo puede ver, menos el mismo. Por eso es importante dar el primer paso, que es: reconocer el problema y pedir ayuda. Oiga, ¡que feo!

La próxima vez veremos las 20 preguntas según Jugadores Anónimos para determinar si tu eres, o alguien de tu familia, un jugador compulsivo y necesita ayuda urgentemente. ¡Solos no podemos!.

Comparto enlace para grupos de ayuda. Hasta pronto!https://jamexico.org/

¡Cuando los hijos se van!…

Los hijos son el tesoro más bello que cualquier padre tiene, que valora, cuida y protege como la cosa más preciada sobre la tierra y jamás toma en cuenta que tarde o temprano los hijos crecen, que llega el momento que tendrán que tomar las riendas de su propia vida.

Claro, suele pasar que cuando llegan a la edad de la adultez de repente desean tomar el control de sus vidas y comienzan a tomar sus propias decisiones, a visualizar sus proyectos, a alcanzar sus metas, y van encaminándose a lo que desean tener en su vida, aunque tal vez en otra dirección diferente a la que tú pretendías o llegaste a imaginar.

¡Sí!, dicen que los hijos son el motor de nuestra vida, pero siempre llega el momento que cada uno de ellos arranca en otras direcciones y eso está bien, aunque a veces no es lo que deseas o lo que sencillamente soñaste; pero es de esperarse que en algún momento debes dejarlos actuar, permitirles cumplir sus propios sueños, de cometer sus propios errores, de asumir las consecuencias de cada uno de sus actos y sobre todo de aprender lecciones. Recuerden que cada cabeza es un mundo y aunque no siempre sean las decisiones correctas para ellos, siempre hay que darles la oportunidad de equivocarse y que sean responsables de su futuro.

La verdad de las cosas es que los hijos no se van, es que la vida se los lleva… Siempre llega ese momento en que ya no eres el centro y ya no tomas el control ni las decisiones sobre ellos, sino que pasas a ser un simple consejero, que es más que evidente que no siempre tomarán tus consejos, tal vez sólo fingirán escucharte y tomar lo que ellos creen correcto.

Te das cuenta que esos pequeños que estaban pegados a ti, ya crecieron y ya comenzaron a desarrollar su propio entorno, su personalidad, ya es otro amor el que buscan y se preparan para su propio nido formar, un camino de posibilidades se les abre y ellos desean explorarlo y aprender de sus experiencias buenas o malas.

Aunque los padres nunca dejemos de tener ese instinto de protección, en algún momento de la vida pasará, que los hijos deseen experimentar y controlar sus propias vidas, de desplegar sus alas y aprender por sí solos a volar.

Al principio es difícil para los padres aprender a soltar, te envuelven los sentimientos de tristeza, ansiedad, soledad; pero hay que darse cuenta que ellos deben seguir su propio camino y aprender a su propio ritmo, así que hay que tomar en cuenta que siempre llegará el momento en que los hijos se van y que pese a desacuerdos e inconvenientes, ya no está en nosotros como padres imponer nada, sino en dejarlos que comiencen por sí mismos a volar en otro lugar.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de La Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).