Lo que Corre en la Red…

0
1799

¡DE EXTRAÑAR NO SE VIVE, NI DE RECUERDOS SE SIGUE!…

POR: Estrellita de la Torre Lomelí 

Bueno todo mundo pasamos por diversas circunstancias de nuestras vidas, y claro he de decir que algunas malas y obvio algunas buenas. Pero que podemos decir cuando pasas por momento de soledad, de tristeza, angustia, dolor  y desesperanza. Es más que evidente que todo aquello negativo que pasamos en el transcurso de nuestras vidas tiene un proceso para seguir y que siempre hemos de evaluar el daño que esa situación nos llega a afectar en nuestras vidas o en nuestro entorno.

¡Si, lo sé!, no todo en la vida es de color de rosa, reconozco que no todo es alegría, que no todo son sonrisas, no todo son cosas positivas, puesto que hemos de vivir de todo un poco para tomarle quizá más sabor a nuestros días, para saber vivir, para aprender y enseñar.

Que a pesar de lo mucho que queremos, a veces las cosas no son tan sencillas; pero ¡claro!, en esta vida nada es sencillo, todo tiene su sensibilidad, su gravedad, su destreza. Pero es más que obvio que todo lo que vivimos bueno o malo nos deja un nivel de enseñanza para nuestro presente y nuestro futuro, que tal vez dejará una marca muy grande en nosotros, pero es de personas inteligentes aprender de todo proceso, darle seguimiento a todo aquello que estamos viviendo y no quedarnos estancados, ni hundidos en nuestro extenso mar de posibilidades.

Y claro en nuestro recorrido también han pasado muchas personas por nuestras vidas, personas que bajaron de nuestro viaje y no desearon continuar a nuestro lado, por cualquier razón que fuera. No todo mundo estamos en posibilidades de estar acompañados, sabemos que en nuestro viaje hemos dejado muchas personas bajar de nuestro tren de vida.

Pero qué decir de esas personas que decidieron no continuar con nosotros,  la verdad es que no podemos decir ni hacer nada al respecto. Obvio es, que no podemos obligar a nadie a permanecer a nuestro lado, que todo tiene una razón de ser, que aquél que no desea seguir es porque no estaba destinado a continuar con nosotros, porqué quizá Dios nos tiene destinado algo muchísimo mejor, o porque simplemente la vida así lo quiso.

Y claro es en esos momentos en que la soledad acude a nuestras vidas, que la tristeza nos hace presas, que la inseguridad no se apiada, la irracionalidad nos acompaña, que la negatividad acude a nosotros, que la angustia, el dolor y la desesperanza no se aparta de nuestro lado y es más que obvio que cuando alguien se aleja es normal sentirnos así. Nos sentimos tan débiles e indefensos, tan carentes de amor, tan melancólicos y los recuerdos no se borran y las lágrimas no se secan y nos vamos pasando los días lamentándonos y preguntándonos que fue lo que sucedió, que hay de malo en nosotros, en fin que la inseguridad nos vuelve locos.

Pero he de decir que cuando una persona se aleja de nosotros, no es fin del mundo; aunque al principio así nos podamos sentir. Es lógico sufrir, llorar y lamentarnos; pero todo pasa y la vida junto con nosotros. Es normal por un momento tomar nuestras distancias, querer alejarnos del mundo; pero créanme eso no soluciona nada, ni mucho menos alivia el dolor.

Es de humanos deprimirnos, puesto que aquel o aquella a quién creíste estaría contigo por siempre ya no lo está, ese a quién le diste todo lo mejor de tí, que amaste sin igual al final de cuentas se alejó. Pero hay que darnos cuenta que tenemos una vida por delante, que tenemos amigos, familias, por quiénes debemos estar bien y sobre todo que estamos nosotros, el motivo más importante para estar muchísimo mejor.

Claro es natural extrañar, pero de extrañar no se vive; ni de recordar se sigue. Enfrentémonos de nueva cuenta a nuestro andar, sigamos en pie de lucha.

Existirán miles de decepciones tal vez, de caídas, de sin sabores; pero de eso se trata la vida de salir avante de cada mal momento, de no perder nuestro ímpetu y ese deseo enorme por continuar, por volver a sonreír.

Amigos, la felicidad no está en aquel o aquella que una vez nos dijo un te quiero, un te amo, o eres el amor de mi vida; la felicidad es más que mil palabras bellas, está en cada acción, en aquellas personas que aún continúan con nosotros.

Si alguien se alejó demos gracias, tal vez algo mejor está destinado para nosotros. Si alguien decidió bajarse de nuestro tren de vida, es porque necesitamos asientos vacíos para nuevos pasajeros. Que el Adiós de alguien no nos haga sentir débiles, ni vacíos; al contrario dejemos en nosotros cada buen momento que nos obsequiaron, cada linda palabra que hizo eco en nosotros, cada buena acción, cada mensaje, cada detalle que nos marcó. La vida se vive de momentos, dejemos sólo en nuestras mentes y en nuestros corazones todo lo bueno.

Lloremos lo que tengamos que llorar, lamentemos lo que se tenga que lamentar; puesto que todo en nuestras vidas tiene un proceso. Pero no dejemos que el distanciamiento de aquellos que un día lo fueron todo, nos mortifique ni nos quite el sueño para siempre.

Levantemos nuestro ánimo, regalemos miles de sonrisas, dibujemos de felicidad nuestras vidas, pintemos de colores cada día. Que lo mejor siempre a nuestras vidas ha de llegar. Tomemos a nuestra amiga soledad quizá como compañera de paso, disfrutemos, vivamos.

Que cada día sea un motivo más para sonreír, no dejemos que aquellos quienes decidieron no continuar con nosotros en nuestro camino hagan mella en nosotros. Y como siempre les digo vivamos el día a día, con cada dolor y cada sin sabor, que todo en esta vida es una lección más de vida.

Y sobre todo amigos que nos quede muy en claro, que en esta vida venimos solos no acompañados, que nadie es la llave de nuestra felicidad, ni el motor de nuestro andar. Aunque claro existen nuestros hijos y familias que sabemos que siempre estarán, que siempre formarán parte de nuestro viaje.

Así que amigos, ánimo en nuestro andar… Claro ante algún rompimiento de alguna relación, es de humanos extrañar, pero también es de humanos la necesidad y el deber de continuar.

Y cómo cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here