Notitas Educativas

0
2582

LOS HIJOS SON EL REFLEJO DE LOS PADRES 

POR: Karina García Vázquez

Cuando hablamos de ser padres se nos viene a la mente pura felicidad y dulzura o quizás vagamente la idea de que un día crezcan y se avecinen problemas y es que la paternidad se ha convertido en un verdadero desafío en esta era post-moderna. Esta tarea no es nada fácil, ya que tenemos muchas cosas que juegan en contra de lo que nos toca hacer en la educación de los hijos. Pareciera que los valores; buenos modales y la educación en general, están en nuestra contra.
La manera de contrarrestar esta circunstancia en la educación de nuestros hijos, es siendo unos padres espejos. ¡Sí, espejos! y ustedes se preguntaran que quiero decir con esto, pues bueno, es cuando nosotros como papás debemos ser espejos donde nuestros hijos puedan verse, y comparar lo que ellos hacen con lo que sus padres son en realidad.
Los papas estamos llamados a modelar conductas, y se espera que estas sean buenas y constructivas para los hijos. En esta tarea se debe tener en cuenta que los niños aprenden más por lo que ven que por lo que oyen. Lamentablemente muchos han caído en la trampa de pensar que solo con palabras, castigos, gritos o correcciones severas se puede lograr la formación de los hijos.
Si deseamos ser un buen espejo, es importante que comencemos a pensar seriamente en la manera de actuar en cada situación de la vida; debido a que esta tiene una influencia, para bien o para mal, en nuestros hijos. Nosotros papás tenemos que ser tan buenos espejos, que despierten el anhelo en los hijos, de llegar a ser como nosotros.
Para lograr esto, podemos hacer una autocrítica de nuestras acciones Por ejemplo: Cómo tratamos a las demás personas alrededor de nosotros, a tu esposa, familiares y amigos. Cuáles son los hábitos de aseo personal y de trabajo. Cómo manejamos la responsabilidad y compromisos con la familia. Cómo enfrentamos los problemas de la vida; Cómo maneja-mos nuestro tiempo. Esto es lo que nuestros hijos observan y aprenden de nosotros por imitación.
Al observarnos, podemos evaluar y determinar si estamos siendo un buen espejo. Si se percata que no lo es, entonces es el momento de comenzar a hacer cambios, de eso dependerá que nuestros hijos lleguen a ser hombres y mujeres de bien.
Un día escuche por ahí esta frase «Mira a los niños y conocerás a sus padres, mira a los alumnos y conocerás a sus profesores.» Es innegable que la conducta infantil es un reflejo de la conducta materna-paterna debido a la naturaleza imitadora del ser humano. El niño chino no habla chino por ser hijo de chinos sino por escuchar ese idioma desde que se está formando en el vientre. En la formación del comportamiento humano participan (por acción u omisión) los padres, familiares, vecinos, compañeros y docentes…»
Queridos padres de familia que en esta ocasión me estás leyendo, decide asumir con mayor arrojo y compromiso la educación de tus hijos. Tu conducta puede hacer la diferencia, hasta la segunda y tercera generación. No permitas que otros, modelen la conducta y la vida de lo que más amas, tus hijos.
Éxito!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here