Press "Enter" to skip to content

Se estrella avión de la fuerza aérea de Filipinas

Filipinas a 04 de julio de 2021.- Un avión C-130 de la Fuerza Aérea de Filipinas qué transportaba tropas de combate se estrelló en una provincia del sur mientras aterrizaba el domingo, matando al menos a 42 soldados del ejército a bordo y tres civiles en tierra, otros 53 fueron rescatados de los restos en llamas y hay 5 desaparecidos siendo buscados en los escombros calcinados, señalaron autoridades militares

Algunos soldados fueron vistos saltando del avión antes de que se estrellara y explotara en la periferia del aeropuerto de Jolo en la provincia de Sulu alrededor del mediodía, dijeron funcionarios militares. Tres de los seis pobladores que fueron golpeados por la aeronave han muerto.

El secretario de Defensa, Delfin Lorenzana, dijo que los esfuerzos de rescate y recuperación estaban en curso. La aeronave tenía 96 personas a bordo, incluidos tres pilotos y cinco tripulantes, y el resto era personal militar, aseguró el ejército, agregando que 17 soldados seguían desaparecidos. Los pilotos sobrevivieron pero resultaron gravemente heridos, dijeron las autoridades.

El Lockheed C-130 Hercules fue uno de los dos aviones de la Fuerza Aérea que pertenecían a Estados Unidos y fueron entregados a Filipinas como parte de la asistencia militar este año. Se estrelló mientras aterrizaba poco antes del mediodía del domingo en la aldea de Bangkal en la ciudad montañosa de Patikul, señaló el jefe de estado mayor militar, Cirilito Sobejana.

Los oficiales militares dijeron que al menos 50 personas a bordo fueron trasladadas a un hospital en Sulu o transportadas en avión a la ciudad de Zamboanga y las tropas estaban tratando de buscar al resto. “Según testigos presenciales, se vio a varios soldados saltando de la aeronave antes de que golpeara el suelo, librándolos de la explosión causada por el accidente”, indicó un comunicado militar.

Las imágenes iniciales publicadas por los militares mostraron la sección de cola del avión de carga relativamente intacta. Las otras partes del avión fueron quemadas o esparcidas en pedazos en un claro rodeado de cocoteros. Se vio a soldados y otros rescatistas con camillas corriendo hacia y desde el lugar del accidente envuelto en humo.

El avión transportaba tropas, muchos de ellos nuevos soldados que acababan de recibir entrenamiento básico, desde la ciudad sureña de Cagayán de Oro para su despliegue en Sulu, dijeron las autoridades.

“Se suponía que iban a unirse a nosotros en nuestra lucha contra el terrorismo”, dijo el comandante militar de Sulu, el mayor William Gonzales. Las fuerzas gubernamentales han estado luchando contra los militantes de Abu Sayyaf en la provincia predominantemente musulmana de Sulu durante décadas.

No quedó claro de inmediato qué causó el accidente. El comandante militar regional Corleto Vinluan dijo que era poco probable que la aeronave recibiera un fuego hostil y citó a testigos que dijeron que parecía haber sobrepasado la pista y luego se estrelló en la periferia del aeropuerto.

“Es muy lamentable”, dijo Sobejana a los periodistas. “El avión perdió la pista y estaba tratando de recuperar energía, pero falló y se estrelló”.

Un funcionario de la fuerza aérea dijo a The Associated Press que la pista de Jolo es más corta que la mayoría de las demás en el país, lo que dificulta que los pilotos se ajusten si un avión no alcanza el lugar de aterrizaje. El funcionario, que ha volado en aviones militares desde y hacia esa ciudad varias veces, habló bajo condición de anonimato debido a la falta de autoridad para hablar en público.

El aeropuerto de Jolo, la ciudad principal de Sulu, se encuentra a pocos kilómetros de una zona montañosa donde las tropas han luchado contra los militantes de Abu Sayyaf. Algunos activistas se han alineado con el grupo Estado Islámico.

Estados Unidos y Filipinas han incluido por separado a Abu Sayyaf en la lista negra como organización terrorista por atentados con bombas, secuestros de rescate y decapitaciones. Se ha debilitado considerablemente por años de ofensivas gubernamentales, pero sigue siendo una amenaza.

El accidente del domingo se produce cuando el número limitado de aviones militares se ha reducido aún más, ya que la fuerza aérea ayudó a transportar suministros médicos, vacunas y equipo de protección a provincias insulares remotas en medio de picos en las infecciones por la Covid-19.

El gobierno filipino ha luchado durante años para modernizar su ejército, uno de los menos equipados de Asia, ya que lidiaba con insurgencias musulmanas, comunistas y divisiones territoriales con China y otros países demandantes en el Mar de China Meridional.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: