… Lo que Corre en la Red

0
2596

¡TODO PASA PARA QUE LLEGUE ALGO MEJOR!

Estrellita E. de la Torre Lomelí

Creo que todos en nuestra vida hemos sufrido de decepciones amorosas, tantos fracasos sentimentales que con el paso de los días nos pueden venir atormentando, esos fantasmas que no se alejan, esos recuerdos que no nos dejan, tantos momentos, tanto amor que alguien ya olvidó.

La verdad es que todo mundo al menos una vez o un par de ocasiones, hemos sufrido tantos desencuentros, tantas decepciones,  ilusiones que vamos tejiendo y que al final se van desvaneciendo, un mundo de fantasías en la que creímos que la felicidad por fin estaría en nuestras vidas. Y de repente “Pum”, algo sucede y nuestro mundo da un giro inesperado, y así sin más, esos que pensábamos estarían con nosotros por siempre, se van, desaparecen, se pierden, se esfuman como sol al atardecer, como la luna misteriosa al amanecer, como un fugaz acto de magia, de repente te hundes en la tristeza y pierdes todo sentido, el mundo se detiene, los días no pasan, el llanto brota sin cesar, la ofuscación nos gana, la opresión en el pecho, un palpitar que va recorriendo nuestro ser con ansiedad, los suspiros ya no encuentran remitente, tu mirada ha perdido la luz, tus labios ya no esbozan más sonrisas, tus mejillas se tornan pálidas, tus ojos reflejan un gran vacío, y tu corazón se convierte en añicos.

¡Si!, la verdad es que al sufrir una decepción amorosa, pasamos por una etapa que no deseamos vivir, que nos parece imposible poder soportar, que nos corta esas ganas de avanzar, de repente nada tiene sentido, nuestros latidos parecen detenerse. Claro, cualquier partida es dolorosa cuando existe un sentimiento, cuando el amor continúa en alguno de ellos. El amor es el sentimiento más maravilloso que pueda existir sobre la tierra, que cuando alguno deja de sentirlo y se marcha, deja al otro con el sentimiento a flor de piel, con tantas preguntas sin responder, con un camino ya sin poder recorrer.

Me encantó un video que vi en las benditas redes que enviaba un mensaje que decía: “Ahora una lágrima es para una pronta sonrisa, un esfuerzo es para posibilitar un logro, un fracaso es para un pronto éxito, una ruptura es para un nuevo encuentro, una adversidad es para una futura prosperidad, a donde quiera que miremos, cada cosa que vivimos es una oportunidad que nosotros decidimos si aprovechamos o no”.

Por eso ahora veamos cualquier fracaso, cualquier ruptura como algo para mejorar, para no ver que por algo pasan las cosas, sino para ver que para algo mejor pasa cada cosa. Porque soy de la creencia de que todo sucede para mejorarnos, todo cuánto nos pasa es para darnos alguna enseñanza, una lección, para darnos fortaleza, para hacernos más creyentes, más seguros, más entusiastas.

Claro amigos la verdad es que cada cosa que nos sucede a pesar de que en esos momentos nos haga sentir fatales, tristes, decepcionados, rotos, frágiles; todo aquello debe darnos una nueva oportunidad para volver a comenzar algo muchísimo mejor, para reconstruirnos a base de los escombros, para establecernos firmemente, para evitar los errores pasados, para crearnos una mejor perspectiva de vida respecto a nosotros, lo que queremos, lo que buscamos, nuestros sueños y nuestras metas.

Recordemos que a pesar de sentirnos fracasados momentáneamente en el ámbito sentimental, de sentirnos culpables, de someternos estrictamente a juicios, de hacernos miles de preguntas buscando razones sobre cualquier partida; debe llegar el momento preciso para entrar en tranquilidad, para retomar nuestras vidas con gran actitud, para volver a valorarnos. Todo estado conflictivo en nosotros debe pasar, debemos tratar de salir y no seguir día a día atormentándonos y pensando en alguien que decidió abandonar nuestro tren de vida. Y recordemos no todo pasa por algo, más bien pasa para algo de gran beneficio para nosotros.

Lloremos, gritemos, lamentemos cada error, cada fracaso, cada distanciamiento, cada partida, cada decepción y seamos como el fénix al renacer de entre las cenizas. Que nada malo nos venza, que ningún fracaso nos impida volver a retomar nuestro vuelo. Siempre habrá tiempo para nuevas amistades, nuevos amores. La vida no termina con un adiós, al contrario se reafirma que aún hay vida, que estamos, que creemos, que aún confiamos.

Todo pasa para algo, tengamos abierta la mente, la confianza y la razón, los sentimientos y el corazón. Mientras sigamos en esta vida, hay que saber que quizá más decepciones habrá, más caídas, más frustraciones y desencuentros; hasta que finalmente llegue alguien para pegar cada trocito de nuestro corazón que algún día en rompecabezas se convirtió, que vendrá alguien con la actitud de lograr vencer nuestros miedos, de alejar las tormentas y sacudir las telarañas en nuestros pensamientos. No hay que darnos por vencidos ahora, que aún hay vida.

Debemos decidir si deseamos permanecer en la soledad, en la tristeza, en las tinieblas por alguien que decidió marcharse o continuar en esa búsqueda de que mejores momentos llegarán, de que mejores personas nos acompañarán. Nada dura para siempre, pero en nosotros se encuentra si irnos de fiesta o permanecer en el funeral.

Ánimo amigos que no todo está dicho, vivamos nuestros días como si fueran únicos, vivamos sin contratiempos, no perdamos la fe y la esperanza de que Dios nos prepara mejores cosas, todo lo correcto llega a su debido tiempo, mientras tanto dicen por ahí que hay que disfrutar de los incorrectos (jajajajaja), no hay prisas….

Todo pasa para dar entrada a algo mucho mejor, de verdad que todo tiene alguna razón. No dejen de leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor). https://www.facebook.com/Estrellas-en-el-cielo-977026885652471/

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here