Reflexiones Amorosas

0
315

JESÚS ESCRUTADOR DE CORAZONES

POR: Antonio Fernández

…” Levántate y camina “… (Mt 9, 5)

Reza la profesión de fe; …” Creo en Dios Padre todopoderoso creador del cielo y de la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles” …Entonces ¿Quién puede ver al interior de su alma? Nadie, Solo Dios, ¿Quién puede ver el interior del alma del prójimo? Solo Dios. La respuesta del cristiano católico nace en su corazón avivado por la fe y confianza en Cristo Nuestro Señor afirmando: Creo en Jesús Hijo de Dios, creo en el sacramento del perdón que impulsa el alma a recuperar la gracia perdida por el pecado… Esta realidad es solo para Dios por ella será el obrar diario, pero la mayoría de personas no valoran de esta realidad la obra misericordiosa del amor de Dios al no distinguir en su interior la voz del Señor, no la reconocen ni lo aprecia su corazón por esa frialdad no lo desanima, siempre está al lado del pecador, lo que a este favorecería recapacitar frenando sus malas obras y desecharlas, lo que requiere una acción inmediata, siendo primordial disponerse con empeño conquistar las obras que enaltecerán su alma a la vista de Dios su Padre, porque toda persona es consciente de esta realidad.

Dios continuamente examina y profundiza en cada alma, ¿Quién se lo va impedir? ¡Nadie! porque son suyas, son obra de su creación por ellas derramo en la Cruz su preciosísima sangre, como Buen Pastor cuida y protege la oveja descarriada como preserva la que está en su redil, pero cuando la oveja obsesionada de su libertad no entiende la virtud que solo Dios posee y solo Él la concede, no advierte su llamado porque la ceguera uy sordera a la voz de su Pastor lo hace ser presa del lobo rapaz que se acerca la rodea hasta posesionarse de ella, así lo hace el demonio con cada alma. Al entendimiento humano es imposible creer y aceptar que Dios ahonda el interior de los millones y millones de personas que existen en el mundo y los que al paso de los tiempos han existido arrinconados en las cosas materiales del mundo, los de ayer y los de hoy no vieron o no quisieron ver que vivieron la triste realidad que da no tener fe en Dios, no creer en Cristo Nuestro Señor, no creer en su divinidad de Hijo de Dios, fueron como aquel incrédulo irónico que afirmaba ante los medios de comunicación…De ser cierto que Dios sabe lo que yo pienso siendo lo mismo con cada persona ya hubiera enviado el castigo como dicen que es justo, pero no sucede nada por eso para mí no es cierto, ¿cómo puede ver y castigar a tantos que somos? demasiada fantasía y absurdo el demasiado poder de control que se le da…Lo valioso para creer es la fe en Cristo Nuestro Señor, creer de corazón que Dios es omnipotente, aceptar que todo lo puede, y lo puede porque es soberano, todopoderoso Padre, Creador, Salvador y Redentor de las almas, basta y sobra llevar la vista a ver el mundo y el universo y preguntarse; ¿Quién ha creado el mundo en que vivimos? Dios lo ha hecho, de Él es todo lo que existe, sus virtudes son ilimitadas e inconocibles a la inteligencia y sabiduría creada en cada ser humano, solo la fe en Cristo Nuestro Señor muestra al pecador el poder infinito de Dios que sobre las almas tiene en su corazón, porque ahonda en cada persona conoce lo que hace en todo instante, ve todo hasta mejor de lo que decimos conocer de nosotros mismos, nada queda y nada está escondido u oculto a su vista, comprendamos su omnipotencia y la falsedad de nuestra parte al creer que no ve lo que hacemos y escondiéndonos creemos que no nos ve, pero Él ve, por eso en muchos cuando las borrascas de la vida los tiene en punto de romper el hilo de su vida por enfermedad, deudas, etc. Vive en una lógica angustiante es cuando viene el recuerdo de que Dios existe hace recapacitar en los males padecidos viene el convencimiento del origen de sus males esta en el pecado grave de tiempo, no duda que es la razón de sus problemas vive sacudido por ello sabe que la en ayuda está en manos de Dios y haciendo lo necesario para recomponer su situación, su ser y obrar va en busca del consuelo en la palabra de Cristo Nuestro Señor cuando dijo a sus discípulos; …”Ello es para que las obras de Dios sean manifestadas en él” …Cuando la oración es sin fe y sin amor a Dios, las cosas siguen igual en la persona, nada recibe de lo que ha pedido, no razonando si en verdad está o no arrepentido no

