Reflexiones Amorosas

0
157

ROGAR AL PADRE CON FE Y CONFIANZA

POR: Antonio Fernández

…” Pues el Padre os ama Él mismo, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que Yo vine .de Dios “…. (Jn. 16, 27)

Adoctrina el Apóstol Santiago, del que San Pablo reconoce, ser de los apóstoles de mayor autoridad en la Iglesia;;…”Pues si uno oye la palabra y no la práctica, ese tal es semejante a un hombre que mira en un espejo los rasgos de su rostro; se mira, y se aleja (del espejo) y al instante se olvida de como era “… Ahondando su doctrina discernimos, es la enseñanza fecunda, abundante e inagotable; el ponernos frente al espejo, nos da entender: pon tu alma ante ti, y así como te contemplas las facciones de tu rostro, esfuérzate en contemplar el estado en que tienes tu alma, porque solo tú sabes y conoces lo que has realizado, conoces lo que no deberías haber hecho, lo que escondes, temes que otros viendo tu cara descubran tu falta. El problema es que, aunque conociendo el estado en se tiene el alma, se dejan resbalar las manchas que la afean, se toleran, no hay preocupación de tallarlas hasta desaparecerlas, esa indisposición no es otra cosa que el demonio está diciendo: …deja eso para después, para que preocuparte y apurarte, en su momento acomodaras las cosas…Acomodo que nunca llega, ni llegará. ¿Dónde nace esa apatía de no poner orden en el alma? El ser humano olvida las cosas que no le importan, ciertamente de tiempo en tiempo la conciencia hace aparecer en la mente, las asperezas del alma, que el temor las hace de lado, se piensan un poco en ello, dejando a ese después lo que no se quiere hacer hoy. Es fácil hacerlo buscando la gracia de Dios, pero está en la voluntad y deseo del pecador, el Señor ha dicho pide a mi padre en mi nombre y os dará el bien, pero el pecador lo hace complicado, cuando se lleva la vida pecadora, implica para ese cambió dejar de tajo lo que hago y no debo hacer, es componer la situación con quien estoy, pero puede más el miedo a confesar el pecado al Sacerdote, que el temor presenta como juez estricto, que verá el detalle mínimo para condenar, cuando que el Sacerdote espera al pecador con el vivo deseo de perdonarlo, se llama misericordia de Dios, benevolencia de Dios, magnanimidad de Dios y generosidad del Padre amoroso, cuando el corazón obstinado, cierra en todo momento sus sentidos a la voz de Cristo Nuestro Señor, no recapacita que saldrá adelante rogando al Padre con fe y confianza en nombre de Jesús. Lo anterior no es ninguna exageración, cada uno sabe que en su interior existe eso y más.
Jesús incentivar aún más el alma de los Apóstoles, no olvidando, que cuando Dios da, da a manos llenas. De donde dijo;…” Os he dicho estas cosas en Parábolas; viene la hora en que no os hablaré más en parábolas, sino que abiertamente os daré noticia del Padre “…Refiriéndose a este momento el Obispo de Hipona, San Agustín, pone a la vista de las almas de todos los tiempos, el valor sublime de la palabra de Cristo Nuestro Señor, anhelo de las almas amantes de su Creador dice; …”Nos hablará sin parábolas, sin intermediarios, no de las cosas creadas, en las que vemos un vestigio de su naturaleza y perfecciones, no de la locución (expresión) profética o revelación propiamente dicha, que se nos ha hecho en esta vida por la misericordia de Dios, valiéndose de los profetas y de su mismo Hijo Jesús. Hablará una palabra única y eterna, comprensiva, para la que nos manifestará los misterios de su poder y misericordia, de su sabiduría y amor. ¡Haced Jesús, que oigamos esta palabra eterna, que sois Vos, porque sois el pensamiento y la sabiduría de Dios!” …
Jesús atrae a la memoria del cristiano católico su intercesión al Padre por su nombre; …” En aquel día pediréis en mi nombre, y no digo que Yo rogaré al Padre por vosotros,” …Se tendrá el conocimiento del carácter y fuerza del Mediador Jesús, por Él será eficaz la oración, no habrá necesidad de unir su oración a la de su Maestro, será bastante que los Apóstoles rueguen al Padre en su nombre, y el Padre escuchará. Por la oración Dios concede a los Apóstoles, eso mismo es en el cristiano católico de todos los tiempos: rogar al padre con fe y confianza, el corresponderá al amor que por su Hijo se profesa, así fue en los Apóstoles y así es en el cristiano católico de hoy y siempre, la promesa del Salvador; …” Pues el Padre os ama Él mismo, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que Yo vine de Dios “…La vida y misterios de Cristo Nuestro Señor esta entre dos viajes; la salida del Hijo del Padre para venir al mundo, y el salir de este mundo para retornar al Padre, vino al mundo presentándose con los ropajes del ser humano: carne mortal vivió entre los hombres y entre ellos murió, su vida fue vivir el anhelo de llevar los seres humanos a Dios, partió dejando el campo fértil sembrado. Ahora bien, la eficacia de la venida de Jesús, que las almas se salven, y llevarlas a Dios; …” salí del Padre, y vine al mundo; otra vez dejo el mundo, y retorno al Padre “…
hefelira@yahoo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here