¡Sigamos este camino llamado «Vida»

0
1023

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

Es natural que ocasiones la vida se encuentre llena de imperfecciones, que de repente nos sentimos hundidos en un abismo, que nos arrastran como hojas en el viento, que nos vemos empañados de emociones y cómo se va ensañando con nosotros el destino.

Pero creo que eso es normal en la vida de todos, siempre habrá momentos en los que nos sentimos tan débiles, solos e incapaces y vemos como la vida nos va carcomiendo poco a poco el alma y la lluvia de tormentas se desborda por los ojos y se nos va consumiendo la calma.

¡Sí!, a veces la vida es dura, terca y complicada, la verdad es que nadie dijo que vendríamos a vivirla así tranquilamente, sin desafíos y que todo sería en color de rosa.

La verdad es que la vida puede parecernos tan cruel y despiadada, tormentosa y oscura, cómo un túnel sin fin. Pero creo que eso también es parte de vivirla; cada momento gris, cada momento de lluvia, aún con sus huracanes. Creo que todo lo malo también nos ayuda a valorar lo que somos, lo que hacemos, lo que pretendemos y cómo somos.

¡Sí!, a veces la vida es dura, pero las cosas valiosas las conseguimos a base de esfuerzo, de trabajo, de fe, confianza, de entrega, de una lucha constante. Venimos a este mundo a aprender de cada momento, de cada prueba y cada tropiezo; la verdad es que nadie nos obsequia nada, todo lo ganamos con nuestras propias manos y para ser cada día mejor debemos poner todo nuestro entusiasmo para lograrlo.

Hoy durante esta pandemia que hemos venido presenciando, vemos que nada es fácil, que todo en ocasiones resulta ser tan complicado; pero agradezcamos el simple hecho de continuar por este camino llamada “Vida”.

Demos gracias por seguir vivos, por nuestras familias y por aquellos que nos rodean, vamos a levantarnos y a salir avante de todo lo que sucede sin desesperación. Vamos a despejarnos, a secarnos las lágrimas, sacudirnos la desesperación y la nostalgia de lo que un día fue y seamos pacientes de que todo vuelva a la calma.

No tengamos miedo de vivir, de esforzarnos un poco más de lo habitual, la vida no se nos dio para devolverla intacta, sino para ser usada así con grietas, manchas, cicatrices y doblemente reforzada.

Recordemos que nada es para siempre, que siempre existe una luz en la oscuridad, que a pesar de nuestros ratos tristes, siempre habrá una sonrisa más. No dejemos de luchar, de alcanzar, de querer y de soñar.

Sigamos por nuestra travesía, aún con cada tropiezo y dificultad, que la vida en verdad es tan bella, que siempre merece una segunda oportunidad. Dejemos de lado la pereza, los rencores, la maldad, el orgullo, la impaciencia y la terquedad.

Disfrutemos el hoy, el ahora y sobre todo agradezcamos por quienes se quedan y quienes se van; por quienes nos acompañan y sobre todo por esas personas que nos llenan de nuevas esperanzas, por esas segundas oportunidades que nos ofrece la vida y sobre todo por esos nuevos amores, despertares y comienzos que da la vida.

«La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse». ( Ernesto Sabato).

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here