Lo Que Corre en la Red…

0
506

¡EL AMOR SE RESPIRA POR LOS AIRES!…

POR: Estrellita E.  de la Torre Lomelí

Waooooo, que bellísimo es el sentimiento del amor, el romance destilando por doquier, ese dulce sentir, besos con sabor a miel, abrazos inesperados, amores enlazados, deseos latentes, sonrisas, suspiros, sentimientos a flor de piel. Desde tiempos muy remotos artistas, escritores, poetas, músicos, pintores, científicos, han tratado de capturar la verdadera  esencia de este sentimiento en cada muestra de lo que hacen, en cada uno de sus aportes al mundo.

El 14 de Febrero es una fecha tan importante para tantas parejas, una fecha tan esperada, ilusionada, deseada; cómo si fuese el único día para expresar nuestras emociones, para no reprimir todo aquello que sentimos, que soñamos, que deseamos.

Hace un par de días justo para esta fecha, era tan perceptible sentir cómo el amor se respiraba por los aires, y nos transmitía el deseo de sentirnos tan especiales, queridos, amados, la atención entre las parejas fue tan  notoria.

Vimos en todas las redes sociales: Instagram, twitter, facebook, whatsapp, youtube, Snapchat, etc.,  tantas muestras de afecto, el romance en todo su esplendor, las amistades haciendo gala de una gran fecha. Y es más obvio mencionar que la mercadotecnia invadió nuestras pantallas, cada lugar hacia algo elocuente de un día tan especial, con sus ofertas y promociones.

Es un hecho que esta semana todo fue romanticismo puro, miel destilando por los poros, el afecto haciéndose presente en nuestro andar, entregas de arreglos florales, globos, mensajes en los coches, letreros, obsequios al por mayor transitando por todas las calles de las diferentes ciudades.

Creo que a comparación de años anteriores, este pasado San Valentín vi con gran placer el hecho de que el amor se hizo presente en cada uno de nosotros, que aquel sentimiento que tenemos en nuestro corazón lo dimos a conocer con mucho gusto.

Y la verdad está por demás el decir que el amor es bellísimo y sobre todo recibir y dar muestras de afecto, de amor; que aunque no es necesario entregar algún obsequio para demostrar lo que siente nuestro corazón, ni para demostrar qué es lo que somos capaces de hacer por alguien, ni dar a saber qué tanta muestra de amor debemos tener para hacernos querer, para dar a saber que alguien es importante para nosotros.

El amor es bello transmitirlo, vivirlo, verlo, sentirlo; el amor es hermoso cuando lo tenemos, el dar y recibir muestras de nuestros sentimientos es algo verdaderamente maravilloso. Pero creo que no debe existir fecha especial para hacerlo, no es necesario esperar a que llegue el bendito Día de San Valentín “Día del Amor y la Amistad”, para escribir una carta, para enviar un bello mensaje, para dar algún detalle, para una cita especial, para un encuentro romántico.

La verdad es qué esta fecha que es tan especial para muchos y se ha convertido en el día más comercial para otros; total que todos los enamorados en este pasado día del amor y la amistad hicieron un extenso derroche de detalles y de amor. Y que esas demostraciones llenaron nuestras redes de mensajes con hermosas dedicatorias a esas personas que son tan especiales para cada uno de nosotros.

Pero lo importante de este asunto no son las demostraciones afectuosas de todo mundo, sino el hecho de hacerlo tan sólo en una fecha que nos parece tan importante y significativa; y es que el demostrar afecto y amor, no tiene fecha, ni hora, ni motivos; la verdad de las cosas es que eso debería ser cuestión de todos los días.

No debemos esperar a que sea una gran fecha para demostrarle a alguien que amamos o que queremos todo lo que significa para nosotros; ya sea a nuestras parejas, hijos, familias, amigos.

No dejemos que el 14 de Febrero sea tan simple una fecha más donde derrochemos amor; no dejemos que vuelva a pasar un año para hacer una invitación romántica, para escribir lo que sentimos, para hacer algo inesperado, para hacer alguna sorpresa, para demostrar lo que sentimos.

Los sentimientos debemos demostrarlos cada día de nuestras vidas, hacer sentir a los demás lo especial que son para nosotros sin estar en espera de que un día del año llegue para recordar que debemos manifestar lo que sentimos, para que el romanticismo se haga presente en nosotros.

El amor no es cosa de un día, el amor se vive diariamente, el amor hay que alimentarlo con palabras y con hechos cada día. No dejemos que la rutina, la costumbre, la impaciencia, los sinsabores de la vida, los recuerdos, el pasado, las nostalgias, las desconfianzas nos hagan perder la hermosa costumbre de demostrar nuestras emociones, no dejemos de lado aquello que nos hizo amar a alguien, que el romance nunca termine, que el cariño siempre exista.

Recuerden que cada momento especial lo hacemos nosotros, no dejemos que la monotonía de nuestros días nos haga cambiar de actitudes; nosotros pintamos nuestros días de colores, nosotros somos los únicos que podemos amargar o celebrar, sufrir o gozar, reír o llorar. Dejemos que el amor invada cada día nuestros corazones y que sin ser un día especial hagamos sentir a quienes nos rodean cuanto valen para nosotros.

Los sentimientos no cambian, cambiamos nosotros con nuestras propias actitudes; así que a mejorar, a disfrutar cada día de nuestros días, dejemos bellas huellas en los corazones de quienes están a nuestro lado, aún en la distancia.

La verdad es que el amor no se respira en el aire, el amor está en nosotros, en nuestras palabras y acciones, en cada gesto que regalamos, en lo cotidiano. Es más que obvio que todos o al menos todos queremos amar y ser amados, pero hay que reconocer si de verdad sabemos hacerlo.

Construir y mantener una relación no es nada fácil, ya que con el paso del tiempo las atenciones se van terminando y el amor se va modificando. Pero eso es cuestión de cada uno, de permitir que eso suceda. Demos el tiempo, el valor, la atención que los demás merecen, tanto como lo merecemos también nosotros. El amor puede respirarse en el aire, en nuestros hogares, en nuestro alrededor si así lo queremos, si así lo seguimos demostrando día a día y no con regalos, sino con aquellos detalles que alegran los corazones, que roban sonrisas. El sentimiento no termina, terminan las ganas de seguir demostrándolo y no debemos permitir esto.

Amigos no dejemos que el amor sea un día de San Valentín, un cumpleaños, Navidad. Las fechas son solo fechas; hagamos del amor, de nuestras acciones algo importante. Que la monotonía, el trabajo, la crisis, los problemas, la escuela no nos haga cambiar. Demos algo de nuestro tiempo a aquellos que nos rodean, amemos sin medida y recibiremos lo mismo.

Por ahí leí esta frase que dice: “La calidad del amor no es por la cantidad, sino por el cómo amamos”. Así que manos a la obra y a poner nuestro granito de arena y a demostrar día a día nuestros sentimientos.

Por cierto no quiero despedirme sin enviar un saludo muy afectuoso a mis bellos hijos, mi hermosa familia y a cada uno de los amigos que en el transcurso de mi vida me ha acompañado, tanto a aquellos que se encuentran a mi lado, cómo a aquellos que viven a la distancia. Para ustedes mi cariño y es un gusto enorme demostrarles día a día lo que significan para mí. Feliz 14, 15, 16 y el resto del año. ¡LOS QUIERO!…

Y cómo cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here