Lo que Corre en la Red…

0
238

¡LA VIDA ES TAN CORTA!…

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

“La vida es tan corta y el oficio de vivirla es tan difícil, que cuando se empieza a aprenderlo, ya hay que morirse”:  Ernesto Sabato.

Y la verdad que es así, la vida es tan corta y uno nunca sabe en qué momento seremos llamados por el creador a rendir cuentas de lo mucho que vivimos o desperdiciamos en nuestro mundo. A veces hacemos nuestros días tan complicados, que nos resulta difícil tratar de desprendernos de todo aquello que nos hace oscuros nuestros días.

Recuerden amigos que la vida es bella, aún con todos sus matices, con sus obstáculos y días grises; como para estar empeñados en seguir causando algún mal a aquél que alguna vez nos hizo algo, o tratar de vengarse por algo que simplemente ya pasó o por peleas que ni siquiera nos corresponden.

Disfrutemos cada día como si fuera el último de nuestra existencia, dejemos que todo siga su rumbo de nueva cuenta, no nos regresemos a lo que ya sucedió, dejemos todo aquello que ya pasó.

La vida es tan bella como para seguir obsesionados con esa persona que nos cae mal, con rencores baratos y odios sin algún caso. La vida es tan bella como para seguir enojados, por celos mal infundados, por sentimientos de venganza, de reproches, de envidias, de odios o rencores. La vida es tan bella como para seguir siendo crueles con las personas a nuestro alrededor.

La verdad de las cosas es que debemos vivir y dejar vivir a los que nos rodean, basta de manipular a quienes están a nuestro alrededor, basta de levantar falsos, de crear chismes, de hacer daño. Recuerden que todo lo que hagamos, de alguna manera nos será devuelto en doble medida.

La vida es tan bella y el oficio de vivirla tan corto: ¡Si!, eso es más que claro; debemos aprender a vivir con todos nuestros errores, tristezas, angustias, sinsabores; sabemos que nada dura para siempre, que todo pasa. Pero para eso debemos de hacer un examen de conciencia y ponernos a analizar nuestras propias vidas, sin juzgar y entrometernos en la de los demás.

Hay que pensar: ¿Somos de los que aventamos la piedra y escondemos la mano?, ¿de los que juzgan, sin primero ser juzgados?. Recordemos que el verdadero juez por su propia casa comienza, hay que primero tratar de saber si somos aquellas buenas personas que tanto pregonamos.

Vivamos y dejemos vivir a los demás, hay que saber que para mejorar nuestras vidas, debemos de estar al pendiente de nosotros mismos y de aquellos a quienes amamos; dejemos de ver la paja en el ojo ajeno. Para disfrutar la vida, hay que aprender primero a soltar lo ajeno, aquello que ya pasó, aprender a dejar lo que nos causa resentimiento, aprender a revisar a fondo nuestro interior, a asincerarnos en cómo en verdad somos y la cara que queremos dar a los demás.

Para vivir mejor, debemos tratar de extinguir toda llama de crueldad, de rencor, de odio, de frustraciones, de envidias y vanidades. Para ser felices por completo debemos alejar todo mal pensamiento, pero sobre todo todo mal sentimiento que venimos cargando en nuestros hombros y en nuestro corazón.

Amigos, por una vez en nuestras vidas dejemos de estar al pendiente de las vidas ajenas; veamos nuestro interior, analicemos nuestras vidas, hagamos cambios, visualicemos para nosotros un mejor futuro.

Si por cosas de la vida alguien se alejó, deja que siga su camino con tranquilidad; dejemos de inventar, de juzgar, y hacer leña del árbol caído; dejemos que con toda tranquilidad nuestras heridas sanen y los tormentos se alejen.

Ama sin juzgar, perdona sin ofender, analiza en que estás mal o en que estás bien; pero ¡VIVE!… Deja de desperdiciar cada uno de tus días con resentimientos, lo mejor es continuar con este viaje llamada vida; y si causaste tú algún mal, analiza de igual manera; pide perdón, enfrenta a tu propio yo. Sabemos que en esta vida nadie es perfecto, ponte a pensar si en ti vive la perfección.

Vive y deja vivir a los demás, vuelve a sonreír, disfruta cada nuevo amanecer, cada puesta de sol, cada atardecer, las estrellas brillantes al anochecer, disfruta de cada amigo, de tu familia, de tu compañero de vida; disfruta de cada color en nuestros días, disfruta sin medida y sin contemplación. Ama a quienes te rodean, regala bendiciones a quienes se fueron. Que la vida se disfruta si nos hacemos merecedores de ella.

La vida es tan corta, cómo para seguir sembrando dudas, envenenando a quienes te rodean y tu interior… ¡VIVE, SUELTA TODO Y DEJA VIVIR!.

Ama, sueña, goza, anhela, diviértete, se feliz. No hay mejor momento para ser feliz que el ahora; la felicidad es nuestro trayecto.  Les comparto esto que me encantó:

La vida termina en un abrir y cerrar de ojos. A veces perdemos el tiempo en tonterías, en cosas que en vez de edificarnos nos perjudican.

Hay tantas oportunidades de ser felices, de reír, de disfrutar.

Sólo hay que buscar los pequeños detalles…ahí está la felicidad.

La vida termina en un abrir y cerrar de ojos.

Si has ofendido, no dejas pendiente lo que te hará sentir mejor.

¡Una disculpa! Ofrecida con todo el corazón… ¡Te liberará!.

Y, lo que no puedas cambiar, no te agobies…

Hay cosas  que no están a nuestro alcance, en nuestras posibilidades.

Simplemente déjalas a un lado, ponlas en las manos de Dios.

Oly Sawyer.

Y cómo cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here