Lo que Corre en la Red…

0
1150

¡LOS TIEMPOS CAMBIAN Y LOS VALORES SE PIERDEN!…

POR: Estrellita de la Torre Lomelí

De verdad cómo han cambiado los tiempos, nada es igual. ¡Si!, los años pasan, el tiempo cambia y los valores se van perdiendo junto con él. Conforme los años avanzan, el respeto se comienza también a perder.

Hoy en día ni la educación, ni el trato, la falta de atención, los valores, la orientación, la vocación, la solidaridad, el respeto, la empatía, los juegos. Total que no sólo hemos cambiado conforme va avanzado el tiempo, sino la tecnología, la enseñanza e incluso la forma de comportarnos, todo cambió y nosotros de la misma forma.

En los últimos tiempos hemos visto con gran tristeza como los valores en nuestros hijos se ha ido perdiendo poco a poco, y es que en mis tiempos (ósea hace algunos ayeres, jajajaja), las peleas entre niños dentro de sus lugares de estudio, no es ni siquiera remotamente nada parecido a lo que algunos niños viven en estos momentos.

Y claro ahora la palabra Bulling escolar ya es muy conocida, y por supuesto sobre todo la negligencia por parte de los maestros por tratar de dar una pronta solución a lo que está ocurriendo dentro de sus aulas escolares.

Es más que claro que los verdaderos valores se llevan desde casa y que nosotros cómo padres conocemos perfectamente que clase de hijos tenemos; pero deberíamos poner tanto padres como maestros, un poco de nuestra parte para tratar de dar solución a los casos de abuso, no solo verbal, sino físico entre los alumnos.

Hemos visto que al presentarse quejas de los alumnos ante sus profesores, estos son tomados como mero chisme de parte de niños y es ahí cuando se hace caso omiso a los signos de bulling que ellos están llevando dentro de sus aulas. Y claro en nuestros tiempos esa palabra no era conocida y es que ahora es un nivel incluso más extremo el que se está viviendo dentro de las aulas.

Por favor como padres de familia, es más que evidente que debemos saber qué tipo de carácter tiene nuestro hijo y a veces hay que poner un poco de nuestra parte para analizar que está pasando con ellos, analizar claramente su comportamiento, su forma de pensar y actuar.

Hoy en día las clásicas pelas entre niños ya no son de “ya no te hablo, mostrar la lengua, o  hacer un gesto de disgusto”; hay que ver que dentro de las escuelas las ofensas se están volviendo cada vez más fuertes, entre faltas de respeto, groserías y empujones. Y en algunos casos los maestros ya no prestan atención a los casos que se viven en las escuelas. Creo que ya no existen los maestros que a la hora del  receso caminaban entre sus alumnos para observar, vigilar y en su caso reprender de ser necesario a quienes su comportamiento no es adecuado. Ya con la llegada de la bendita tecnología, algunos se quedan dentro de sus aulas poniéndose al corriente con mensajes de último momento.

Y con esto no digo que toda la responsabilidad debe cargar sobre ellos, pero al menos prestar un poco de más atención a lo que ocurre dentro del horario escolar. Creo que aunque parte de la enseñanza y el respeto vienen del hogar, también en las escuelas debería canalizarse a aquellos niños que se cree han perdido parte de ello.

Recordemos que los valores son las convicciones profundas de los seres humanos que determinan su manera de ser y orientan la conducta. Formado por un conjunto de principios, normas éticas y morales que determinan el comportamiento. Y sobre todo que estos se van inculcando desde la niñez, que son la base fundamental para nuestras vidas, para ser cada día mejores. La falta de valores genera confusión, desorientación y conductas nocivas e incluso patológicas. Hemos visto que el sentimiento de vergüenza, honor y culpa han desaparecido por completo de nuestros niños. Por tal motivo hay que prestar un poco más de atención a lo que está sucediendo.

Como padres debemos saber cómo son nuestros hijos, si son los Bulleadores o los que sufren del Bulling, hay que darnos cuenta en casa, que tan agresivos, respondones e incluso groseros se han vuelto y así podemos darnos una idea de cómo puede ser dentro de la escuela, sin ninguna autoridad vigilando.

Por lo tanto cuando nuestros hijos  presentan caso de Bulling, nos damos cuenta cuando presentan temor al asistir a sus escuelas, cuando se sienten aislados de los demás, cuando no les permiten integrarse y sobre todo y el más frecuente; cuando ya no desean asistir e incluso comentan que desean cambiarse de escuela.

Creo que ahora las ofensas entre los niños cada vez se hacen más graves y no hacemos caso de las señales que hemos estado viendo en ellos.

Así que Papás y Maestros los exhortó a platicar con nuestros hijos, a acercarse a ellos, prestar más atención en su forma de actuar y de pensar, una plática de vez en cuando a nadie hace mal. Sobre todo en las escuelas una plática motivacional ayudaría demasiado para inculcar un poco más de valores a nuestros hijos, que al menos aunque no exista el afecto entre ellos, por lo menos exista el compañerismo y el respeto. Para fortuna de nuestros hijos la pérdida de valores se puede combatir con educación y ética (“materia aplicada en algunas escuelas”, que al parecer no ha sido aplicada hasta el momento; pienso yo).

Para finalizar quiero compartirles algo de Aristóteles: “La educación y los hábitos hacen a un hombre bueno”; así que hagamos hijos buenos. Padres, hagamos las cosas por amor a nuestros hijos para verlos crecer con mejores actitudes; Maestros, tengamos más amor a nuestra profesión y más acercamiento con nuestros alumnos.

Y como cada viernes los invito a leerme en el Diario Digital e Impreso EXTRA de la Laguna y en mi página de Facebook: Estrellas en el Cielo (Escritor).

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here