¡Vestigios de la Cuarentena!

0
842

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

Hoy en día vemos como nos hemos ido enfrentando a un virus para muchas personas de tipo mortal, un virus que amenaza a la humanidad en general sin respetar nivel social, sexo, raza, edad, que ha cobrado miles de vidas en el transcurso de estos meses y que aún sigue manteniéndonos al filo del abismo, que nos ha llevado al confinamiento.

A veces suele parecer tan increíble, la forma en que esta situación nos ha cambiado por completo la vida, que nos ha acercado en alma como seres humanos, pero nos ha mantenido alejados físicamente a las personas, que nos ha tenido a distancia para mantenernos seguros y en cierta forma “saludables”.

Aunque es más que cierto, que todo esto nos ha derivado miedos, confusiones, estrés, soledad y sobre todo el aislamiento social. Más o menos ya han pasado siete meses desde que dio inicio la pandemia, derivada del brote del nuevo coronavirus Covid-19 (SARS-CoV-2), y sobre todo hemos visto como poco a poco se iba alargando la llamada “cuarentena”. Y con ella nuestra forma de ver la vida, las circunstancias en la que nos hemos enfrentado a esta nueva forma de vida y sobre todo los obstáculos, tantos cierres de empresas, despidos, aquellos empleados que fueron enviados a sus domicilios trabajando con medio sueldo para poder sobrevivir.

Hoy hemos visto que nos estamos enfrentando a una situación muy difícil, en donde está prohibido salir sin cubre bocas o mascarillas, gel antibacterial, desinfectantes y de ser posible evitar salir y sobre todo no acudir donde existan aglomeraciones que puedan desencadenar contagios. Con dolor hemos visto tantos cambios, tantas pérdidas sin despedida, tanta falta de trabajo, clases en línea, nuevos cuidados; en fin que este virus nos cambió por completo de un día para otro la vida.

Es por demás el decir que esta nueva forma de sobrellevar la situación, nos está causando algo de incertidumbre y estrés; sobre todo a quienes viven al día, aquellos cuyos trabajos eran el convivir diariamente con miles de personas, y que hoy se han visto con nulas ganancias y escasos de trabajo; como lo son los vendedores ambulantes, los negocios de alimentos, taxistas, estéticas, que vieron mermado su trabajo por la falta de clientes, trabajo y esto debido a la nueva normalidad que se está viviendo, al aislamiento preventivo al que nos tocó enfrentarnos para minimizar los contagios que se venían presentando día con día.

En fin hubo un desequilibrio total en nuestra forma de percibir ganancias, la crisis se vio reflejada en nuestros bolsillos. Sabemos que toda crisis lleva consigo un punto de inflexión, y vamos viendo en estos momentos que la economía se va reactivando, y esperando con ello que quienes no cuentan con un trabajo fijo puedan ir mejorando sus finanzas y aquellos que fueron dados de baja en sus empleos, puedan ir empleándose de nueva cuenta.

La verdad es que este brote de Covid-19, vino a cambiar completamente nuestro panorama y no solo en el ámbito laboral, económico, social y personal, sino que para muchos ha cambiado la forma en que estamos viviendo y cómo nos vamos enfrentando a este nuevo estilo de vida, y claro con la esperanza de que pronto se encuentre la cura a este virus y que todo vuelva de nueva cuenta a la normalidad.

Lo que si les digo, que hoy por hoy todo va agarrando de nueva cuenta su ritmo, pero no por ello significa que todo ya pasó. Es obvio que si continuamos sin cuidarnos, acudiendo a aglomeraciones y volviendo a lo de antes; el virus irá en ascenso. Hoy ya muchos negocios han ido abriendo paulatinamente, trabajadores van regresando a sus labores cotidianas, “con las medidas sanitarias pertinentes” (se supone).

Sólo nos queda estar conscientes de la magnitud de altibajos que ha ido causando con su paso este mortal virus, y sobre todo el saber que la vida no es para siempre. Así que con nuestras debidas precauciones, tratemos de dar siempre lo mejor de nosotros, tratemos de ser felices y hacer felices a quienes nos rodean, por si mañana nos toca no estar aquí al menos dejemos a nuestro paso cosas buenas.

¡Si!, la pandemia nos ha dejado un mal sabor de boca; pero lamentablemente hoy nos ha tocado vivirla; así que ánimo amigos, sé que pronto todo volverá a la normalidad. ¡Cuídense y entre todos vamos a cuidarnos!.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de La Laguna y en mi página de Facebook: “Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here