Notitas Educativas

0
124

LA EDUCACIÓN EN VALORES, COMIENZA EN LA FAMILIA

POR: Karina García Vázquez

Cuando era pequeña, y posteriormente, cuando estudiaba en la Normal, no recuerdo haber oído nunca bueno al menos yo « Educación en Valores», y sin embargo todo el mundo parecía practicarlos y a lo mejor exagero diciendo todo el mundo pero esa era mi percepción y yo veía que esto ayudaba a guiar los actos de las personas que me rodeaban. Sabíamos que había que respetar a los mayores, que las normas de convivencia había que cumplirlas, que cada uno debía acatar sus responsabilidades, que el trabajo y el esfuerzo tenían su recompensa…Hoy, en cambio las cosas han cambiado mucho. Hemos avanzado en tecnologías, pero hemos retrocedido en otros aspectos importantes, y por esto hoy quiero hablar de la importancia de educar con valores, para recuperar lo que hemos dejado por el camino, o que al menos pienso se nos ha olvidado inculcar a nuestros hijos, nos hemos convertido en papas «COMODOS» creyendo que nuestros hijos son grandes cuando aún son unos mocosos y luegoooo!!!!!, ahí vienen las consecuencias….
Cuando me paseo por internet, veo en muchísimos blogs que preparan proyectos y actividades para educar a los niños en este sentido, que me parece fenomenal y yo misma lo he hecho, pero que no debe distraernos hasta el punto de considerar que es en la escuela donde se tiene que aprender todo eso.
No, no nos equivoquemos. En la escuela podemos reforzarlo o ampliarlo, pero la tarea debe venir hecha de casa y los padres son los auténticos responsables de sentar las bases de una buena educación en sus hijos.
El niño aprende de lo que ve, por lo que muchas veces, sin darnos cuenta desde el ambiente familiar que se respire en casa ya le estamos inculcando valores desde edades muy tempranas.
Cada grupo o cada familia podrá tener su propia escala de valores, mientras para unos es muy importante el diálogo para otros lo será el respeto o el orden o la toma de responsabilidades. Pueden influir en esta escala factores culturales, sociales, religiosos…pero en todos los casos hay unos valores comunes que hay que tratar de potenciar. Todo el mundo valora el respeto, la paz, la cooperación…, y por otra parte todos los valores se entremezclan unos con otros, no es posible hablar de convivencia pacífica si no se habla de respeto, al igual que no se puede hablar de amistad sin hablar de diálogo y generosidad. De forma que cuando se trabaja un valor se están trabajando muchos otros a la vez, aunque siempre se pueden trabajar determinados matices o aspectos exclusivos de uno solo.
En cualquier caso se hace necesario trabajarlos todos en su conjunto, respetando la libertad e iniciativa de cada familia.
Nadie mejor que un padre o madre conoce a su hijo, ni la escuela, ni los psicólogos, ni ningún experto, los conoce mejor, por eso debe partir de ellos la decisión. Es difícil, claro que sí, pero es su responsabilidad y de nadie más. Cualquier momento es bueno para enseñarles, viendo la tele, contando un cuento, haciendo alguna actividad en casa…siempre se puede dejar caer algún comentario, y después actuar nosotros de acuerdo a lo que les estamos diciendo.
Por último padres y maestros, tenemos que recordar que una buena Educación en Valores hará que nuestros niños, el día de mañana, sean adultos felices y vivan en paz consigo mismos y los demás. Nosotros, padres y maestros, en el presente tenemos las llaves para que esto sea posible.
Quiero terminar con una frase muy sencilla pero que encierra una gran verdad «En los detalles simples se conoce la calidad, educación y valores de la gente», nos leemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here