Reflexiones Amorosas

0
1156

…” Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo “… (Mt. 28,19)

SANTA TRINIDAD UN SOLO DIOS

POR: Antonio Fernández 

La Santa Iglesia Católica y Apostólica, como todo cristiano católico, celebramos con júbilo, gozo y alegría el misterio de la Santísima Trinidad, esto es, la existencia de un solo Dios en tres personas distintas, precisado por Jesús a sus Apóstoles; …” Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo “… Cristo Nuestro Señor, entrega la revelación divina a sus Apóstoles y a la posteridad de todos los siglos del Sacramento del Bautismo, donde todo el que desee ser cristiano católico, al recibir el bautizo en la Iglesia Católica (Universal) queda obligado a vivir según la Ley de Dios y de la Iglesia, imitando y aprendiendo de Cristo Nuestro Señor sus enseñanzas. Ahora bien, volviendo al tema central, la Santísima Trinidad, la ha definido Jesús: El Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son un solo y Único Dios, iguales en todo, tienen una sola y misma divinidad, reza San Juan; …” Yo y Mí Padre somos uno “…El Hijo no está solo para amparar y proteger, resguardar y justificar el tesoro de las almas que va a redimir por su preciosísima sangre, esta preservada y conservada por el Padre, con quien el Hijo vive en Unidad de un mismo Espíritu, que siempre rogará por nosotros sin cesar. Dando crédito a San Agustín al especificar con claridad las dificultades que se presenta en la comprensión y entendimiento del misterio de la Trinidad, ilustra; …” Algunos se turban cuando oyen decir que el Padre es Dios, que el Hijo es Dios y que el Espíritu Santo es Dios, y, sin embargo, no hay tres dioses en la Trinidad, sino un solo Dios; y tratan de entender cómo puede ser esto; especialmente cuando se dice que la Trinidad actúa inseparablemente en todas las operaciones de Dios; con todo, no fue la voz del Hijo, sino la voz del Padre, la que resonó (En el Jordán y en la Transfiguración); solo el Hijo se apareció en carne mortal, padeció, resucitó y subió al cielo; y sólo el Espíritu Santo vino en figura de paloma. Y quieren entender como aquella voz del Padre es obra de la Trinidad, y cómo aquella carne en la que sólo el Hijo nació de una Virgen es obra de la misma Trinidad, y cómo pudo la Trinidad actuar en la figura de paloma, pues únicamente en ella se apareció el Espíritu Santo. [.] Y ésta es mi fe, pues es la fe católica “…
En cierta ocasión asistí a la clase de Catecismo para niños de primer grado; el Profesor de religión, después de dar la bienvenida, inicio la clase, y pregunto; … ¡Niños! ¿Quién sabe como hacer con sus dedos una cruz, entusiasmados y contentos, levantaron la mano con sus dedos en cruz, comenta el Profesor, bien por sus padres, que se lo han enseñado…Continúa la instrucción sobre como hacer la cruz con sus dedos para santiguarse, él lo hizo pronunciando la oración, luego pidió a los niños hacerlo e ir repitiendo sus palabras, soy sincero, oír a esos niños pequeños cuya inocencia se aprecia en sus rostros, y en sus vocecitas el deseo de aprender me conmovió; pronuncia el profesor; …” Por la señal de la Santa Cruz” …Haciendo una cruz en su frente, los niños también; Luego hizo una pequeña cruz sobre su boca, y los niños también, y dijo; …” De nuestros enemigos” …Y haciendo una cruz entre el pecho, baja su mano al corazón, llevando su mano al hombro izquierdo, luego lo pasa al hombro derecho diciendo; …” Líbranos Señor Dios Nuestro” …Y por último hizo una cruz mayor, llevando su mano extendida a la frente, bajándola al pecho y luego la pasa al hombro izquierdo y la lleva al derecho, invoca al Espíritu Santo; …” En nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu santo, Amen “… Y me pregunte; ¿Cuántos cristianos católicos se santiguan o persignan o signan con fe y devoción cada mañana al levantarse y al final del día? Cada quien en su intimidad sabe si lo hace o no, de preguntar al incrédulo, molesto contestará; … ¡Yo para que quiero esas cosas! … Esta realidad trasciende en la persona, al santiguarse, invoca a la Santísima Trinidad y expulsa al demonio y sus obras de su persona, sea tentación, engaño, rencor, y toda ofensa, evita por su asistencia el impulso de caer en situaciones pecaminosas, en la ira, cólera, o conspirar contra el prójimo, la avaricia o perjudicar al hermano malogrando la buena intención al principio del día y el resto del mismo; por eso cuando se quiere, sabemos que las cosas se hicieron, cuando no se quiere, no se hacen, pero al persignarse se ruega a la Santísima Trinidad; no es de gusto es acto de humildad, es para ¡Comprender! la necesidad espiritual y temporal; es de recordar y no olvidar que estamos en una lucha diaria por la salvación del alma, y eso de que no quiero o no puedo, son inclinaciones que se deben echarse al cesto de la basura, en su realidad se está aceptando ser sometido en lo que no queremos hacer, por una razón: la salvación del alma, es el demonio que quiere evitar se agrade a Dios Nuestro Señor. En las obras del bien para él alma, no se debe carecer de valor; confiemos a Dios y oración ¿Que complicado hacemos las cosas, de algo que al hacerlo será fácil!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here