¡Sembremos buenos ejemplos y cosecharemos mejores personas!

0
596

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

Hemos visto con toda tristeza y angustia como los niveles de violencia han ido en aumento. Hoy nuestra paciencia cada vez es menos, nuestra tolerancia, nuestros valores, hermandad, solidaridad, empatía y buenos tratos. Y en realidad como mujer, me pregunto; ¿a donde se han ido las buenas costumbres y los valores?, ¿la educación?. Observamos cómo por cualquier cosa que lo es para uno, para otros son motivos para convertirse en seres irracionales.

En estos días es tan lamentable ver tantos casos de violencia, el observar cómo a tantas personas les es tan fácil portar armas y utilizarlas sin temor alguno. Existen tantos arranques, ya nos es difícil controlar nuestros impulsos, nuestros enojos y frustraciones y sobre todo el querer conseguir cosas, sin importar la manera de lograr nuestros objetivos. ¿Qué nos está pasando?, ¿esto queremos para nuestros hijos y nuestras generaciones venideras?, ¿Qué mundo estamos creando?, ¿y la educación, los buenos modales y los valores donde quedaron?. Creo que como personas racionales, es tan fácil analizar situaciones, calmarnos un poco y tratar de solucionar cualquier cosa, antes de actuar violentamente.

Es tan triste ver en qué nos estamos convirtiendo, a dónde vamos encaminados, no logro entender ni las circunstancias, ni las acciones que nos hacen explotar, hoy es tan sencillo acabar con la vida de alguien. Hemos visto en muchos lugares, como ha ido en aumento la ola de feminicidios, es por eso que este 09 de Marzo en todo el país se instó a un Paro Nacional y es por ende que de verdad como mujer estoy de acuerdo con apoyarnos, con tratar de alzar la voz para ser escuchadas y exigir respeto, tolerancia y justicia. Aunque he decir que no por ello apoyo a esas que se hacen llamar feministas y arrasan con todo a su paso, con esas que exigen respeto y no saben respetar, a esas que violentan contra los demás exigiendo algo que ellas mismas van pisoteando, a esas que nos denigran como mujeres, a esas que más que exigir causan actos violentos.

Si, mujer… Yo te apoyo con conciencia, esperando hacer lo propio por mi parte, tratando de alzar la voz con actos que no lastimen, tratando de dar el mejor ejemplo para aquellos que vienen detrás, educando con valores y no solapando actos negativos.

Sí, mujer… Yo te apoyo con la responsabilidad de criar hombres decentes, justos y empáticos; de no solapar a hijos vulgares, machistas, misóginos, delincuentes y asesinos. Forjemos en nuestros hijos a esos hombres de bien.

Si, mujer… Yo te apoyo por la causa, por la lucha de violencia de género, porqué aquellos que hoy nos lastiman sean encontrados y juzgados, te apoyo para gritar y pedir justicia, porque existan cambios y mayor seguridad.

Sí, mujer… Te apoyo en la labor de exigir el poder salir a las calles sin miedos ni temores, el saber que merecemos regresar sanas y salvas a nuestros hogares, para pedir por aquellas que ya no están, por las que sabemos no volverán.

Sí, mujer… Yo te apoyo y me uno a tu dolor, a todas esas tragedias que siento como mías, que se afianzan a mi corazón, también te apoyo con cambios desde mi hogar.

De verdad hay que dar un gran énfasis a lo que estamos haciendo y a cómo estamos actuando; porqué pintar iglesias o muros, quemar autos, destruir monumentos o negocios, lucir desnudas, agredir física o verbalmente a otras mujeres, o haciendo necesidades en las vías públicas no es acto de pedir justicia, ni de presumir educación y valores, eso son tan sólo, actos vandálicos que nos denigran y que hacen que cualquier exigencia se transforme tan sólo en actos incivilizados y salvajes.

Reconozco que cada cabeza es un mundo y sé que todos diferimos en cuestión de realidades, hechos, y formas de ver y percibir las cosas. Hoy sólo les doy a conocer mi simple punto de vista.

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here