Notitas Educativas

0
2230

LAS VACACIONES DE VERANO, ¿DESCANSO O PESADILLA?

POR: Karina García Vázquez

Se acercan las vacaciones y lo primero que se viene a la mente como mamá qué somos es ¿qué
voy a hacer, y qué no hare con el tiempo libre de mis hijos?
¡Ya están aquí las vacaciones! ¡Ya está aquí el calor! Se acabó el ciclo escolar. En cuestión de unas pocas semanas los más pequeños de la casa inician sus vacaciones de verano. Las rutinas de todos los hogares sufrirán cambios drásticos, empezando por la hora de ir a la cama, de levantarse, de jugar; por tal razón como padres debemos estar preparados para el reto que es tener niños en casa con toda esa energía para gastar.
QUÉ DEBEMOS CONSIDERAR:
Lo primero que debemos asumir por el bien de nuestros hijos y más aún si son pequeños es no permitir que sus días transcurran frente al televisor, la computadora o los vídeo juegos; busca alternativas que impliquen que tu hijo salga de casa, experimente cosas nuevas, interactúe con chicos de su edad.
Pídele que te haga una lista de cosas que le gustaría hacer en su tiempo libre, que, si tuviera que planear cada día, cómo lo haría y luego ofrécele un plan en el que incluyas sus deseos, en la medida de tus posibilidades; pero haciendo una contraoferta que implique realizar actividades que tú como padre deseas que ellos asuman y aprendan a realizar.
Debemos destinar un presupuesto para las tan esperadas vacaciones, si no cuentas con uno, entonces infórmate sobre los programas culturales que existen en la ciudad y que incluso algunos de ellos son gratuitos o de bajo costo, es usual que el Gobierno destine recursos para programas infantiles esta temporada.
Antes de iniciar las vacaciones procura adelantar en lo posible tus pendientes del trabajo o cualquiera que este sea, de esa manera podrás salir a la hora y pasar tiempo con tus pequeños para ir al teatro, cine, a comer, a pasear al parque, y sobre todo para decirle lo mucho que lo amas y lo feliz que eres de pasar tiempo con ellos.
Busca apoyo con tus parientes, ofrece que tu hijo (a) les ayude en tareas que sean para el bien común, por ejemplo, sacar la basura, barrer la banqueta, limpiar el jardín; ya será cosa de ustedes si su trabajo será de carácter social o remunerado. Es conveniente que hagan sentir al pequeño que no es un castigo sino una oportunidad de colaborar y que se le dé el reconocimiento necesario por su esfuerzo.
Déjale labores para hacer en casa y ponles un horario para ser llevadas a cabo; que sean vacaciones no quiere decir que no tiene que hacer nada, enséñale que las cosas se hacen además de y no en vez de.
Involúcralo en cosas que no haya hecho antes, por ejemplo música, baile, cocina, pintura, deporte, pero todo orientado a niños, no desde la perspectiva de los adultos; de lo contrario podrás hacer que pierda el interés y que le resulte aburrido.
Invita a sus amigos a la casa, de esa manera conocerás sus amistades, y les enseñarás a ser
anfitrión. Dales la oportunidad que ellos planeen las actividades, pero explícale las cosas que deben cuidar, como el tipo de comida y la cantidad, las actividades a realizar, el permiso de los demás padres, la importancia de tener la casa ordenada, la necesidad de comportarse con educación y respeto, etc.
QUÉ NO DEBEMOS HACER:
*Castigarlo, te recomiendo que no lo castigues muy severamente, salvo que haya hecho algo verdaderamente grave; preferentemente opta por hablar sobre lo que sea que haya pasado y lleguen a un acuerdo, no hagas que sienta que estar en casa es malo.
*No los dejes todas las vacaciones en un sillón frente a algún aparato electrónico.
*Evita llevarlos a lugares que alienten conductas negativas como mala alimentación, sedentarismo o actitudes no acordes a su edad.
*Permitir que su rutina cambie demasiado, si permites que esto suceda, será complicado volver a la normalidad cuando inicie el ciclo escolar.
*No hacer planes, todos necesitamos vacaciones y los niños siempre las esperan con ansias, es por ello que independientemente de tus posibilidades económicas, debes hacer lo necesario para que tus pequeños disfruten de sus días de descanso y así cuando inicie la escuela irá con renovados bríos.
Cada familia es un mundo y cada niño es único y especial, pero todos comparten un denominador común en la infancia, y es el amor por las vacaciones, el deseo por divertirse, conocer cosas nuevas y recibir el amor de sus padres. Aprovecha estas oportunidades de convivir para hacer exactamente eso: convivir con tus hijos y crear recuerdos juntos. No olvides que Las vacaciones son una necesidad, ¡no un lujo!
¡Éxito! Nos leemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here