¡NUESTRAS ACTITUDES!…

POR: Estrellita E. de la Torre Lomelí

Para mí este es un tema muy importante, porque es el cambio de nuestras actitudes. Pero a quienes de nosotros no nos pasa que siempre nos topamos en nuestros caminos con personas que desde el primer rayo de luz, tienen unas actitudes que espantan a todos a su alrededor. Es comprensible que todo mundo tenemos nuestros problemas: Sufrimos de insomnio, enfermedades, estrés, impaciencia, desequilibrio, inmadurez, testarudez, decepción, venganza, odio, rencor, envidia, soledad, depresión, problemas económicos, personales, profesionales, alguna pérdida, tristezas. Total un sinfín de cosas que podemos estar pasando por nuestro andar.

Pero hay situaciones que no es necesario reflejarlas frente a los demás, creo que nadie a nuestro alrededor tiene la culpa de nuestros sentimientos, o de todo aquello que estamos pasando en algún momento de nuestras vidas. Así que amigos de verdad a veces nos topamos a personas con caras de malhumoradas, con actitudes tan especiales que sientes la vibra desde que los ves, sin necesidad de cruzar alguna palabra con ellas, o llegas a algún negocio, empresa y te atienden de mala manera. Y claro se entiende que no solo nosotros tenemos problemas, que todos los tenemos; pero no es necesario tener actitudes que incomoden a las personas que te topas.

Claro es más que obvio que en nuestra vida no toda es ternura, amor y bondad; pero hay que darnos cuenta que debemos aprender a cambiar nuestras actitudes, que el mundo alrededor no es el culpable de todo cuanto nos sucede. Así que cada día al despertar, antes de levantarnos de cama digamos: “A pesar de todos nuestros problemas y pesares, de nuestras contrariedades y enfermedades; hoy declaro un buen día para mí, que hay cosas que me son imposibles cambiar, pero que haré el esfuerzo por sobrellevarlas, que hoy estaré bien y lo reflejaré con mi actitud, que hoy dibujaré una gran sonrisa en mi rostro y pediré a Dios para que las cosas vayan siempre mejor, hoy viviré mi día como si fuera el mejor”.

Recordemos que nosotros podemos cambiar nuestros días, nuestras actitudes y todo cuánto nos sucede. Que debemos ver con buenos ojos, todo cuánto vivimos y estar conscientes que todo mundo pasamos por diversas circunstancias, que incluso por cosas bastante similares y no todos tomamos malas actitudes. Es tan triste despertar con una sonrisa y toparte a alguien que desde temprano ya esté con mala cara, molesta y su negatividad te invada y su actitud te pueda contagiar.

Así que ante nuestros problemas, tengamos buena cara, mejores pensamientos, excelentes actitudes y no contagiemos a quienes nos rodean; si regalamos una sonrisa, amabilidad, positivismo pondremos un granito de arena en la actitud de los demás. Lo malo atrae cosas malas, así que mejor cambiemos de actitudes para contagiar.

Leí algo en la red que me encantó muchísimo y les comparto…

Una mujer muy sabia se despertó una mañana, se miró al espejo y notó que tenía solamente tres cabellos en su cabeza.

“Hmm, pensó”, ¡creo que hoy me voy a hacer una trenza!”.

Así lo hizo y pasó un día maravilloso.

El siguiente día se despertó, se miró al espejo y vio que tenía solamente dos cabellos en la cabeza.

“Hmmm”, dijo, “creo que hoy me peinaré de raya en medio”.

Así lo hizo y pasó un día grandioso.

El siguiente día cuando despertó, se miró al espejo y notó que solamente le quedaba un cabello en su cabeza.

“Bueno, dijo, “ahora me voy a hacer una cola de caballo”.

Así lo hizo, y tuvo un día muy divertido.

A la mañana siguiente cuando despertó, corrió al espejo y enseguida notó que no le quedaba un solo cabello en la cabeza.

“¡Qué bien!”, exclamó.

“¡Hoy no voy a tener que peinarme!”.

Amigos, sabemos que a veces las cosas nos atormentan día con día, que los problemas nos van carcomiendo el alma y la razón y que en ocasiones nuestras actitudes no son las precisas ni para nosotros ni para quienes nos rodean, pero recordemos que todo cuánto hagamos son cosas de nosotros, que no es necesario desquitarnos con nadie, ni hacer malas caras, ni pasarnos molestos el resto del día. Las cosas buenas nos suceden a quienes regalamos sonrisas, hay cosas que no podemos cambiar, pero mínimo relajémonos un poco de todo cuanto nos suceda, todo podrá mejorar para nosotros. Todos peleamos alguna clase de batalla, no somos los únicos en el mundo  que pasan por malas situaciones. Leí una frase que encaja justo con esto que dice: “La vida no es esperar a que la tormenta pase, ni es abrir el paraguas para que todo resbale…Es aprender a bailar bajo la lluvia”.

Y como cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here