Los autos chuecos

0
2072

POR: Fernando Rangel de León/Miembro de Partidos de Izquierda

Lo de los autos “chuecos”, es un problema que tiene más picos que un serrucho; que empieza desde que los vehículos automotrices usados se introducen de Estados Unidos (de marcas norteamericanas, japonesas, alemanas, etc), a México sin pagar los impuestos de importación y cuya estancia en nuestro territorio, es ilegal.
Estos vehículos no entraron a nuestro país ni por aire ni por agua ni subterráneamente ni por haberse hecho invisibles sino que penetraron por todos los puestos de migración y aduanas instalados a lo largo de 3185 kilómetros de longitud de la frontera México-Estados Unidos, y que pasan por los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; y ante la “complacencia” de cientos de empleados públicos.
Por lo que si se quiere eliminar los “autos chuecos”; desde allí debe de combatirse, para que ya no se introduzca ilegalmente ni un solo vehículo más a nuestro territorio; en donde sí se introducen es porque aquí en nuestro país hay la necesidad de contar con un vehículo como instrumento de trabajo y medio necesario de transporte para las familias.
Se traen “autos chuecos”, porque no pueden comprarse vehículos de agencia o de lote de autos usados, porque son muy caros, porque el gobierno Federal, grava con el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos ISAN, los vehículos, además de cobrarles el Impuesto al Valor Agregado IVA; lo que repercute en el elevado precio de los vehículos, que finalmente los hace inaccesibles a los trabajadores.
El gobierno aduce que los “autos chuecos” dañan la industria automotriz en México, que porque al no comprarse automóviles nuevos, éstos dejan de producirse, afectando el empleo no nadamás de las fábricas sino de todas las demás industrias que producen todo lo que los vehículos necesitan, como son los asientos, tableros, bolsas de aire, etc.; lo cual no es cierto; pues quien la daña es el gobierno; que si quiere beneficiar la economía del país puede eliminar o reducir el ISAN y el IVA, en los vehículos, como artículos casi de primera necesidad; pues así la gente en lugar de comprar un “auto chueco”, adquirirá uno nuevo, aunque sea el más austero y económico de todos.
Otros picos de los autos “chuecos”, son que si deben o no empadronarse para que los gobiernos de los estados tengan una lista o control de todos ellos para en caso de que sean utilizados como instrumentos para cometer delitos; lo cual no se significa legalización alguna sino solo un medio de identificación; y de que si deben o no pagar derechos vehiculares y refrendos, como sí lo hacen los propietarios de los vehículos “derechos”, so pena de que en caso de no hacerlo se les imponen multas y recargos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here