Serie de capos incitan al crimen: Juan Pablo Escobar

0
1145

Por Irma Bolívar Ayala

La vida de los capos no es como los presentan en las plataformas digitales, en las series de televisión no cuentan que los narcos pasan hambre aunque tengan mucho dinero para comprar comida, porque la pasan escondiéndose, dijo el hijo del extinto líder de las drogas en Colombia Pablo Escobar Gaviria.

El arquitecto y conferencista, Juan Pablo Escobar Henao ahora conocido como Sebastián Marroquín, cuenta que de pequeño vivió rodeado de muerte, violencia, sangre, y con la ironía de tener una casa rodeada de lujos pero muchas de las veces sin nada que comer, aunque se tuvieron millones de dólares en efectivo.

Calificó a su padre, como un hombre amoroso, que siempre le inculcó buenos valores, pero que él no ponía en práctica, recuerda que le dijo con respecto a las drogas, “valiente es aquel que no la prueba”, eso le quedó grabado en la mente.

Los dueños de las nuevas plataformas digitales, como es el caso de Netflix, entre otras que transmiten series de los capos del narcotráfico, lo único que les interesa es incrementa su dinero, porque cuentan historias distorsionadas, donde pareciera que ser un narcotraficante fuera una vida de éxito, lo cual es totalmente falso, enfatizó.

“Yo no conozco a ningún narcotraficante que termine bien, no hay ninguno jubilado, los que conozco están muertos o en la cárcel”, expresó Juan Pablo Escobar.

El hijo del famoso narcotraficante colombiano, estuvo en la ciudad para impartir la conferencia: “Una historia para no repetir”.

Explicó que el propósito de compartir con la juventud la experiencia que le tocó vivir con su padre, “son lecciones totalmente contrarias a las que ellos están recibiendo de las narco-series que se están produciendo, como odas a mi padre y siento la responsabilidad de acercarle a estos muchachos el mensaje verdadero y no incitación a rendirse a la criminalidad”.

El ver serie de narcos genera una adicción similar a las drogas, “es el segundo contenido más visto de Netflix, yo creo que evidentemente encontraron en la glorificación de la actividad criminal, una fórmula de éxito que crea una gran cantidad de televidentes que están hipnotizados en la pantalla”, eso genera mucho dinero para los dueños de las plataformas, señaló.

Dijo que no está en contra de que se hagan series, pero sí en contra cuyas series sea una incitación a la criminalidad.

Es momento de que se plantee revisar las leyes del prohibicionismo, manifestó, porque son las que han incitado al mayor consumo y a una guerra sin igual que es la que se está viviendo en todas partes de Latinoamérica, “en la medida de que esas reglas del juego del siglo pasado sigan vigentes en el Siglo XXI, sería ingenuo de nuestra parte creer que las autoridades nos puedan prometer resultados diferentes con la misma aplicación de una ley que es arcaica y que no está trayendo los resultados esperados”.

Cercanía de la muerte tantas veces, tantos atentados, no poder disfrutar de todo lo que se tenían, ser dueños de nada, tener hambre, pero con muchos millones de dólares en efectivo al lado, grandes contradicciones y paradojas, es lo que vivió al lado de su padre, “realidades que no se muestras en las series y es una pena,

porque mientras yo estoy dando una plática ante miles, en Netflix se está mostrando las series de capos a millones de pesonas”.

Confía en la voluntad y capacidad de discernimiento para decidir lo que está bien y lo que está mal, también en la importancia de foros para debatir los temas de las drogas para poder combatirlas y no llegar al consumo.

Juan Pablo Escobar aseguró que en breve hablará con su hijo de seis años sobre el consumo de las drogas, “porque desgraciadamente ya están llegando a los colegios y con este mundo globalizado llegan hasta la casa, las pides por internet”.

Manifestó que copiará a su padre con la charla que sostendrá con su pequeño hijo, porque su padre le habló de una manera franca, con amor en materia de prevención, “me dijo con seriedad las consecuencias que traería para mí el consumo de drogas, creo que la educación es mi parte fundamental, el gran reto que tengo como papá es educar bien a mi hijo, para que en el momento que le ofrezcan las drogas, porque va a llegar ese momento, pueda decir que no, y sepa porqué está diciendo que no y para qué lo está haciendo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here