puede hablar su corazón al del Señor y en su mente se dirá; …Señor no tengo respuesta, y si no la tengo es porque no me escuchas solo porque no estoy en condiciones espirituales para escucharme…Triste error pensar que Dios no escucha, ¡Él escucha y quiere escuchar cómo quiere obrar! El pecador debe suplicar para recibir, nada recibirá mientras permanezca en esa obsesión, quien así crea vive en grave tentación que impide encauzarse o enmendarse cuando el “Yo” corrige a Dios sus obras y reclama que sus cosas se agravan a cada momento porque no le quiere ayudar, la respuesta tiene que buscarse en su interior, profundizar en ello hasta encontrar la causa y razón del error siendo preferible buscar el Sacerdote a cumplir con el sacramento de la confesión porque el convencido entiende que las cosas de su alma están sin valor espiritual, solo retornando a Dios con sincero y limpio arrepentimiento de sus pecados tendrá el convencimiento de valorarlo y Dios vera en su alma sus necesidades espirituales y temporales convertidas en primordiales, eso de creer que no me ve es una vana ilusión lo que si debe quedar entendido: …No se puede engañar a Jesús Hijo de Dios escrutador de corazones… siempre conocerá la intención del pensamiento, las ideas y rencores como engaños que se guardan, pretensiones, aspiraciones e inclinaciones al bien o el mal, ambiciones, odios, desprecios todo lo encerrado al interior del ser humano, Dios conoce lo que se guarda hasta el último rincón del corazón y da oportunidad al pecador a ganar la gracia y el agrado de recibir los bienes con los que se va a glorificar.

El ser humano a través de su paso por el mundo requiere recibir por sus continuas caídas el perdón de sus pecados siendo las virtudes de fe, esperanza y caridad las que comunicadas por Cristo Nuestro Señor en el sacramento del Bautismo se asemejan a un habito que se porta toda la vida cumpliendo deberes y obligaciones para con Dios se ganarán por la vida espiritual, piedad, servicio a Dios, oración y todo medio que Dios entrega, siendo muy importante que estos no son para siempre, pueden en un instante perderse por el pecado cuando la flaqueza humana atraída por la tentación tolerada se opone a conservar el alma en la gracia que da la práctica de las virtudes teologales. Ahora bien, es de asimilar que una virtud es la disposición habitual que por su práctica el cristiano católico la convierte en uso y costumbre, ya que así mismo se induce por amor a Dios hacer el bien y evitar el mal en palabra, obra y pensamiento. Es importante y necesario, esencial y decisivo arraigar en el alma y corazón el convencimiento por la fe y confianza en Dios las revelaciones que Cristo Nuestro Señor impartió en su peregrinación por el mundo al manifestar que Dios es omnipotente, escrutador de corazones, dueño de la vida y de sus fuerzas, perdonador de pecados, todo esto y mas se puede entender de ellas es su amor por las almas para ablandar la cerrazón de tantos incrédulos que pululan por el mundo, que a pesar de su obcecación es más en ellos no el desarraigo sino el arraigo de la palabra de Dios, de sus obras y de su amor, pero la dureza de corazón cierra y no hay convencimiento de su doctrina y mandamientos menos de sus prodigiosos milagros se critican con ironía, pero el mundo es camino de prueba y la prueba no es eterna, tiene un termino y en este termino solo Dios y el pecador recalcitrante. La fe es un regalo de la gracia y está totalmente de acuerdo con la voluntad de Dios.

hefelira@yahoo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here