Política Virtual

0
962

COAHUILA Y DURANGO CONTRA EL DENGUE 

POR: Cuauhtémoc Torres González 

En vista de que no existe una efectiva vacuna que nos permita evitar la infección o propagación del virus del dengue (biológico aún en desarrollo por parte de Senofi Pasteur, pues su efectividad no llega al 75%), zika o chikuncunya, y más que nada porque nuestra región fue declarada desde hace algunos años zona endémica para estos males virales, las autoridades de Coahuila y Durango se unieron esta semana –por fin- en la lucha preventiva a favor de la salud de los laguneros, sin importar la entidad donde residan.
La única manera de protegerse, es que la ciudadanía siga las medidas de saneamiento básico y de protección personal, evitando principalmente la aparición de criaderos de mosquitos transmisores, con la eliminación de los “cacharros”, aplicando abate en los acumulamientos de agua, repelente en la piel y nebulizando la vía pública.
La experiencia adquirida en el tema por las autoridades sanitarias de uno y otro estado, encabezadas por los mandatarios Miguel Angel Riquelme Solís y José Aispuro Torres, es que los tres males son previsibles, toda vez que la mayoría de los factores que propician su propagación, son controlables mediante prácticas de prevención individual y comunitaria, según declaración de los secretarios de Salud en Coahuila y Durango, Roberto Bernal Gómez y César Humberto Franco Mariscal.
Esta coordinada labor gubernamental, han estado aquí replicándola en otros rubros el alcalde torreonense Jorge Zermeño Infante y la presidenta municipal gomezpalatina, Leticia Herrera Ale.
Se ha podido establecer que las tres enfermedades virales, son provocadas por la picadura del mosquito Aedes Aegypti infectado por un virus y que, paradógicamente, suelen provocar las mismas síntomas, tales como fiebre, cefalea, mialgias, artralgia y malestar en general.
A diferencia de las otras enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti, el dengue está relacionado con una letalidad dramática, conforme los reportes de la Organización Mundial de la Salud.
De acuerdo a los datos aportados, se sabe que el Sistema Nacional de Salud se ha mantenido en la línea defensiva contra los virus del dengue, zika y chikungunya, con estrategias de prevención y control para enfrentar esas enfermedades emergentes.
Conocido es que en los dos últimos años, dichas autoridades destinaron casi 1,500 millones de pesos para la atención de esos padecimientos transmitidos por vector, 20 mil personas para el control y personal en las más de 12 mil unidades médicas del país.
Para el gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido prioridad el combate al mosquito aedes aegypti, cuya picadura transmite esos males, al registrar hasta diciembre pasado seis mil 921 casos de zika, 722 de chikungunya y 16 mil 835 de dengue.
A pesar de lo mortífero que es el dengue, en pasados meses la Secretaría de Salud alertó sobre el riesgo de que mujeres embarazadas se contagiaran con el virus del zika, pues sus bebés podrían nacer con microcefalia, asociándosele con la parálisis flácida (síndrome Guillian Barré), enfermedad neurológica que puede dejar secuelas, tales como la insensibilidad o parálisis progresiva de algún músculo.
Mientras que el ISSSTE reforzó el apoyo prenatal, ante la presunta relación de la enfermedad causada por el virus del zika con complicaciones neurológicas al producto en embarazadas infectadas, el IMSS recomendó por su parte usar ropa de manga larga, pantalón y repelente, así como lavar los recipientes en los que se almacena agua y taparlos para evitar contagios.
En tanto Peña Nieto instruyó a ampliar y reforzar la información sobre ese virus para precisar sus efectos, a fin de no generar pánico en la población y propagar la alerta preventiva en las zonas con alto riesgo, como las costeras.
Por los últimos reportes epidemiológicos, se tiene conocimiento que en el país los casos por el virus del zika aumentaron a 8 mil 533; los de chikungunya, a 1,338 y los de dengue, a 19 mil 196.
Por todo lo antes expuesto, y a pesar de las trilladas recomendaciones, es necesario que, para reducir el riesgo de contraer cualquiera de las tres mencionadas enfermedades, en cada
hogar se deba utilizar repelentes contra insectos, pabellones para las camas (a la antigüita), colocar mosquiteros en puertas y ventanas, vestir camisas de manga larga y pantalones (nada de shorts), eliminar los criaderos de moscos, lavar con jabón y cepillo cubetas, piletas, tinacos, cisterna, floreros, bebederos de perros y gatos y cualquier recipiente en donde se acumule el agua. Tirar botellas, llantas, latas o trastes que ya no se utilicen, cambiar a diario el agua a los floreros y dejar el larvicida que coloca el personal de Salud en los contenedores de agua. Ufff. En fin, todo sea por conservarnos sanos.
Por hoy, fue todo. Hasta la próxima…Dios mediante.
Para quejas, sugerencias y hasta una que otra mentada…aguilaquecae_51@hotmail.com y aguilaquecae51@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here