¡Salgamos Adelante!…

0
713

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

En el transcurso de nuestras vidas es normal que pasemos por cantidad de obstáculos que nos detienen, que nos hacen querer desistir y en los cuáles nos sentimos cansados, ahogados, acongojados, enfermos, desesperados y sin salida alguna.

Pero eso sólo es un paso más en nuestras vidas, a veces sentimos cómo nuestro mundo se empaña, se oscurece y vamos viendo como poco a poco nos van llegando más y más malas situaciones; pero eso no significa que no vale la pena estar, vivir, gozar, soñar; todo es parte del aprendizaje, todas son pruebas que en ocasiones vemos como cargas demasiado pesadas y extensas y que son el cuento de nunca acabar.

Y la verdad que seremos unos ilusos si creemos que alguna vez nuestra vida será todo paz, tranquilidad y armonía; la vida está hecha de momentos, de contratiempos, incertidumbres, incomodidad, de situaciones que nos hagan sentir impacientes, insatisfechos e incluso molestos. Pero así es la vida, todo es cuestión de saber encontrar la salida más indicada, la solución más precisa y sobre todo no desistir en el intento… ¡La verdad es que la vida siempre valdrá la pena vivirla!.

¡Claro!, la vida no es en color rosa, es más que obvio que los tonos grises empañen nuestros días, nuestro camino, nuestra vida, pero sólo es necesario sacudirnos el problema con la mejor de las actitudes, no desesperar en el trayecto y ver lo mejor de cada situación.

Lo peor al pasar malos momentos es creer que la vida es injusta, que Dios es malo; al contrario, la vida y Dios solo nos presenta situaciones que nos harán más fuertes, más nobles, más juiciosos, deseosos, positivos y con ello alimentamos nuestra fe, nuestra confianza y nuestra paciencia.

No todo es negativo, y eso lo debemos tener muy en cuenta, que nuestra vida está hecha también de momentos positivos que nos llenan de gozo y sobre todo al solucionar algo que creímos no terminaría, nos genera la mejor de las alegrías y nos crea grandes expectativas.

Cada día es un aprendizaje, es la creencia de que todo estará bien y sobre todo que las soluciones siempre existen sin cuestión de desesperar en el intento.

¡Sí!, la vida no es en sí un sueño, un mundo de tranquilidad, de nubes de algodón, en tono rosa, tan mágica y maravillosa; todo tiene sus contrariedades, sus contratiempos y decepciones, pero no claudiquemos en el intento. La vida es tan hermosa aún con cada matiz, aún con cada lección, con cada tropiezo y cada torbellino de circunstancias.

Recordemos que cada dificultad nos motivará a ser mejores y más fuertes, aprendamos a vivir con cada una de nuestras experiencias y eso aligerará nuestra vida.

Así que ánimo, todo es cuestión de paciencia y fe, mucha fe…

Los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here