Política Virtual

0
2990

¿Y LA AUDITORÍA A LA CFE, APÁ?

POR: Cucuhtémoc Torres González 

Alguna urgente acción deberá implementar nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador para impedir que los encargados de la Comisión Federal de Electricidad –CFE-, sigan cometiendo atropellos con la aplicación de elevadísimas tarifas en contra de los organismos operadores (al menos de los de la Comarca Lagunera, tanto de Coahuila como de Durango), mismos que son los encargados de suministrarle el vital líquido a la población, tal y como lo consigna nuestra Constitución.

Los “cortes” que de la energía eléctrica le hicieron sus encargados apenas la semana pasada, primero al Sideapa y luego a dos fuentes de abastecimiento que dejaron por
varias horas sin el preciado líquido a miles de gomezpalatinos, definitivamente que no tienen justificación alguna, a pesar de que reclamen pagos sin cubrir, pero injustos y desproporcionados.

El fondo del improcedente proceder de los encargados de la citada dependencia federal, no es sino una clara y abierta represalia en contra del ayuntamiento que encabeza la alcaldesa Leticia Herrera Ale, quien para contener el abuso de los cobros estratosféricos, decidió junto con el cuerpo edilicio depositar los pagos mensuales en cuenta moratoria, conscientes de que deben, pero realistas de que los cobros son impagables.

Las mencionadas e injustas suspensiones del servicio eléctrico hacia el pueblo gomezpalatino, dejaron al descubierto que la arbitraria dependencia federal también tiene
sus cuentas pendientes con la administración herrerista, a la que “por sus pistolas” también ha dejado de pagarle durante 25 meses el servicio de agua potable, por lo que el adeudo federal al municipio se encuentra ahora en 1 millón 158 mil pesos, cantidad que se considera mínima con relación a sus gruesos ingresos que aplica a los usuarios en
general, por la buena o por la mala.

Y es que, basándose en quién sabe qué, la CFE ha estado dedicándose a incrementar de manera inhumana su tarifa, misma que para el Sideapa era en enero del año pasado de 1.48 pesos el kilowatt-hora y que ahora se encuentra en 2.70 pesos. Ufff.

A pesar del gran escándalo que se suscitó, afortunadamente el mal no pasó a mayores, toda vez que el problema se resolvió tres horas después con un simple telefonazo del
jefe de la nación a los “vivillos” de la CFE.

La gran sensibilidad que en este caso mostró López Obrador, es obvio que no coincidió con la de sus subalternos, por lo que definitivamente se han ganado “un fuerte tirón de orejas”, pues no se vale jugar con los sentimientos de la sociedad.

Con este inhumano proceder mostrado por los encargados de la CFE, se pudiera hasta sospechar que con la aplicación de estas arbitrarias tarifas, está buscándose resarcir los millonarios faltantes que en dicha dependencia se detectaron al término de la pasada administración federal, provocando que el ejecutivo ordenara la realización de una auditoría.

Vaya pues, menudo lío que, para satisfacción del pueblo mexicano, deberán resolver las nuevas autoridades que encabeza Andrés Manuel.

Por hoy, fue todo. Hasta la próxima…Dios mediante

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here