Lo que Corre en la Red…

0
436

¡LO BELLO DE SER MUJER!…

Estrellita E. de la Torre Lomelí

Este tema es dedicado única y exclusivamente para nosotras las mujeres y es que tenemos tanto que saber de nosotras mismas que en ocasiones no nos detenemos a pensar en lo valiosas que somos. Y es que a veces estamos esperando que otras personas nos digan cuánto somos para ellos, si nos aprecian, si nos quieren o nos aman, estamos a expensas de opiniones ajenas de todo cuánto valemos y en ocasiones damos a manos llenas esperando ser reconocidas o siquiera se nos agradezca tal o cual acción.

Y la realidad de las cosas es que no necesitamos nada de eso para poder sentirnos bien con nosotras mismas, no necesitamos el reconocimiento de absolutamente nadie, mientras qué  lo que demos nos engrandezca el corazón y nos fortalezca el alma.

Todo cuánto hagamos debemos de reconocerlo tan simple y sencillamente nosotras mismas, no venimos absolutamente nadie a este mundo a dar, esperando recibir algo a cambio; ni actuamos esperando gratitud. Nosotros debemos de hacer, de pensar y a veces de actuar por instinto, con el pensamiento de qué aquello que hacemos está bien, aunque nadie lo note siquiera.

Y es que en este mundo ya las buenas cosas, los buenos momentos, las buenas actitudes a veces ya no son nada; estamos tan necesitados de tanto, que cada vez esperamos muchísimo más de los demás. La realidad de todo es que debemos dar, lo que nos nace, eso que nos dicta la conciencia, el corazón y la razón; sin esperar nada a cambio.

A veces  debemos de estar conscientes que nadie puede dañarnos a menos que le demos permiso de lograrlo, que debemos saber que nadie es más que nosotros, que somos tan valiosos como cualquier otro.

Créanme que ser mujer es el papel más maravilloso que pueda existir sobre la tierra y estoy orgullosa de serlo, que somos personas con gran alma, trabajadoras, dispuestas a enfrentar cualquier camino con tal de que nosotras y quienes se encuentran detrás nuestro estén bien.

Es claro que en ocasiones hemos permitido tantas ofensas, humillaciones, pero siempre llega ese momento de levantarnos y hacernos fuerte y luchar por todo aquello que amamos y soñamos. Que no debemos permitir que alguien nos impida a seguir creciendo, a seguir luchando, a ser vencedoras ante todo.

En estos tiempos ya nadie nos cuenta sobre esos príncipes que pelean por rescatarnos ante batallas, tal vez no somos las mismas a quienes endulzaban con palabras, ni aquellas que todo creían y perdonaban. Hoy ya no nos dejamos llevar por chocolates y flores, hoy no nos dejamos llevar por simples palabras, hoy ya son compromisos, prioridades, realidades; las utopías no han servido de nada.

Hoy nos hemos separado ante estigmas de que las mujeres debemos ser tontas y sumisas. Pero la vida nos ha ido preparando para cambiar todo eso, aunque sin intención de empeorar o sentirnos superiores ante los demás. Hemos aprendido a diferenciar entre el bien y el mal, entre callar o hablar, entre fracasar o luchar, entre reír o llorar.

Hoy en días las mujeres estamos llenas de tantos sueños e ilusiones, pasiones y esperanzas; pero todo bien encaminado y con los pies bien pegados al piso. Y que a pesar de pasar miles de adversidades luchamos y damos todo por salir adelante.

Es más que claro que cada experiencia nos hace más fuertes, cada dolor mucho más resistentes, que con el paso del tiempo hemos aprendido a valorarnos y amarnos mucho más. Que hoy en día no permitimos que los fracasos se adueñen de nuestras vidas, que los falsos amores nos dañen, que las angustias nos consuman. Hoy sabemos que sólo nosotras somos dueñas de nuestras vidas, que nadie debe interferir es la busca de nuestra paz y bienestar, en encontrar nuestra felicidad individual.

¡Si!, es maravilloso el ser mujer, el disfrutar día a día las delicias que la vida nos ofrece, aún con cada obstáculo aprendemos, que nos hacemos más luchadoras, resistentes y decididas.  Que hoy escogemos mejor, cometemos menores errores, trabajamos más, fallamos menos.

Que hoy ya no vemos si alguien es capaz de cambiar, hoy solo vemos más por nosotras, por nuestras metas, por nuestros sueños y beneficios; por cambiar nosotras mismas de actitudes, de pensamientos, pero todo con la intención de mejorar nosotras mismas. Que dejamos de cuestionarnos tanto por los demás, que hoy estamos más concentradas en ser nosotras y estar para nosotras.

Por ahí leí esto: “Mientras estés viva, siéntete viva”. Las mujeres somos fuertes, dejamos pasar lo que un día dolió, superamos, perdonamos, y nuevamente con fuerza nos levantamos. Somos capaces de salir, de sobresalir, de alcanzar, de luchar, de conseguir lo que deseamos por méritos propios.

Así que amigas, no venimos a este mundo a amargarnos la existencia por nada ni nadie, estamos aquí para luchar por nuestros intereses y por las personas que tenemos detrás. Saquemos siempre la mejor de nuestras sonrisas y sigamos en pie de lucha, que nada nos extinga.

Y como cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here