Notitas Educativas

0
2299

LA CONFIANZA CON TU HIJO ADOLESCENTE

POR: Karina García Vázquez

Muchos padres creen que los castigos, discusiones y gritos, así como llevar una relación complicada con los hijos adolescentes son normal, lo atribuyen exclusivamente a esa peculiar etapa de la vida.

Ese panorama está un poco alejado de la realidad, aunque es verdad que en ese lapso hay confusiones, cambios de ánimo y rebeldía, también es cierto que los padres juegan un papel importante para que todo se desarrolle así, o para que exista confianza y comunicación y es muy importante que los papás comprendan que los adolescentes cada día se convierten en individuos capaces de elegir y entender; deben de ser conscientes de que sus necesidades físicas y afectivas cambian constantemente.

¿CONTROL O CONFIANZA?

Muchos padres nos aferramos a la idea de que los hijos siguen siendo niños y que aún son totalmente dependientes.

Por tanto, los papás queremos decir qué ropa, carrera o hobbies son los adecuados, lo que lógicamente, les molesta a los jóvenes y comienzan a alejarse. Es ahí donde la comunicación se desgasta.

Por otro lado, hay que señalar que la búsqueda de identidad y cambios repentinos de los jóvenes a esa edad, aunado con la comstante lucha por tener la razón de ambas partes, propician que se fracture la relación.

Hay que ser empáticos y más que buscar ganar una confrontación, se debe pensar en la manera de solucionar esos incómodos roces con nuestros hijos.

3 PUNTOS CLAVE PARA HABLAR CON ELLOS

Estar en constante búsqueda de una comunicación fluida en casa debe ser una prioridad para nosotros como padres, sin embargo, en la adolescencia es un poco más complicado lograrlo.
Por ese motivo, se recomienda poner especial atención en tres puntos para tener un diálogo útil con ellos.

1. Paciencia. Es el secreto del diálogo ya que con el se puede comunicar eficazmente. Ser paciente permite saber escuchar sin irritarse y conocer lo que ellos realmente piensan.

2. Poner ejemplo. Los hijos desde la infancia representan lo que ven en casa. Si se les inculca la mentira, el hermetismo o la violencia, seguramente en la adolescencia saldrán todas esas características a flote. Lo importante es que como padres transmitamos calma e interés por solucionar los conflictos, así como disposición para abrir el
diálogo.

3. Atención. Que los padres escuchen lo que sus hijos tienen que decir. Preguntarles cómo se sienten, qué tal les fue en el día, qué piensan sobre temas en general, que sientan que les interesan.

Es muy importante que hagamos un esapcio de tiempo al día, para hablar exclusivamente con ellos. De igual forma, hacerle saber que en casa encontrará la confianza para expresarse en un ambiente abierto a la comunicación.
Recuerda la importancia de respetar su individualidad y guiarlo para que decida correctamente, como padres es una de las principales tareas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here