…Lo que Corre en la Red

0
469

¡QUE NUESTRAS INSEGURIDADES NO GANEN!….

Estrellita E. de la Torre Lomelí

Creo que existen momentos en los que sentimos de repente que la inseguridad reina nuestras vidas, que nos es imposible aceptarnos tal y como somos, nos cuesta tanto trabajo salir de nuestro caparazón y tememos siempre, y nos sentimos dependientes de las opiniones de los demás, que nos importa tanto lo que piensan de nosotros, de nuestra forma de ser, de actuar y hasta de lucir.

Pero las verdad de las cosas es que debemos darnos cuenta que no venimos  a este mundo para complacer a nadie, solo a nosotros mismos y que debemos de ser los únicos capaces de ver más allá de nuestras apariencias, de nuestros pensamientos; nadie debe venir a hacer críticas destructivas que lo único que liberan son nuestras inseguridades, nuestros temores, que en algunos casos bajan nuestro autoestima, no debemos permitir que nadie interfiera en nuestra forma de ser o de pensar, de lucir o de actuar.

Es más que claro que en este mundo todos estamos lejos de la perfección, y sobre todo que no debemos ser igual a absolutamente nadie. Que nosotros somos únicos e inigualables, aún con cada tropiezo, defecto, con nuestras miles de imperfecciones. No debemos permitir que alguien venga a decirnos en que estamos mal, que debemos cambiar, muchos menos aceptar que nos den opiniones destructivas que lo único que provocan es desvalorizarnos como personas.

En esta vida, siempre existirán personas que tengan pensamientos diferentes a nosotros, personas que son completamente distintas, en facciones, físico, pensamientos, y hasta en lo que carga en su corazón; y claro, nadie debe ser igual a otro, todos somos completamente diferentes, y todos tenemos un algo que nos distingue de entre los demás.

Debemos alejar a esas personas que nos hacen críticas destructivas, aquellas que no aportan nada bueno a nuestras vidas, aquellas cuyo valor está en hacer sentir mal a los demás y se ensalzan con nuestros fracasos, de aquellas que se congratulan de las tempestades ajenas.

Debemos recordar que nadie es mejor que nosotros, que nosotros valemos tanto como cualquier otro. No debemos permitir que aquellas personas que se dicen amistades gocen de nuestros sufrimientos, de nuestras cargas, de nuestras caídas, de nuestros errores, de cada fracaso, no dejemos que sigan permaneciendo a nuestro lado. La verdad es que no necesitamos malas personas. Vamos a rodearnos de aquellas que nos benefician, que aportan cosas positivas para nuestro crecimiento individual, que son pequeños peldaños para nuestras metas, que te llenan de autoestima, de confianza, de paz, que te alientan día con día dándote esperanza para mejorar.

La verdad de todo es que somos muy fuertes, pero en ocasiones las personas que de verdad son débiles no desean ver que alguien pueda sobresalir más, que alguien pueda llegar a lo que ellas han querido, les es imposible aceptar la felicidad de los demás; que necesitan pisotear, denigrar y aprovecharse de los demás. Pero somos seres inteligentes, aunque a veces tarde, pero nos damos cuenta de las situaciones que suceden a nuestro alrededor y tratamos de huir de cada mala acción.

Aunque en ocasiones las inseguridades quieran ser parte de nosotros y eso nos trae tristeza, descontrol a nuestras vidas, la calma llegará y nos abrirá de nueva cuenta los ojos y eso nos hará entender que aunque no somos perfectos somos únicos, que aunque hayamos tenido ciertos tropiezos en nuestro andar, todo poco a poco se va resolviendo; que no debemos permitir que nada malo arruine nuestros días, al contrario cada día debemos levantarnos con gran entusiasmo y permitirnos tener grandiosos días.

Hay personas que ante nuestra felicidad, quieren siempre arruinar cualquier momento, que nos meten el pie para disfrutar ver nuestras caídas, que hacen todo lo posible por estropear nuestro andar y es ahí donde debemos darnos cuenta que somos nosotros mismos quienes damos paso a ello. Así que tan solo somos nosotros los que debemos alejarnos ante estas situaciones y darnos la verdadera oportunidad de continuar ante todo, de buscar nuestro propio bienestar y sobre todo que somos los únicos que debemos hacernos las autocríticas necesarias, que si algo no nos gusta está sólo en nuestras manos hacer los cambios apropiados.

¡Si! claro, estamos llenos de inseguridades, de miedos; pero debemos darnos cuenta que todo mundo tiene miedo a algo y que no por ello se detiene a lamentarse, a desvalorizarse; sino al contrario que lucha ante cualquier mal momento, cada decepción, cada fracaso, cada traición, cada partida, cada desamor, cada mal crítica; que no debemos dar cabida a nuestras vidas a personas de mala fe.

Que personas que traen consigo buenas vibras, mejores pensamientos hay muchas y es a ellas a quienes debemos acercarnos para contagiarnos de las mejores actitudes, para apoyarnos. Y sobre todo darnos el tiempo necesario a nosotros mismos para reflexionar, para amarnos, para elogiarnos, consentirnos, y sobre todo para abrir nuestras emociones y pensamientos.

Demos el cambio necesario que beneficie nuestras vidas, tomemos la decisión de que nadie ni nada pase encima de nosotros, no demos armas a nadie para hacernos sentir mal, que aquel que no sigue en nuestro camino es porque el destino así lo tenía previsto, que siempre hay cosas mejores por llegar, nuevos cambios, nuevos amores, nuevas amistades, nuevas situaciones, nuevos sentimientos, nuevos recuerdos.   Debemos aprender a tener confianza en nosotros, en lo que somos, en lo mucho que valemos, nuestra seguridad depende de nosotros.

Amigos, es más que obvio que a veces nos sentimos tan insignificantes, desanimados, desconfiados, débiles, desolados, pero debemos reconocer y recapacitar sobre lo mucho que valemos, que si algo debemos cambiar es el aceptar las situaciones, los miedos, las despedidas, los sentimientos y después tratar de cambiar los pensamientos y darnos cuenta que todo tiene su razón de ser y de ahí podremos extender nuestras alas y volver a volar.

Que ningún miedo e inseguridad nos quite las ganas de continuar, ¡claro!, somos mucho y tenemos un enorme valor. Pero en nosotros está sembrar pensamientos benéficos de nosotros mismos para volver a confiar.

Y como cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi Página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

https://www.facebook.com/Estrellas-en-el-cielo-977026885652471/notifications/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here