Lo que Corre en la Red…

0
307

¡DEBEMOS CONTINUAR!…

Estrellita E. de la Torre Lomelí

En esta vida tengamos por seguro que siempre habrá nuevos amaneceres, nuevas oportunidades de trabajo, nuevas esperanzas, nuevos sueños, nuevas amistades, nuevos amores… Hay cosas que nos son inevitables por tener y por dejar ir, personas que terminaron su viaje junto a nosotros, momentos que pasaron, trabajos concluidos, en fin existe un sinfín de circunstancias que pasan en nuestras vidas. Y que ante todo eso nos es imposible sentirnos tristes, desesperados, desconsolados, con lágrimas brotando siempre, y el alma hecha añicos, con el miedo inerte a continuar. Pero debemos de pensar que a veces los cambios son buenos, que debemos de tener la fe y la esperanza de que siempre llegan cosas mejores a nuestras vidas, que nuestros días no se acaban con una partida, con un mal sueño, con una desilusión, con un trabajo que no nos benefició, con amistades que nos defraudaron, con fantasías que terminaron. Debemos de confiar que todo lo que venga a partir de hoy nos traerá cosas maravillosas, que siempre está el miedo de continuar, de conocer cosas nuevas, pero debemos de seguir, de luchar, de saber que todo vendrá para mejorar.

Todos debemos tomar en cuenta que en esta vida no todo es paz y armonía, que no todo es amor, solidaridad, confianza, magia, fantasías; ¡claro que no!, en este mundo también existen los sufrimientos y las desgracias, las tristezas, el llanto, las ofensas, el rencor, el odio, las decepciones, las traiciones, los chismes, las desconfianzas. Este mundo está lleno no solo de cosas positivas, también la negatividad reina en cualquier lugar.

Pero tenemos que aprender de todo cuando nos pasa en nuestras vidas, de cada tropiezo y fracaso, debemos aprender a sobrellevar cualquier circunstancia, a valorar a quienes tenemos, a amar todo lo que somos y vivimos.

Sabemos que miles de veces nos romperán el corazón, que nada es perfecto; pero tampoco el dolor es duradero, que todo va pasando y nuestros corazones se van calmando. Que cada decepción nos hace más fuertes y cada dolor más inteligentes.

Confiemos plenamente en nosotros en nuestras actitudes y sobre todo en nuestras cualidades por salir airoso de cualquier circunstancia, todo nos hace aprender y valorar. Recordemos que somos especiales y nos merecemos cosas buenas y que todo lo malo que hemos vivido, son simples aprendizajes de vida, que son solo pequeñas heridas que alguien vendrá a cicatrizar.

Existen oportunidades que jamás se vuelven a presentar, así que arriesguémonos; la vida se vive tan sólo una vez, equivoquémonos no importa, pero disfrutemos de cada error, y así analizaremos plenamente que sucedió, que debemos de mejorar, de cambiar, de aprender.

Es más que claro que a veces nos enfrentemos ante momentos de la vida que pareciera que nada tiene sentido, que vamos fracaso tras fracaso, que hemos visto tantas promesas tiradas a la basura, tantas palabras sin sentido, tantos sentimientos vacíos; que nos vemos como un velero naufragando a la deriva entre la marea del ancho mar, yendo de un lado a otro, sin percatarnos que no debemos nuestra felicidad a alguien, sino a nosotros mismos, a aprender de todo lo vivido, a resarcir errores, a luchar por los sueños que hemos dejado en nuestros caminos, a fomentar más fantasías, más hazañas, más ideas; en este mundo nada es perfecto y nuestras vidas jamás lo serán. Pero no por ello debemos estar tristes, al contrario, debemos seguir sin dudas, sin prisas, sin tiempo, sin horarios.

A veces sentimos que todo está en contra, incluso esas personas que creímos que estarían a nuestro lado en los peores momentos de nuestras vidas, pero a veces nada es para siempre y nosotros seguimos al pie del cañón, con esas ganas enormes de amar, de triunfar, de crecer, de trabajar, de andar.

No esperemos que las cosas vengan hacia nosotros de la nada, las cosas a veces hay que perseguirlas, quererlas, desearlas con todas nuestras fuerzas y luchar por ellas para tratar de mejorar, de ser feliz.

No debemos de sentir que hemos perdido algo, que alguien nos ha abandonado, que alguien se alejó, que algo terminó, todo tiene un ciclo en nuestras vidas y hay ciclos que concluyen más pronto de lo que imaginamos. Pero siempre hay que volver a intentar las cosas, hasta que nos salga bien.

Cada día se nos da para aprender algo nuevo, miremos los días con la mejor de las actitudes, pintemos nuestros días con magia, con colores, con confianza, pasión. Cada vez que aprendemos cosas nuevas nuestro mundo va creciendo y nosotros vamos avanzando en medida que esto sucede y así podemos disfrutar con más satisfacción lo que hemos logrado hasta el momento. Merecemos tanto, somos tanto.

Que nada nos robe esas ganas de continuar, que nadie nos corte nuestras alas y nos impida volver a volar, a soñar. Que en cada nuevo día, nuevas esperanzas existen.

Digamos no a la tristeza y si a la alegría, que las cosas buenas caen con buenas actitudes y con la confianza de que mejores cosas llegarán. Aquellos momentos que son inevitables, esas personas que creemos son insuperables; tengamos por seguro que no lo son. Todo tiene su momento, su historia, su capítulo, pero el dolor no es eterno, todo es cuestión de mirar alrededor, de saber que llegará algo mejor, que nos esperan grandes cambios.

Así que amigos, es claro que el dolor cala hasta los huesos; que existen momentos que se extrañarán, personas que no olvidarás, recuerdos, historias, actividades, trabajos; pero la vida sigue y nosotros junto con ella. Así que ánimo, que la última palabra está tan sólo en nosotros:  “¡ES MOMENTO DE CONTINUAR, DE DEJAR EL PASADO ATRÁS!”.

Y como cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here