Press "Enter" to skip to content

Realeza y racismo: Michelle Obama habló sobre la revelación de Meghan Markle

Londres a 16 de Marzo de 2021.- La exprimera dama de los Estados Unidos Michelle Obama dijo que los recuerdos de Meghan Markle en cuanto a la “preocupación” de un miembro de la familia real británica sobre la posible oscuridad de la piel de su hijo Archie eran “desgarradores” y que esperaba que las experiencias de la duquesa de Sussex se transformaran en una lección para el mundo.

Meghan y su esposo, el príncipe Harry, acusaron a un miembro no identificado de la familia real -que no es la reina Isabel, ni su esposo Felipe- de plantear preocupaciones racistas sobre su hijo y a los cortesanos de ignorar los pedidos de ayuda de la duquesa cuando presentó tendencias suicidas. Lo hicieron durante una entrevista televisiva con la estrella televisiva Oprah Winfrey, que arrastró a la realeza británica a su mayor crisis desde la muerte de Diana, la madre de Harry, en 1997.

Consultada sobre la revelación de Meghan, Michelle Obama dijo a NBC News: “Siento que fue desgarrador escuchar eso, que ella sentía como si estuviese en su propia familia, pero su propia familia pensaba distinto de ella”.

La esposa de Barack Obama -que es una ferviente activista en contra del racismo- comentó: “La raza no es una construcción nueva en este mundo para las personas de color, por lo que no fue una completa sorpresa escuchar sus sentimientos y que los haya expresado”.

A su vez, sostuvo: “Creo que lo que espero y en lo que pienso es que esto, ante todo, es una familia. Rezo por el perdón y la cura para ellos, para que puedan usar esto como un momento de enseñanza para todos nosotros“.

La reina Isabel dijo el martes pasado, a través de un comunicado, que la realeza estaba “entristecida” debido a lo “desafiantes” que fueron los últimos años para su nieto Harry y para Meghan. “Los problemas planteados, particularmente el de la raza, son preocupantes”, consideró la reina. “Harry, Meghan y [su hijo] Archie serán siempre miembros muy queridos de la familia”, cerró el comunicado, que buscó poner paños fríos al conflicto.

Por su parte, el príncipe William, hermano mayor de Harry, negó que la realeza británica fuese racista y el padre de Meghan, Thomas Markle, con quien ella se encuentra distanciada, puso en duda las acusaciones que realizó la duquesa.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: