Maltrato Infantil: Aberración Humana

0
331

POR: Hugo Ramírez Iracheta 

En la etapa más frágil del ser humano, la cual debería estar plena de felicidad, es cuando muchas personas sufren el mayor dolor físico y espiritual que pueda resentir cualquiera: desprecio, desamor, rechazo, maltrato físico, mental y emocional. Y esa violencia proviene de quienes deberían colmar de seguridad y amor la vida de los niños: sus padres.
La falta de afecto paternal es de por sí grave. El agravio se intensifica cuando lo sufre un ser indefenso, necesitado de cuidados, apoyo, cariño. Y si se agrega falta de alimentación, cuidados durante enfermedades o lesiones, ¿quién puede imaginar el sufrimiento espiritual que lo acongoja?

Por desdicha, quienes fueron maltratados en su niñez y/o adolescencia, casi habitualmente se convierten a su vez en victimarios de sus descendientes, familiares cercanos o hijos de amigos quienes, ignorantes de los problemas emocionales que padecen los “cuidadores”, les encargan a sus vástagos. El problema del maltrato infantil hasta aquí expuesto es mayor, mucho mayor. La violencia intrafamiliar es tan grave que propicia verdaderas tragedias: fallecimientos de niños maltratados físicamente, cuyo deceso ocurre por los golpes recibidos o simplemente asesinados. Pero también mueren por insuficiencia alimentaria; descuido de su salud; indiferencia a enfermedades o lesiones que les provocan la muerte.
El problema no es nuevo. Quizá no inició en tiempos de la aparición del homo sapiens o durante la conformación de clanes y tribus. Sino millones de años después, con el progreso y construcción de ciudades, estados y países.
Este conflicto también se presenta en países del primer mundo y pasa inadvertido para los gobiernos. Ocurre a pesar de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) creó en 1946 el Programa Especial de las Naciones, (UNICEF), cuyo objetivo es “colaborar en los esfuerzos de los países encaminados a mejorar la salud, la nutrición, la educación y el bienestar general de los niños”.
En 1982 la ONU declaró el día 5 de junio como “El día internacional de los niños víctimas inocentes de agresión”. Por la gravedad del caso, en este mes diferentes organizaciones civiles e instituciones oficiales, realizarán actividades para concientizar a la sociedad del inhumano trato que reciben millones de niños.
El grado de vulnerabilidad de la niñez en México se conoce por los siguientes datos de la Unicef: se estima que el 62 por ciento de los niños y niñas han sufrido maltrato en algún momento de su vida, el 10.1 por ciento de los estudiantes han padecido algún tipo de agresión física en la escuela, el 5.5 por ciento ha sido víctima de violencia sexual y un 16.6 por ciento de violencia emocional. (Wikipedia).
Sin embargo, el hecho adquiere más relevancia de la que se pueda imaginar cuando sabemos de infanticidios que los progenitores cometen por muchos motivos, en las cuales está presente el rechazo y el odio.
Los informes del incremento en México de la violencia infantil son impactantes. Asimismo, las estadísticas a nivel mundial causan asombro. La ONU difunde que a nivel mundial existen 275 millones de niños maltratados a golpes, insultos, humillaciones y abandonos. A esto se puede agregar el desamparo emocional y privación de cariño. Esto prepara a esos pequeños para un futuro delincuencial.
Este mes, en el cual se pretende concientizar a la sociedad para evitar el maltrato infantil, cabe esperar que la ciudadanía y gobiernos redescubran su humanismo y combatan esa degradante práctica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here