Lo que Corre en la Red…

0
2440

¡LA CAUSA DE NUESTRO PRESENTE, ES NUESTRO PASADO!…

POR: Estrellita E. de la Torre Lomelí

En ocasiones nos quejamos de todo cuanto sucede a nuestro alrededor y siempre encontramos culpables a nuestros fracasos, a nuestros errores, a nuestros problemas. Jamás nos detenemos a reflexionar cuál fue el verdadero motivo de que algo no haya resultado como tanto lo deseábamos y es que el mundo así es. Siempre lleno de imperfecciones, de errores que nos agobian el alma y el corazón.

Pero a veces llega el momento de hacer un alto en nuestros caminos y ver de cerca tal o cual suceso y ver cuál fue la verdadera causa de que algo no resultara como quisimos, o de que haya fracaso alguna situación, que alguien ya no esté con nosotros, que alguien se haya alejado, que algo haya terminado, que nuestro trabajo no resulte satisfactorio, que aquello que esperábamos no haya sido de nuestro total agrado.

Claro todo mundo tenemos nuestras fallas, cometemos cantidad de errores y se lo añadimos siempre a algún tercero; no nos ponemos a pensar que a veces la verdadera falla somos nosotros. Que aún a veces en nuestros muchos intentos, las cosas no nos resultan y es que francamente existen situaciones que no se deben forzar, que por más intentos que hagamos los resultados siempre serán los mismos.

Pero dejemos de una buena vez de atormentarnos con lo que fue y ya no es, con lo que pudo ser; no nos enfrasquemos en momentos pasados. Vivamos los días a partir de hoy, dejemos de quejarnos y llorar por cada rincón, es hora de poner las cartas en la mesa, de saber realmente lo que pasó y demos vuelta a la hoja, recordemos que siempre vendrán tiempos mejores, diría Yuri, jajajajaja; y la realidad de las cosas es que así es, siempre y cuando dejemos escapar, que soltemos y olvidemos lo que alguna vez sucedió.

Mientras haya vida hay esperanza y mientras hay esperanza, existe la seguridad de que lo bueno siempre llega al final. Dejemos de recordar el pasado, de atormentarnos con todos los cambios. Cualquier cambio es benéfico, aunque al principio no nos lo parezca.

Tratemos de no quejarnos nunca de nada ni de nadie, dicen que calladitos nos vemos más bonitos. Las cosas que hagamos se nos retribuirán al doble, así que mejor tratemos de no decir, no actuar nunca para mal, es más que claro que nosotros hemos hecho lo que queremos de nuestras vidas y que a veces nos sentimos culpables por errores de otros, a consecuencia de lo que piensen los demás, por causas ajenas a nosotros. Pero qué tontería, porque sentirnos mal por lo que otros están cosechando a costillas nuestras, por las dudas, errores, rencores, daños, ineficiencia, autoritarismo, inconsciencia de los demás. Dejemos de justificar a otros, de demostrar lo que realmente somos, de dar explicaciones, de escuchar cosas sin razón. Lo mejor de la vida es ver por nosotros, lo que realmente somos y valemos, lo que hacemos y damos; así que dejemos de estar a expensas de opiniones que no nos conciernen. Ya vendrán cosas mejores, ya vendrá quién cobre los errores, quien pague las cuentas que se quedan pendientes.

¡Solo por hoy!, dejemos de pensar en los demás.

¡Solo  por hoy!, hagamos oídos sordos a las personas que no nos benefician.

¡Solo por hoy!, vivamos, volvamos a sonreír y dejemos de pensar en lo que dicen o el que dirán. Nosotros somos los únicos que podemos hablar de nuestras fallas, de nuestros errores y aciertos, de nuestros triunfos y fracasos, de nuestros sueños y desconsuelos.

¡Solo por hoy!, vaciemos nuestros bolsillos de toda la carga negativa que podamos acarrear.

¡Solo por hoy!, dejemos que todo vuelva a retomar su rumbo, de alejarnos de lo negativo.

¡Solo por hoy!, vamos a sonreír, a brillar, a volver de nueva cuenta a nuestro andar; que nadie ni nadie nos haga detenernos.

No hay que quejarnos de nuestros errores y mucho menos de los errores de los demás, no comentemos, no digamos nada; la vida da muchas vueltas y todo aquello malo que podemos hacer puede regresarse con más intensidad.

Por ahí leí esto que dice: “No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, así como la causa de tu futuro será tu presente”. Y esto es totalmente cierto, si seguimos pensando en nuestro pasado, eso dejará una marca en nuestro presente. Así que mejor aprendamos, seamos fuertes, aceptemos las situaciones, hay que estar conscientes que en la vida no existe la perfección, así que dejemos nuestros problemas y veamos más por lo que podemos lograr y cambiar.

Todos debemos aprender a nacer desde el dolor, desde los fracasos, desde las partidas; no seamos los verdugos de nuestra vida, al contrario seamos benévolos con nosotros mismos para que nuestra vida pueda mejorar, no demos paso a nada negativo en nuestro andar.

Así que amigos levantémonos y observemos cada puesta del sol, hoy tenemos la dicha de estar aquí de cambiar nuestros rumbos, de olvidar y perdonar, de levantarnos y continuar. Nuestras esperanzas no deben estar en los demás, sino en nosotros mismos.

En el amor, en la amistad, en la familia, en el trabajo; no tiene porque cegarnos el rencor, no tiene porque ser parte de nosotros la ira; recordemos que una vez esa persona fue pieza importante en nuestra vida, dejemos de lastimarnos y lastimar, aprendamos a pedir perdón y a perdonar, mañana podría ser demasiado tarde. Así que alejémonos de todo aquello que pudiera dañarnos, no nos hagamos parte de rencores y venganzas, la vida misma se va encargando de todo a nuestro alrededor.

Ánimo amigos que la vida es una ruleta, tratemos de sembrar cosas positivas para cosechar cosas buenas. Demos vuelta a las malas historias, continuemos con firmeza y tratemos de dar como siempre lo mejor de nosotros. No seamos como los demás, seamos la mejor versión de nosotros mismos.

Y como cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here