Que tiempos Aquellos!…

0
294

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

Y que pasó de aquel ayer que tanto disfrutamos, creo que los que vivimos en aquella época, tranquila, divertida, sin tantas banalidades, desapegos, sin sabores y crudas realidades en verdad disfrutamos tanto.

Aquellos que somos de la época de los 80´s con una educación quizá no de excelencia, pero con valores marcados, con la plenitud consciente de los daños, con ilusiones, con sueños, con alegrías, sin miedos, sin preocupaciones y ustedes no dejarán mentir cuántos de nosotros no vivimos en la tranquilidad de las calles, disfrutando de juegos, conociendo personas en cada lugar, disfrutando nuestra infancia y juventud. Recuerdo que hace algunos ayeres, salías a las llamadas discotecas, a las tardeadas en aquellos tiempos a las tan famosas Girella, Baby Oh, Circus, Flamingos, La Rosa, Pickyu, son algunas que vienen a mi memoria, época en la que al cerrar el lugar podías regresar incluso caminando hasta tu casa sin el temor de que pudieran asaltarte o algo peor, en los que podías regresar y tus amigos te acompañaban hasta la puerta de tu hogar, en los que simple y sencillamente sentías la protección, confianza de tus amistades, de tus vecinos y que incluso desde la vecina ciudad de Gómez Palacio, veías caminar de regreso a Torreón a los que acudían a las Discotecas sin temor alguno, en dónde en esos tiempos te sentías protegido.

En verdad que tiempos aquellos en los que en ocasiones olvidabas poner el cerrojo a tu puerta, pero todo era paz y tranquilidad, en los que los únicos pleitos que  se veían eran entre diferentes pandillas y se solucionaban con palos y piedras y no con armas, ni tanta violencia.

Tiempos en los que era prescindible pedir permiso si querías salir, en los que el por favor y gracias eran palabras mágicas, en los que las demostraciones de afecto eran más simples, en el que pasear al parque tomada de la mano de tu amado era sentirse superior, en los que los besitos te llenaban el alma y una simple rosa y unos chocolates te alimentaban el corazón.

Tiempos en los que un juego de miradas expresaba tanto, en los que una sonrisa llenaba de ti cada espacio, en los que los suspiros y sentirse enamorada era como visitar el cielo sin boleto de regreso. En los que las serenatas se veían al por mayor, un trío o un mariachi, el escuchar música que te endulzaba el oído y que hacían crecer el amor.

En los que los chicos se tomaban su tiempo para enamorarte, para conocerte, y finalmente con sus bellas palabras mágicas pedirte fueras su novia, waooooo…. Momentos que disfrutabas con gran ilusión.

Qué tiempos aquellos en los que disfrutabas tanto, que podías estar a altas horas de la noche fuera de tu casa sin ese temor que ahora causa la inseguridad.

Y qué decir de  los tan famosos cines: Los Gemelos, Comarca 2000; (lo que extraño de esos cines son los intermedios, jajajajaja)….. En los que podrías salir a comprar, ir al baño, levantarte un poco de tu lugar y estirarte.

Una época en la que no reinaban los Millenials, en donde la tecnología no era parte de aquel ayer, en la que ni siquiera el televisor nos apartaba de un buen juego entre amigos. Recuerdo haber jugado a las escondidas, la trais, en mi niñez y juventud; en los que ser buen vecino era en verdad algo formidable, todos observando nuestros juegos y chiquillerías.

Qué  hermoso recuerdos de un ayer que jamás volverá, de un pasado que quedó muy atrás con la llegada de la inseguridad, del miedo, del término de nuestra paz y tranquilidad. Aunque he de decir que ha regresado esa paz, aunque ya no con la confianza de salir sin precaución, de andar sola por las calles y muchos menos a altas horas de la noche.

Hoy se vive un momento en lo que todo parece tan sencillo y tan frío, tan metódico y sin sentido. Donde las relaciones bonitas y cursis han pasado de moda, en donde abrir la puerta, cederte un lugar y una simple caminata en estos tiempos ya no es nada.

Tiempo en dónde la tecnología, los avances han ocupado gran espacio en nosotros y esos juegos con tus amigos lentamente se desvanecieron.

Si!, ha pasado el tiempo y en muchos sentidos no para mejorar, ya que los sentimientos se han vuelto más duros y reservados, más fríos y sin sentido, en donde la solidaridad y la empatía no existen en muchos sentidos y en donde el compañerismo ya no es uno mismo.

Tratemos de cambiar, de mejorar; que los valores y el sentimentalismo no debe terminar. Y como cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here